Higiene de manos: descubre por qué es tan importante lavarse las manos y cómo debemos hacerlo de una forma correcta

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: Dermatología | Fecha: 15-10-2019

0

Cada 15 de octubre se celebra el día mundial de la higiene de manos, una efeméride impulsada por UNICEF en 2008 con el objetivo de extender las buenas prácticas de higiene en todo el planeta, especialmente en aquellos países en vías de desarrollo. Este mismo año fue designado también por la Asamblea de las Naciones Unidas como el año internacional del Saneamiento. Por tanto, la celebración de este día tiene otro objetivo, asegurar el acceso a fuentes de saneamiento y agua potable en todo el mundo.

De manera paralela al Día Mundial del Lavado de Manos designado por UNICEF para el 15 de octubre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 5 de mayo como el Día Mundial de la Higiene de las Manos en el ámbito sanitario.

En 2009 la OMS inició una campaña mundial con el título “Salve vidas: límpiese las manos”. Desde entonces, cada año se repite la campaña y junto a esta organización participan diferentes ministerios de salud, asociaciones para la prevención de las infecciones y organizaciones privadas para la seguridad del paciente.

El hecho de que haya dos fechas que conmemoren la importancia del lavado de manos, es un signo evidente de la necesidad de transmitir a la población este concepto. Por eso en este post queremos profundizar, con la ayuda de Estibaliz Salazar, enfermera y responsable de control y prevención de infecciones en el Hospital Vithas Xanit Internacional, en la importancia de un gesto tan sencillo como lavarse las manos.

Pero, ¿por qué es importante la higiene de manos? Pues porque en nuestra actividad diaria, a menudo estamos en contacto con bacterias, virus y parásitos (alojadas especialmente en heces, fluidos como secreciones nasales, alimentos o agua contaminada) que deben ser eliminadas para que no supongan un riesgo para nuestra salud. Y es que, aunque no lo parezca, la adecuada higiene de manos es igual de importante que algunas vacunas o intervenciones médicas, en cuanto a la prevención de determinadas enfermedades. Una adecuada higiene de manos en los momentos oportunos puede incluso llegar a salvar una vida. Además, si lo hacemos de forma correcta, conseguimos un excelente hábito de higiene y salud, eliminamos las bacterias que pueden causar enfermedades, evitamos pasar las bacterias a otras personas y prevenimos la propagación de enfermedades que pueden llegar a ser graves.

Es importante lavarse las manos de forma continuada, especialmente si tenemos las manos sucias, antes de comer o de cocinar alimentos y después de ir al baño o de limpiar a un bebé. Si no lo hacemos, no sólo podemos contagiarnos de ciertas enfermedades, sino que también podemos transmitirlas a otras personas de nuestro entorno. Además, podemos contaminar todo aquello que toquemos, permaneciendo los gérmenes en estas zonas y contagiándonos a nosotros mismos y a otros con posterioridad.

Patologías como las enfermedades diarreicas o algunas infecciones respiratorias agudas son especialmente susceptibles a su transmisión a través de las manos contaminadas. Lavarse las manos después de ir al baño y antes de preparar alimentos ayuda a reducir en más del 40% los casos de enfermedades diarreicas, y casi en un 25% los casos de infecciones respiratorias.

 

¿Cómo debemos lavarnos las manos de forma correcta?

La adecuada técnica para el lavado de manos es aquella que llega a todas las partes de las manos:

 

*Humedeces las manos con agua corriente

*Aplicar jabón (neutro o antiséptico)

* Frotar ambas manos juntas, insistiendo en espacios interdigitales, uñas y muñecas

* Frotar palma de una mano sobre dorso de la otra entrelazando los dedos y viceversa.

* Frotar el dorso de los dedos de una mano con la palma de la otra agarrándose los dedos.

* Abrazar el dedo pulgar con la mano contraria realizando movimientos de rotación y viceversa.

* Frotar la punta de los dedos de una mano sobre la palma de la otra haciendo movimiento de rotación y viceversa, insistiendo en los pulpejos de los dedos y la uñas.

