Bronquiolitis: una enfermedad infantil recurrente en invierno

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in MUNDO XANIT, PEDIATRÍA | Posted on 11-01-2013

Etiquetas: , , , ,

0

Dra niño

En invierno, con la llegada de las bajas temperaturas, el número de casos de bronquiolitis en niños aumenta e, incluso, colapsa los servicios sanitarios infantiles. Con un índice de incidencia anual del 10% en niños pequeños, la enfermedad tiene un alta tasa de ingreso que ha aumentado entre el 2 y el 5% en los últimos años. Aunque puede afectar a niños menores de 2 años, tiene un pico de incidencia máximo entre los 3 y 6 meses de edad.

Pero, ¿qué es y por qué se produce esta enfermedad? La bronquiolitis es la infección del tracto respiratorio inferior y se define como el primer episodio agudo de sibilancias (“pitos”), un sonido agudo que ocurre durante la respiración. Consiste en una inflamación de la zona terminal de las vías respiratorias, los bronquiolos, asociado a un gran componente de edema, produciendo en el niño tos, dificultad respiratoria y abundantes secreciones que son difíciles de manejar tanto por el propio niño como por sus cuidadores

Los agentes infecciosos responsables de este cuadro son los virus de tipo respiratorio, principalmente el Virus Respiratorio Sincitial, que se comporta de forma epidémica todos los años entre los meses de Noviembre a Marzo/Abril. Todos estos virus respiratorios producen cuadros catarrales sin importancia en niños mayores y adultos, pero en lactantes pueden provocar bronquiolitis que en algunos casos pueden llegar a ser muy graves.

Como no existe un antiviral para el VRS, cuando la bronquiolitis se instaura, es importante tratarla lo mejor posible. Una de las claves para saber que hay que acercarse a un servicio de Urgencias Pediátricas, es el aumento de la dificultad respiratoria, que podemos apreciar con un hundimiento del pecho y porque, además, las costillas se ven más marcadas con la respiración. Asimismo, existirá especial dificultad para la alimentación por vía oral.

Los niños más propensos a padecer bronquiolitis son los neonatos con antecedentes de prematuridad. Podríamos decir que, cuanto menor es el niño, más propenso es a padecer una bronquiolitis. Pero, además de esto, también son propensos los lactantes con hermanos mayores en edad escolar o los lactantes que acudan a guardería, por el simple hecho del contacto con otros niños.

La principal medida o consejo a tener en cuenta para evitar el contagio de esta infección es el aislamiento respiratorio del lactante de personas enfermas o con cuadros catarrales. Los niños y adultos con cuadros catarrales banales deben extremar las precauciones en esta época del año si están en contacto con niños pequeños.

¿Qué ocurre cuando se diagnostica bronquiolitis?

Una vez instaurada la bronquiolitis en el niño, la enfermedad suele durar entre siete y treinta ideas y es importante tratarla lo mejor posible. No existe ningún antiviral para el VRS, por tanto sólo podemos “ayudar” a que el niño la pase lo mejor posible.

En Vithas Xanit podemos detectar desde la misma urgencias la presencia del VRS en moco nasal e informar sobre aquellos signos clínicos que deben vigilar los padres. Existen múltiples tratamientos para el manejo de la bronquiolitis, como broncodilatadores, adrenalina, corticoides etc. que se utilizan siempre dependiendo de la edad del niño y del caso concreto a tratar. La evidencia científica, las guías internacionales y la Guía del Ministerio de Sanidad y Consumo reconocen el papel beneficioso del uso de adrenalina y suero salino hipertónico aerosolizados, pero éstos suelen administrarse de modo hospitalario.

En caso de gravedad en la patología puede precisarse el ingreso del menor en una Unidad de Cuidados Intensivos para ventilación mecánica, invasiva o no invasiva, todo ello disponible en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Además de los tratamientos médicos, es de gran importancia en estos casos el manejo de las secreciones respiratorias, siendo éstas muchas veces el motivo del ingreso hospitalario, al impedir la correcta alimentación del lactante.

En los últimos años tenemos un mayor conocimiento de la enfermedad y una mayor capacidad de detección de la misma. Por eso es importante recordar que, debido su alta morbilidad, la prevención primaria y la detección precoz de los síntomas es lo más importante que debemos hacer tanto padres como pediatras.

 

Dr. Carlos Hermoso Torregrosa

Neumólogo Infantil del Hospital Vithas Xanit Internacional

Dr. Francisco Jesús García,

Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Vithas Xanit Internacional