La primera mamografía, ¿qué debemos saber?

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: GINECOLOGÍA, MEDICINA EN FEMENINO, Oncología | Fecha: 17-10-2019

0

 

Según la Asociación Española Contra el Cáncer, “en España se diagnostican alrededor de 32.825 nuevos cánceres de mama al año”. Con estos datos, creemos que es primordial concienciar a la sociedad de la importancia de la investigación y el diagnóstico precoz de esta patología, ya que es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales.

Para ello, el Dr. Fran Fernández, responsable de la Unidad de Mama del Hospital Vithas Xanit Internacional, nos explica hoy en qué consiste esta prueba y todo lo que debes saber antes de hacerte tu primera mamografía.

Una mamografía es una radiografía de la mama que permite detectar lesiones mamarias antes incluso de que éstas den síntomas (bulto palpable, retracción de la piel o del complejo areola-pezón, secreción sanguinolienta por el pezón, bultos en las axilas, etc.).

 

 

¿Cuándo debes hacerte la primera mamografía?

En pacientes sin riesgo, lo recomendable es empezar a los 40 años, pero se debe tener en cuenta también el historial familiar. Si hay antecedentes de cáncer de mama, ovario y/o próstata, esta prueba suele iniciarse a los 35 años.

La mamografía se debe repetir cada año o dos años si los resultados de la prueba anterior son normales. En caso de ser una paciente de riesgo, el médico podrá indicar si es necesario realizar esta prueba cada seis meses o combinarla con otras, como la ecografía o la resonancia magnética.

 

 

Algunas recomendaciones a tener en cuenta antes de realizarte una mamografía

  • Si tienes una mama muy sensible, para evitar dolor por la compresión que se hace de la mama, se recomienda realizar la mamografía una vez finalizada la menstruación, ya que la mama está menos sensible al tener menos influjo hormonal.
  • Es importante no tener miedo. La mamografía dura entre 15 y 30 minutos, es un proceso rápido que no conlleva ningún riesgo. Por lo tanto, es importante estar relajadas, ya que no implica ninguna complicación y es una prueba rutinaria.
  • No conviene llevar objetos metálicos como pendientes, pulseras, etc., porque es necesario quitárselos para realizar la prueba.
  • También se aconseja llevar ropa cómoda y fácil de quitar, ya que hay que descubrirse el pecho.
  • Solo en el caso de estar embarazada podría haber una contraindicación para realizarse la prueba porque puede conllevar un riesgo para el bebé, aunque siempre tu médico te recomendará si debes hacértela o no.
  • Si la paciente se encuentra en proceso de lactancia materna, conviene no realizar pruebas en la mama pues está anatómicamente muy transformada debido a los cambios que se producen durante la lactancia, solo en casos de alta sospecha de cáncer de mama estaría indicado.
  • En caso de pacientes con implantes mamarios, debemos saber que éstos pueden disminuir la sensibilidad de la prueba. En estas situaciones se puede complementar la mamografía también con ecografía y resonancia.

Según indica la AECC, el medio más importante para el diagnóstico precoz del cáncer de mama es la mamografía, y las posibilidades de curación de estos cánceres que se detectan en su etapa inicial son prácticamente del 100%.

Por eso es esencial la realización de la mamografía, complementada con la autoexploración en casa.

Escribe un comentario