Crecimiento y desarrollo infantil (II)

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: PEDIATRÍA, XANIT SALUD | Fecha: 26-04-2013

Etiquetas: , , ,

0

El crecimiento y desarrollo de un niño en las primeras etapas de su vida es fundamental para su futuro y completo desarrollo. Como ya comentamos en el post Crecimiento y desarrollo infantil: Xanit Salud, la medida que se utiliza para hacer una valoración del crecimiento del recién nacido son los percentiles, principalmente para la talla y peso.

Existen cuatro periodos de crecimiento determinados por factores genéticos, hormonales y nutricionales:

  • Periodo intrauterino: Donde el estado de salud de la madre así como sus hábitos determinará de manera importante el desarrollo posterior del bebé.
  • Periodo de lactancia y preescolar (0-3 años): Es un período marcado por un rápido crecimiento, especialmente en el primer año.
  • Periodo escolar (4-10 años): Es el momento de crecimiento más lineal.
  • Periodo puberal: Una fase marcada por el llamado estirón.

Muchos padres llegan a la consulta preguntándose qué significa que su hijo/a tenga uno u otro percentil. Por ejemplo, un percentil 25 significa que de cada 100 bebés, 75 pesan más que nuestro hijo. Por lo tanto, el percentil 50 significa que está justo en el medio de todos los demás. Teniendo esto en cuenta, un percentil 75 de talla, significa que de cada 100 bebés, 25 son más altos que él. Además, para valorar el peso, debe de compararse con la talla. De esta manera, una talla del percentil 85, debería corresponder con el percentil 85 de peso para su edad.

Tanto el percentil 25 como el 75 son absolutamente normales y sólo en los casos en los que el percentil está por debajo del 3 (el percentil inferior) se hará un seguimiento más de cerca para asegurar el correcto desarrollo del niño/a.

Lo verdaderamente esencial es ser conscientes de que estos datos son orientativos y, lo más importante, es el seguimiento en el tiempo, es decir, comprobar que el crecimiento es continuo y no se producen estancamientos (sobre todo en el crecimiento) o pérdidas de peso injustificadas.

Es fácil para los padres pensar que una talla baja es sinónimo de un crecimiento retardado o anómalo, pero esto no es necesariamente así. De hecho el 3% de los niños con un crecimiento normal tienen un peso o talla inferior al que debería tener sin que exista ninguna patología.

Un niño puede tener corta estatura y bajo peso en el nacimiento y después crecer dentro de los parámetros normales. Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), para un niño que nace a partir de la semana 40, se considera una talla normal a partir de los 47 centímetros y un peso normal a partir de los 2,5 kg.

En el caso de los bebés que sufren algún tipo de “Retraso del crecimiento intrauterino» (RCIU), el 80-85% de los casos consigue alcanzar valores normales durante el primer año de vida. Las principales causas de estas anomalías son la malnutrición de la madre durante el embarazo, enfermedades vasculares de la madre, infecciones, problemas fetales y consumo de sustancias nocivas como el tabaco, alcohol u otras drogas.

Por eso, en nuestra Unidad de Crecimiento y Desarrollo infantil tenemos muy en cuenta los antecedentes familiares, los hábitos dietéticos, patrones de crecimiento en la familia e incluso las circunstancias psicosociales en las que vive el niño. Para ello, hemos implementado novedosos chequeos, programas específicos de estimulación, asesoramiento a las familias y escuela para padres desde el periodo fetal hasta la adolescencia.

Post relacionados:

Crecimiento y desarrollo infantil: Xanit Salud

 

Dr. Juan Pedro López Siguero

Endocrinólogo Infantil de Xanit Hospital Internacional

Escribe un comentario