Protectores solares: cómo debe ser una crema solar para que proteja

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: Dermatología | Fecha: 30-07-2019

0

La Dra. María Victoria de Gálvez y el Dr. Norberto López, miembros del equipo de Dermatología del Hospital Vithas Xanit Internacional, liderado por el doctor Enrique Herrera Acosta, nos hablan hoy sobre las características y propiedades que debe tener una crema solar para que proteja realmente. También nos explican cómo debemos aplicarnos el protector solar.

Para empezar, debemos saber que hay tres tipos de radiación ultravioleta, A, B y C, pero solo llegan a la Tierra los rayos UVA y UVB porque los UVC los filtra la capa de ozono. Los rayos UVA llegan durante todo el año e inciden en el envejecimiento de la piel y las alergias solares. Los UVB llegan en menos cantidad a la superficie terrestre pero son más energéticos e inciden sobre todo en verano. Son los principales responsables de las quemaduras solares.

 

¿Qué es lo que hace realmente que una crema proteja de la radiación del sol?

  • Filtros físicos y químicos: por un lado, los protectores solares tienen filtros físicos y filtros químicos. Los físicos contienen partículas que actúan a modo de bloqueo de la radiación solar. Los filtros químicos contienen sustancias capaces de absorber la radiación solar en la franja UV.
  • FPS: el FPS es la capacidad que tiene el protector solar de disminuir el eritema causado por la exposición al sol. Es un número que indica cuánto tiempo podemos exponer nuestra piel sin que se queme con los rayos UV.

 

¿Qué factores debemos tener en cuenta a la hora de elegir una crema solar?

Como norma básica, hay que tener en cuenta el FPS del etiquetado, la fotoprotección frente a los rayos UVA y la resistencia al agua sobre todo en edades infantiles. Debemos tener en cuenta que en pacientes con patologías como fotodermatosis o cáncer de piel hay que asegurarse con una fotoprotección muy elevada.

 

Consejos para usar correctamente el protector solar

  • Lo más importante es que no debemos exponernos nunca al sol sin ningún tipo de protección, ya que incluso cuando nos parezca que no hay sol, los rayos ultravioletas siempre llegan a nuestra piel.
  • Debemos evitar la exposición directa al sol sobre todo en las horas centrales del día, especialmente en verano.
  • La crema solar bloquea el UV desde el momento en que se aplica y se estabiliza a los 5-10 minutos. Así que la recomendación general sería aplicarla 5-10 minutos antes de la exposición al sol y repetirlo al menos cada dos horas, o de forma más frecuente si nos hemos mojado o ha habido mucho roce con la ropa.
  • Los fotoprotectores no deben utilizarse de un año para otro, ya que pierden propiedades y podríamos no estar protegidos realmente y sufrir quemaduras o alergias en la piel.
  • En niños, personas mayores y embarazadas se recomienda limitar la exposición al sol. ·En el caso de los niños y mayores, la piel es más sensible. En el caso de las embarazadas, los cambios hormonales hacen que corran más riesgo de quemaduras.

Escribe un comentario