Infecciones más frecuentes en los niños en el periodo invernal

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in MUNDO XANIT, PEDIATRÍA | Posted on 02-11-2012

Etiquetas: , , ,

0

niña enferma

Los médicos son nuestros amigos” es lo que muchas familias enseñan a sus hijos, y cuando se hace con convicción nos encontramos con niños que acuden a la consulta sonrientes y confiados. Una actitud positiva por parte de los niños, y por supuesto, de los padres facilita enormemente la labor de los profesionales médicos. Pero nosotros debemos ayudar en esta buena relación médico-paciente o pediatra-niño, debemos convertirnos en parte de su diversión y su entusiasmo.

Diferentes investigaciones y la experiencia basada en años de profesión, nos han demostrado que un ambiente estimulante, acogedor y colorido tiene importantes beneficios en nuestros pequeños pacientes. El momento más importante en la exploración de un lactante es lo que se denomina la inspección, es decir, aquel momento en el que un niño entra por la puerta en los brazos o acompañado de sus padres. Este instante nos da una idea muy fiable de la sensación de gravedad o no del paciente, el ver un niño sonriente debe relajar a la familia y al médico; contrariamente un niño postrado o decaído es muy sugestivo de enfermedad grave. Uno de los objetivos deseables del pediatra es ganar la confianza del niño e idealmente conseguir una sonrisa. La decoración de las instalaciones pediátricas puede contribuir a ganarnos la confianza de los más pequeños, permitiendo superar barreras. Por ello, nuestras consultas están llenas de color, dibujos, animales… todo es poco para permitir que la imaginación de los niños vuele y les permita olvidar que están en la consulta del médico y que están enfermos. A partir de ahí podremos tratar la enfermedad.

En las estaciones más calidas es frecuente que nuestros pequeños pacientes acudan a consulta por gastroenteritis bacterianas, amigdalitis o varicela. Por su parte, en los meses más fríos es cuando las viriasis respiratorias causan los mayores problemas. La población infantil es siempre la más afectada debido a su baja inmunidad.

Gripe, catarro común, bronquiolitis y gastroenteritis por rotavirus son patologías frecuentes, sobre todo en el primer año de vida, y constituyen la segunda causa de consulta y hospitalización. Los datos hablan por sí solos, el 90% de los niños menores de 2 años son infectados por el virus respiratorio sincitial o VRS, es decir, bronquiolitis. Por ello, es importante que el niño se sienta seguro y confiado en manos de su pediatra.

Para poder tratar estas enfermedades propias de la niñez tenemos diferentes métodos a nuestro alcance; por ejemplo, los antibióticos son el principal arsenal terapéutico para combatir las bacterias y nos ayudan a resolver satisfactoriamente los problemas. Pero si se emplean indebidamente pueden ocasionar graves inconvenientes. El uso apropiado de un antibiótico se define como aquella práctica que maximiza el impacto terapéutico a la vez que minimiza la toxicidad y el desarrollo de resistencias. Un informe de la SESPAS (Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitarias) de 2006 concluye que el 40% de los antibióticos prescritos para infecciones en atención primaria son inadecuadas y el 30% en el hospital. Estos datos son mucho más preocupantes en pacientes pediátricos, donde las cifras del mal uso son incluso superiores, dado que en edades de guardería consultan más frecuentemente por infecciones pudiendo recibir algunos de ellos cantidades realmente importante de antibióticos y que no mejoran la evolución del proceso.

España es uno de los países con más resistencias a los antibióticos debido al uso abusivo e incorrecto de los mismos. Se tiende a una medicina de complacencia en lugar de basada en el rigor científico y eso es algo que debemos cambiar.

En Vithas Xanit somos conscientes del importante problema que las resistencias bacterianas ocasionan y el peligro de enfermedades muy graves que estas pueden originar en los niños; además de que no podemos conformarnos con menos que el tratamiento más acertado y responsable para cada niño. Y es que un uso apropiado necesita un diagnóstico preciso. Existen los denominados test de diagnóstico rápido (TDR) que permiten determinar con certeza la naturaleza del proceso en cuestión de breves minutos y de modo indoloro para el niño. El análisis del moco nasal permite diagnosticar infecciones por VRS (bronquiolitis), Influenza (gripe), frotis de garganta Estreptococo A (amigdalitis) y estudio de heces líquidas (rotavirus y adenovirus), y con ello iniciar un tratamiento científico según las guías internacionales dejando un poco de lado el diagnóstico según el “ojo clínico”, siempre imprescindible como apoyo médico, pero en una medicina basada en la evidencia se demuestra que no todos los ojos son iguales desde el punto de vista de certeza clínica. Por todo ello Xanit tiene implementado el uso de estos test desde la misma urgencia de pediatría, en un gesto de responsabilidad médica para el niño y promoviendo la educación sanitaria con los padres a través del principal arma terapéutica del médico: la palabra y el rigor científico.

Dr. Francisco Jesús García

Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Vithas Xanit Internacional