Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: CARDIOLOGÍA CON CORAZÓN | Fecha: 04-10-2018

0

enfermedades cardiovasculares

¿Sabías que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España? Hoy el Dr. Gómez Doblas, nos habla sobre estas patologías, sus factores de riesgo y algunos consejos para cuidar nuestro corazón.

Las enfermedades cardiovasculares representan el 29,66% del total de fallecimientos en nuestro país, lo que la sitúa por encima del cáncer (27,86%) y de las enfermedades del sistema respiratorio (11,08%). Afortunadamente también son unas de las patologías que más se pueden prevenir, simplemente adoptando unos hábitos de vida saludable.

Y es que, son muchos los factores de riesgo que pueden llegar a desencadenar este tipo de patologías, tales como obesidad, hipertensión, colesterol, diabetes, tabaquismo, alimentación inadecuada o sedentarismo. La prevención de los mismos con estrategias multifactoriales ha demostrado que se puede evitar en un 30 % el desarrollo de estas patologías. Queremos aprovechar que recientemente se ha celebrado el Día Mundial del Corazón para hacer especial incidencia en la importancia de la prevención, ya que siguiendo unos sencillos consejos podemos mantener nuestro corazón sano y prevenir estas patologías cardiovasculares.

Consejos para cuidar tu corazón:

  • Haz deporte de forma regular: el deporte es uno de los mejores métodos para prevenir problemas de salud. Entrenar al corazón reduce el riesgo de cardiopatías y todo tipo de enfermedades cardiovasculares. La práctica de un ejercicio o deporte moderado junto a la observación de otros hábitos de salud tiene consecuencias inmediatas en la reducción de los factores de riesgo como la diabetes, la hipertensión arterial, la arterioesclerosis, la obesidad y la hipercolesterolemia. Con el deporte bajan los niveles de colesterol en general y sube el HDL (colesterol bueno). También beneficia a los pacientes con diabetes tipo II al incrementar la sensibilidad de las células a la insulina.

Además, el ejercicio físico mejora la capacidad orgánica del corazón, disminuyendo la necesidad de oxígeno y reduciéndose la tensión arterial, con lo que la necesidad de fármacos es menor y se mejora la calidad de vida.

Se aconseja la realización de ejercicio aeróbico entre tres y cinco veces por semana en sesiones no inferiores a los 30 minutos, controlando la frecuencia cardiaca con el fin de que ésta se mantenga dentro de niveles de intensidad moderada. Las actividades más recomendadas son andar rápido o correr a un ritmo suave, montar en bicicleta y nadar. Se recomienda que la intensidad de estos ejercicios sea moderada y se muevan grandes grupos musculares.

  • Sigue una alimentación saludable: se recomienda un bajo consumo de productos lácteos. (entre 2-4 raciones al día desnatados o semidesnatados), el uso del aceite de oliva como principal fuente de grasa, tomar alimentos cárnicos en poca cantidad, aumentando por el contrario el consumo de pescado y legumbres como principal fuente proteica. También es recomendable una ingesta abundante de cereales (4-6 raciones al día de forma integral -pan, arroz, pasta- ) así como de frutas y verduras. El consumo de sal y de productos ricos en azúcares también debe limitarse y, por supuesto, no podemos olvidarnos de beber al menos 2 litros de agua al día.

En esta tarea también nos ayudará el deporte, que permite un mejor control de la ingesta calórica, lo que se traduce en una disminución del sobrepeso y produce una mejora sensible en la calidad de vida.

Apuesta por hábitos de vida sanos: abandonar los hábitos negativos como el consumo de tabaco y reducir la ingesta de alcohol también pueden ayudarnos a cuidar nuestro corazón. Abandonar el consumo de tabaco, por ejemplo, ayuda a reducir el riesgo de padecer infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

  • Vigila tu corazón de forma periódica con chequeos: no existe una edad “óptima” concreta para empezar a vigilar nuestro corazón. Si no hay síntomas de enfermedad cardiovascular se recomienda hacerse un chequeo médico del corazón a partir de los 45-50 años. Además, es recomendable repetir la prueba cada cinco años. Si se practica deporte de forma regular se debe adelantar el chequeo a los 40-45 años con la misma periodicidad: un chequeo cada cinco años si no hay síntomas. Los deportistas profesionales y las personas que realizan ejercicio de alta intensidad con regularidad deben hacerse un chequeo cardiovascular deportivo.

Escribe un comentario