El párkinson y cómo mejorar la calidad de vida del paciente

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS | Fecha: 09-04-2015

0

Dr. V'ictor Campos1

Descubrimos en esta entrevista al Dr. Víctor Campos todos los detalles sobre la enfermedad de párkinson. Desde su abordaje en nuestro hospital hasta cómo mejorar la calidad de vida del paciente.

¿En qué consiste la enfermedad de párkinson? 

En la actualidad se considera esta enfermedad como la consecuencia de un proceso  de degeneración de estructuras del cerebro (neurodegeneración) que empieza en zonas del tronco cerebral y se extiende con el paso del tiempo al cerebro entero. Esta patología afecta al movimiento (los pacientes se mueven de forma mucho mas lenta y con rigidez y ocasionalmente temblor) y otras funciones vegetativas (digestivas, urinarias, vasculares), afectivas, cognitivas y de conducta.

¿Cuáles son los primeros síntomas de alarma de la enfermedad?

Los primeros síntomas de esta enfermedad son los denominados síntomas motores: Lentitud de movimientos y rigidez muscular. En un 50% de los casos se añade temblor de reposo. A medida que la enfermedad avanza aparecen otros (estreñimiento, alteraciones vegetativas, urinarias, dolor, etc) que denominamos síntomas no motores. Curiosamente, cuando preguntamos de forma detallada al paciente descubrimos que muchos están ya presentes al inicio de la enfermedad, pero son achacados a otros problemas médicos y solo se ponen en relación con el párkinson una vez que han aparecido los síntomas motores.

Dentro del Servicio de Neurociencias disponéis de una Unidad de Trastornos del Movimiento ¿Cómo se aborda la enfermedad desde este servicio?  

Nuestros profesionales abordan la patología desde un punto de vista multidisciplinar, tanto en aspectos neurológicos básicos como psicológicos, neuropsicológicos, psiquiátricos y de neurorehabilitación. Estamos implicados en la investigación de aspectos concretos de calidad de vida de pacientes y cuidadores gracias a acuerdos con otros centros andaluces y nacionales.

Consideramos muy importante la relación de la unidad con la Asociación de Pacientes de párkinson y la divulgación de la información relacionada con este problema en los ámbitos sociales de influencia del hospital.

¿Cuál es la prioridad del equipo médico a la hora de tratar a un paciente? 

La prioridad de nuestro equipo médico es mejorar su calidad de vida. En la actualidad disponemos de múltiples estrategias para llegar a este fin. Para nosotros es prioritario proporcionar una información veraz, lo más completa y adecuada posible hacia el paciente y su entorno. Esto permite poner a su disposición las técnicas mas avanzadas de tratamiento posibles en nuestro ámbito laboral.

 ¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para tratar de paliar sus síntomas?

Existen múltiples estrategias para el control y mejoría de los síntomas fundamentales (los motores) que se basan en suplementar el déficit en el neurotrasmisor denominado dopamina y que los pacientes presentan en su cerebro como consecuencia de la neurodegeneración.  La Levodopa es la medicación más utilizada, al convertirse directamente en dopamina tras ser metabolizada, asociada o no a otros fármacos de efectos similares (denominados “Agonistas dopaminérgicos”) o la Rasagilina, una medicación con matices de neuroprotección. A medida que la enfermedad progresa se van añadiendo diferentes estrategias, sobre todo orientadas a conseguir un estímulo cerebral más continuado. Incluso existen métodos quirúrgicos, como la estimulación cerebral profunda, que consiguen resultados muy positivos. A pesar de estos avances, ninguno tiene, por el momento, la posibilidad de la curar definitivamente la enfermedad.                                                         

¿Cómo pueden ayudar las familias al paciente y a su vez cómo pueden ser ellas ayudadas?

Es esencial, en nuestro criterio, una relación fluida y constante con el profesional médico encargado de atenderlos, quien está cualificado para dirigir el tratamiento y orientar a pacientes y cuidadores sobre los problemas que van a aparecer y sus posibles soluciones. En la tecnificada sociedad actual el profesional también sabe “redirigir” a los pacientes hacia una información en internet veraz y contrastada científicamente. Por último, las asociaciones de pacientes y familiares tienen una capacidad para ofrecer actividades físicas, sociales y de trabajo social, no cubiertas habitualmente por las entidades sanitarias oficiales y, por tanto, perfectamente complementaria y útil.

Dr. Víctor Campos

Jefe de Servicio del Área de Neurociencias

Escribe un comentario