Mitos y realidades sobre la fotoprotección

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS, XANIT SALUD | Fecha: 27-06-2013

0

fotoproteccion_xanit_hospital_internacional con logo

El sol es beneficioso en cuanto a que es clave en la producción de la vitamina D y por lo tanto de la correcta osificación. Además, favorece el control de la tensión arterial y del funcionamiento cardiaco así como la eliminación de endorfinas. Pero sin una protección adecuada y exponiéndonos de manera intensa al sol, la incidencia de cáncer de piel, foto envejecimiento y alteración de las defensas de la piel aumenta.

Hay tres tipos de rayos solares: UVAUVB y UVC. Aunque los últimos no llegan a nuestra piel, los otros dos sí lo hacen durante todo el año. Sobre todo en verano, la radiación UVB es la principal responsable de los efectos a corto plazo como el enrojecimiento de la piel (eritema) y las quemaduras solares. La radiación UVA es la causante de problemas a largo plazo ya que penetra en nuestra piel y alcanza su capa más profunda, la dermis.

Hoy quiero desbancar algunos de los mitos que existen alrededor de la fotoprotección y recordaros algunos consejos para poder disfrutar del sol.

Algunos mitos más comunes sobre fotoprotección:

  • Los protectores naturales son suficientes. Aunque nuestro organismo cuenta con sus propios mecanismos protectores, su actividad es insuficiente ante una exposición intensa. Debemos de protegernos tanto con fotoprotectores como con ropa, gorras, gafas, etc que impidan que nos alcancen las radiaciones nocivas del sol.
  • No me quemo bajo las nubes. Aunque no veamos directamente el sol, sus radiaciones nos siguen llegando. Por eso siempre hay que proteger nuestra piel. La exposición al sol no sólo es peligrosa en verano, sino durante todo el año, especialmente también en primavera.
  • Broncearse es bueno para la salud. Aunque el bronceado es un mecanismo de defensa de la piel contra los efectos nocivos de la radiación ultravioleta (UV), el hábito de exponerse al sol en periodos cortos pero muy intensos, es una causa de  alta incidencia de cáncer y fotoenvejecimiento cutáneo. Por ejemplo, en el caso de una persona de piel clara, un bronceado intenso apenas protege del sol (FPS 4).
  • La aplicación de una crema protectora permite tomar el sol más tiempo. Aunque el fotoprotector aumenta la protección, no es una licencia para tomar el sol un tiempo ilimitado. De hecho, hay que tener muy en cuenta su Factor de Protección (FPS) y nuestro fototipo.
  • Alternar el tiempo de exposición con tiempo bajo la sombrilla es mejor. La radiación UV es acumulativa. Cuando vamos a la playa, la arena y el agua aumentan la intensidad de UV.
  • El aumento de temperatura de la piel alerta sobre daño radiación ultravioleta (UV). El efecto calorífico en la piel es causa de los rayos infrarrojos, pero no de la radiación ultravioleta. Podemos estar expuestos a sus efectos nocivos sin protección y no percibirlo de manera inmediata.
  • Toda la ropa foto protege. Cada tejido tiene un factor de protección (FPU) diferente. Por ejemplo, las camisas tienen unos niveles de foto protección bajos, mientras que otros tejidos como el de una camiseta 100% algodón azul es excelente para protegerse de los efectos nocivos del sol. Además, es importante saber que los lavados de la ropa disminuyen el FPU. Por ejemplo, el 30% del FPU disminuye a partir de los 100 lavados.

12-consejos-fotoproteccion_v2

Dr. Enrique Herrera Ceballos

Jefe de Servicio de Dermatología y Venerología del Hospital Vithas Xanit Internacional

Escribe un comentario