La vuelta al cole: consejos para hacerla mas llevadera

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: PEDIATRÍA, XANIT SALUD | Fecha: 20-09-2016

0

La vuelta a clase tras las vacaciones conlleva un cambio en la rutina diaria, además de ser un momento apropiado para incorporar hábitos saludables en la vida de los niños. Para que sea más fácil para los niños y los padres, conviene tener en cuenta algunos aspectos como son los siguientes:

El sueño

Para empezar, hay que dormir bien. Los niños en edad escolar deben dormir entre 9 y 11 horas diarias. Una correcta higiene del sueño favorece el aprendizaje, la asimilación de experiencias y el crecimiento.

Es bueno acostarse pronto desde unos días antes de la vuelta a clase para que los niños se adapten a los nuevos horarios.

 

Las mochilas

Es conveniente que las mochilas escolares sean ligeras, que tengan dos cintas para los hombros y que no pesen mucho. Se recomienda que no supere del 10 al 15% del peso del niño.

 

Desplazarse al colegio

Para favorecer la actividad deportiva se aconseja hacer caminando ó en bicicleta aquellos recorridos que sean asumibles. Algunos consejos para los diferentes medios de transporte son los siguientes:

En el autobús escolar:

  • Esperar a que el vehículo se detenga antes de acercarse a él desde el borde de la acera.
  • No andar dentro del autobús.
  • Antes de cruzar la calle, comprobar que no viene un coche.
  • Asegurarse siempre de permanecer a la vista del conductor del autobús.

 

En el coche:

  • Todos los pasajeros deben utilizar los dispositivos de seguridad apropiados.

 

En bicicleta:

  • Siempre utilizar un casco para ciclismo, independientemente de lo largo que sea el trayecto.
  • Conocer las reglas de circulación y respetarlas.

 

Caminando:

  • Asegurarse de que el niño va por una ruta segura y de que conoce las normas de seguridad.
  • Antes de que vaya solo a la escuela, hay que saber si el niño tiene una edad apropiada para realizar un trayecto sin ir acompañado por un adulto.

 

Alimentación

El desayuno es la comida más importante del día. Además de mejorar el rendimiento en la escuela, ayuda a mantener un peso adecuado.  El desayuno ideal debe proporcionar al niño entre el 20 y el 35% de la ingesta energética diaria, y debe estar compuesto por leche o derivados lácteos, cereales y fruta fresca o zumo natural para aportar energía, proteínas y vitaminas al niño. Además, los pediatras recuerdan que debe tomarse sin prisas y sin estrés y, siempre que sea posible, en familia. Por eso es recomendable despertar al niño con el tiempo suficiente para poder hacer un desayuno completo y tranquilo.

Por otro lado, aconsejan a los padres tener en cuenta los menús de los comedores escolares a la hora de confeccionar las cenas con el propósito de asegurarse de que tienen una dieta variada y equilibrada y que todos los días consumen fruta o verdura. En este sentido, se recomienda decantarse por las frutas y verduras de temporada, puesto que además de estar más sabrosas, contribuyen a tener un menú diverso y a que los niños aprendan a comer todo tipo de alimentos. Asimismo hace hincapié en la relevancia de reducir el consumo de sal a 3 gramos al día en los menores de 7 años; 4 gramos diarios entre los 7 y 10 años y 5 gramos/día para los adultos.

Prevención: el colegio, lugar de contagio

Puesto que los espacios cerrados, como son las aulas escolares, facilitan el contagio de aquellas enfermedades que se transmiten por contacto o por vías respiratorias (al toser, estornudar, etcétera) como es el caso de infecciones frecuentes como la gastroenteritis, el resfriado o la conjuntivitis, pero también lo puede ser de otras como la tosferina, el sarampión o las meningitis, entre otras, es un buen momento para revisar el calendario vacunal y, si es necesario, ponerlo al día, ya que mediante la vacunación evitamos las enfermedades prevenibles. Para aquellas patologías que no tienen vacuna, se indica la importancia de las medidas higiénicas, como el lavado de manos frecuente, la ventilación adecuada de los espacios cerrados o la limpieza de materiales comunes en el aula.

Por otro lado, se recomienda a los padres de niños con enfermedades crónicas como asma, diabetes, celiaquía… o que padezcan alergias u otros problemas relevantes de salud que, de alguna manera, pudieran verse afectadas, informen a los profesores o la dirección de la situación, así como de las pautas de actuación.

 

Después del colegio

 

Tras la salida de la escuela los niños necesitan supervisión. Un adulto responsable debe estar disponible cuando regresen a casa.

Muchos niños realizan actividades tras la escuela. Es conveniente que las actividades sean apropiadas para cada edad, que no impidan que el niño tenga tiempo de descanso y juego libre, y que no se conviertan en una obligación más del día a día.

Ejercicio: Al menos, una actividad extraescolar deportiva

Puesto que es el momento de planificar los horarios y las actividades extraescolares, es aconsejable que al menos una de ellas, esté relacionada con el deporte, ya que los niños en edad escolar deben hacer como mínimo 1 hora diaria de actividad física moderada-intensa. Entre otras cosas, este hábito previene la aparición de obesidad, mejora el rendimiento escolar y el estado anímico de los niños.

Para la realización de deportes, no debemos olvidar que los niños deben ir convenientemente equipados con la indumentaria y calzados adecuados, así como con los elementos de seguridad correspondientes.

 

Dra. Marta García Ramírez

Servicio de Pediatría. Hospital Vithas Xanit Internacional

Escribe un comentario