Mitos sobre la anemia, ¿qué hay de cierto en ellos?

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS | Fecha: 23-03-2017

0

Anemia Vithas Xanit

 

A lo largo de los años, hemos adquirido algunos mitos respecto a la Anemia, pero no todo lo que se dice sobre ella es cierto. Hoy con la ayuda del Dr. Gutiérrez de Guzmán, Jefe del servicio de Hematología de Vithas Xanit vamos a profundizar en ellos para saber qué hay de cierto y que no en estas afirmaciones.

  1. ¿Es la anemia una enfermedad?

Falso. La anemia puede no ser no una enfermedad en sí misma, sino un signo que puede estar originado por múltiples causas. Se trata de un descenso en los niveles de Hemoglobina en sangre. La Hemoglobina es una proteína que va dentro de los glóbulos rojos y se encarga de transportar el oxígeno a las células de todo el cuerpo.

  1. Si tomo alimentos con más hierro, ¿evitaré tener anemia?

Falso. La anemia por falta de hierro es la más frecuente, pero hay otras muchas anemias en las que no solo necesitan hierro, sino que además su administración puede ser perjudicial. Nunca se debe tomar hierro sin un diagnóstico previo.

 

  1. Los obesos no desarrollan anemia

Falso. Frente a la creencia popular, se puede estar obeso e incluso muy obeso y tener anemia. Es mucho más importante qué es lo que comemos que cuánto comemos. Resulta frecuente la sorpresa que produce en las familias el hecho de que una persona con exceso de peso, pueda tener anemia.

 

  1. Existen “alimentos” especialmente ricos en Hierro

Verdadero. Existen muchos alimentos que son especialmente ricos en hierro. Estos son por ejemplo:

  • Productos del mar: almejas, berberechos y en menor medida mejillones y sardinas.
  • Productos origen animal: el hígado, carnes rojas y aves como la perdiz y codorniz.
  • Productos vegetales: Las habas, espinacas, acelgas, lentejas y otras legumbres. Entre los frutos secos destacan los pistachos.
  1. Las dietas vegetarianas provocan algún tipo de anemia

Verdadero  No por dejar de comer productos de origen animal, se va a contraer más fácilmente anemia ferropénica. Además, ya hemos comentado antes que son muchas las verduras con un alto contenido en hierro. En cuanto a las frutas, son el melocotón, los higos y las fresas las que más contienen hierro.

Sin embargo, en cuanto a las anemias carenciales (las producidas por falta de vitaminas como el ácido fólico o la Vitamina B12), los vegetarianos si tienen un alto riesgo de padecerla.

  1. La situación geográfica influye en la cifra de hemoglobina

Verdadero. El clima en sí, no va a tener influencia en la aparición de anemia, pero, la altura sobre el nivel del mar en que se vive sí influye en la cantidad de hemoglobina que tenemos aunque no en si tenemos o no anemia.

A nivel del mar, la concentración de oxígeno en el aire es mayor, por lo que se necesita menos hemoglobina para transportarla que, por ejemplo,sitios de alta montaña como Sierra Nevada. Es por ello que los deportistas de élite se van a entrenar a estos lugares durante algunas épocas del año. En la alta montaña aumentará su cantidad de hemoglobina y cuando van a competir a nivel del mar tendrán más capacidad de oxigenación y mejor rendimiento.

 

  1. La menstruación provoca anemia

Verdadero. Una menstruación abundante puede desarrollar anemia. Son las mujeres en edad fértil uno de los grupos que pueden llegar a ser más propensos a tener anemia. Entre las mujeres en edad fértil, la menstruación supone una pérdida extra de hierro todos los meses. Además en el embarazo y en la lactancia se va a transferir gran cantidad de hierro al recién nacido (por poco que tenga la madre, la naturaleza va a mirar por el más débil). Esto va a influir en un posible déficit de hierro en la madre.

 

  1. El estrés influye en la aparición de anemia

Falso. El estrés no tiene relación directa con la aparición de una anemia, pero sí está influyendo en el aumento de otras enfermedades hematológicas como los linfomas.

 

  1. Estar pálida/o es síntoma de anemia

Falso.  Puede ser uno de los signos de la anemia y una consecuencia del descenso de la concentración de la hemoglobina en sangre, pero también puede estar causada por falta de sol o por razones genéticas. Mediante un sencillo análisis, conocido como “hemograma”, podemos conocer el número de glóbulos rojos, la hemoglobina y su tamaño.

 

  1. A una anemia no hay que darle mayor importancia

Falso.  Una anemia, aunque moderada, va a disminuir la calidad de vida de quien la padece. Además puede ser el primer síntoma de una enfermedad. Por otro lado, una anemia muy intensa y más si se produce de forma rápida, puede comprometer al funcionamiento del corazón, de los riñones o de otros órganos y hasta incluso llegar a poner en peligro la vida.

Ahora que sabes todo esto sobre la anemia, lo único que te podemos aconsejar es algo que te hemos dicho siempre, y que te repetiremos a riesgo de ser pesados: ven a la consulta del médico y no te fíes de todo lo que leas por internet.

Escribe un comentario