* Aclarar con abundante agua corriente, preferentemente fría

* Secar con toallas de papel.

* Cerrar el grifo con la toalla de papel utilizada para el secado

 

Para maximizar la efectividad del lavado de manos se deben tomar en cuenta algunas recomendaciones, empezando con la duración adecuada. El usar una cantidad adecuada de jabón y abundante agua, secarse con toallas de papel desechables usando ésta para cerrar la llave y evitar la exposición repetida de agua caliente por el riesgo de desarrollar dermatitis (Centers for Disease Control and Prevention, 2002).

Respecto al tiempo que debemos emplear para el lavado de manos, éste va a depender de con qué realicemos la higiene de manos. Por ejemplo, si se realiza con agua y jabón el tiempo adecuado sería 40-60 segundos, mientras que si la realizamos con gel desinfectante o solución hidroalcohólica el tiempo adecuado es aproximadamente 20-30, hasta el completo secado del producto.

 

Uso del jabón en el lavado de manos

Lavarse las manos sólo con agua no es suficiente, es una práctica extendida en todo el mundo, pero es mucho menos efectivo que hacerlo utilizando jabón. Para lavarse las manos de manera adecuada se debe utilizar jabón, que favorece la frotación y la eliminación de los microorganismos.

Es recomendable el uso de jabón líquido, las pastillas de jabón pueden quedar contaminadas de bacterias, escamas de la piel y grasa de las manos. Por tanto, las pastillas se convierten en depósito de microorganismos y podrían llevar a transmitir enfermedades en lugar de reducirlas.

 

Si aún así se opta por usar pastillas de jabón, sería recomendable enjuagarlas previamente unos segundos bajo el agua corriente y con posterioridad colocarla en superficies que favorezcan su secado y eviten zonas húmedas, que podrían favorecer el crecimiento de bacterias.

Utilizar jabón en pastilla no es peligroso, y puede resultar muy eficiente si se hace de manera adecuada, pero el jabón líquido presenta mayores ventajas.

 

Gel desinfectante en el lavado de manos

La higiene de manos con gel desinfectante, también conocido como solución hidroalcohólica por su composición a base de alcohol, es recomendable cuando las manos no tengan suciedad evidente. Éste únicamente puede ser sustitutivo del lavado de manos con agua y jabón en aquellos casos en los que las manos no presenten suciedad visible, como mero modo de desinfección.

No se recomienda su aplicación tras realizar higiene de manos con agua y jabón puesto que podría dañar la piel.

 

Cuidados de la piel durante el lavado de manos

Para cuidar nuestra piel durante el lavado de manos, podemos seguir algunos consejos:

* Debe evitarse el agua muy caliente

* Secar bien las manos

* Usar jabones con Ph adecuado para la piel, que no sean demasiado agresivos

* En caso de usar gel desinfectante, no aplicar demasiada cantidad, con un poco es suficiente, y frotar las manos hasta que todo el producto se haya secado, evitando así    la evaporación del producto en la piel que podría dañarla.

* Evitar el uso de gel desinfectante tras el lavado con agua y jabón

*  Usar crema hidratante en las manos.

Aunque muchas personas optan por el uso de guantes para proteger la piel, debemos ser conscientes de que, aunque el uso de guantes está destinado a proteger la piel tanto del personal como del paciente, su empleo no es sustitutivo de la higiene de manos. Los guantes pueden dañarse, tienen microporos y se puede producir contaminación de las manos durante su retirada. Lo adecuado será usar guantes cuando sea necesario y realizar posteriormente a su uso una adecuada higiene de manos.

Con estos sencillos consejos, el lavado de manos será efectivo y, además, nos ayudará a prevenir y protegernos de patologías. Es muy importante extender estas recomendaciones también a la población infantil ya que, desde UNICEF consideran a los niños como el motor del cambio. Por ello, además de promover actividades y campañas similares a las de la ONG, lo más importante es nuestro ejemplo. Los niños harán aquello que vean, transmitir este mensaje en escuelas y las familias es fundamental.

 

Escribe un comentario