Tu salud a examen: chequeos médicos

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS | Fecha: 23-01-2019

0

chequeos médicos

El principal objetivo de los chequeos es prevenir y curar enfermedades y, en el caso de que padezcas una, diagnosticarla en su fase inicial, cuando todavía no se han manifestado los síntomas.

Un chequeo es la única forma de saber si estamos tan sanos como creemos.

¿En qué consiste un chequeo?

Estos exámenes médicos preventivos (chequeos) son mucho más que una batería de pruebas analíticas para confirmar la existencia de factores de riesgo (por ejemplo, los llamados factores de riesgo vascular) y detectar patologías.

Una de las principales fuentes de información, que determinará en cierto modo el contenido del chequeo, es la historia clínica y, por supuesto, la exploración física completa. Aunque ya exista una historia clínica de otras visitas al hospital, el médico internista realizará una entrevista completa para intentar determinar no sólo los antecedentes familiares que puedan determinar la carga hereditaria, sino también los hábitos de vida de la persona, así como sus condiciones de salud en general.

Así, por ejemplo, a los fumadores, o personas que trabajan en determinados ambientes se les realizarán pruebas funcionales respiratorias – espirometría y consulta dirigida a abandonar el hábito de fumar-. Si el médico internista lo considera necesario, se le realizará una radiografía de tórax.

A los familiares de pacientes con cáncer se les solicitarán analíticas específicas y pruebas digestivas (por ejemplo, colonoscopia), urológicas u otras pruebas en función del tipo de tumor del familiar.

En el caso de los descendientes de enfermos cardiacos en edades tempranas, el chequeo se completará con una consulta cardiológica específica.

Consejos saludables

Casi se podría decir que para cada persona hay que hacer un chequeo específico; pero para todos ellos, para todos nosotros, hay un factor en común: los hábitos de vida saludables, que se pueden resumir en estos consejos:

  • Mantén una dieta equilibrada. A día de hoy el modelo dietético que ha evidenciado más beneficios para la salud es la dieta mediterránea. Se puede comer casi de todo, pero en su justa medida. Los hidratos de carbono (frutas y verduras, fundamentalmente) deben de suponer aproximadamente la mitad de la dieta; las grasas el 35%; y las proteínas el 15%.
  • Aléjate de malos humos. No fumes, ni te rodees de ambientes tóxicos, procura no tener contacto con productos dañinos.
  • Haz ejercicio físico. Otro pilar importante, tanto o más que la dieta es el ejercicio físico. Los médicos estiman que es a partir de 150 minutos (dos horas y media) de actividad aeróbica moderada a la semana cuando empiezan los efectos beneficiosos para la salud.
  • Cuida tu mente. Evita todo lo que tenga que ver con ansiedad, estrés o irritabilidad. Evita también el aislamiento social. El ser humano es un animal sociable y su aislamiento deteriora las capacidades físicas y psíquicas.
  • Si sientes malestar general o tienes dudas sobre tu salud, acude a tu médico: hazte un chequeo.

Escribe un comentario