El Cáncer Pulmonar ¿qué es y cómo afecta?

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: Oncología | Fecha: 15-09-2016

0

respirar

La Dra. Cristina Quero, especialista en cáncer de pulmón nos habla de este tipo de cáncer, uno de los más comunes entre la población Española.

 

¿Qué es el Cáncer de Pulmón?

El cáncer de pulmón es una enfermedad tumoral maligna en la que las células normales se transforman en células tumorales, las cuales pierden sus funciones normales y crecen de forma descontrolada.

 

¿Cuáles son su principales síntomas?

En algunas ocasiones el cáncer de pulmón no produce síntomas, detectándose de forma casual en una radiografía de tórax hecha por otro motivo.

Cuando el tumor crece, comienza a dar síntomas provocados por el propio crecimiento del tumor.

Los síntomas más frecuentes son el cansancio, la tos, la pérdida de peso, la dificultad para respirar (disnea) o la presencia de sangre en el esputo (hemoptisis).

Cuando el tumor se disemina y aparecen las metástasis, pueden aparecer síntomas relacionados con el órgano afectado (hueso, hígado, cerebro, suprarrenal).

 

¿Qué factores influyen en su aparición?

El factor de riesgo más conocido para la aparición del cáncer de pulmón es la exposición al humo del tabaco. La mayoría de los cánceres de pulmón se producen en personas que fuman.

También se sabe que el asbesto es otro factor de riesgo para desarrollar cáncer de pulmón. El asbesto se origina en muchos tipos de roca y se usa como aislante. Las fibras del asbesto pueden irritar el pulmón al ser inhaladas por los trabajadores expuestos (construcción naval, minería).

 

Tipos de Cáncer de Pulmón

Existen 2 grandes tipos de cáncer de pulmón: el cáncer de pulmón de células no pequeñas y el de células pequeñas, dependiendo de la célula de origen del tumor.

Reciben su nombre por el tamaño de la célula de la que provienen. Es importante diferenciar ambos tipos ya que el tratamiento es muy diferente en cada uno de ellos.

 

¿Qué pruebas se realizan para detectarlo?

Ante la sospecha de que un paciente tenga un cáncer de pulmón, se realizarán una serie de estudios que nos ayuden a confirmar la sospecha y a conocer la extensión de la enfermedad para así poder aplicar el tratamiento más adecuado.

Habitualmente la primera prueba diagnóstica que se realiza es la radiografía de tórax y posteriormente un TAC que nos ayuda a conocer la localización y extensión de la enfermedad.

Para poder confirmar el diagnóstico y conocer el subtipo de cáncer de pulmón, es imprescindible la realización de una biopsia que generalmente se realiza a través de una broncoscopia. Esta prueba consiste en introducir un tubo por la boca del paciente para poder llegar a los bronquios y tomar una muestra para su análisis. En ocasiones el tumor está lejos del alcance del broncoscopio, por lo que se puede realizar una biopsia introduciendo una aguja entre las costillas y guiándonos con un TAC para poder localizar el sitio de la biopsia.

 

A día de hoy, ¿Qué tratamientos disponemos para la cura de esta enfermedad?

Es importante diferenciar el subtipo de cáncer de pulmón así como la localización y la extensión de la enfermedad. En función de estos parámetros, usaremos las diferentes opciones de tratamiento disponibles:

– Cirugía: Realizada por el cirujano de tórax, consiste en quitar el tumor con márgenes suficientes así como los ganglios locales.

– Radioterapia: Se administran dosis pequeñas y diarias de radiación dirigidas a la zona del tumor con márgenes suficientes.

– Quimioterapia: Se administran medicamentos por vena o bien vía oral dirigidos a destruir el tumor.

 

En el cáncer de pulmón de células no pequeñas, el tratamiento curativo cuando el tumor se presenta en estadios iniciales incluye la cirugía y en los casos con enfermedad local más avanzada usamos tratamientos de quimioterapia y radioterapia. Si la enfermedad se presenta en estadios avanzados con afectación metástasica, se considera incurable y el tratamiento está basado en la quimioterapia que nos ayuda a aumentar supervivencia y mejorar la calidad de vida.

El cáncer de pulmón de células pequeñas es más difícil de controlar y en su tratamiento habitualmente no está contemplada la cirugía. Cuando se presenta con enfermedad más localizada, el tratamiento incluirá quimioterapia y radioterapia y si la enfermedad se presenta con afectación de otros órganos, el tratamiento estará basado en la quimioterapia.

 

¿Cómo lo podemos prevenir?

La principal estrategia que podemos adoptar para prevenir el cáncer de pulmón es evitar los factores de riesgo que lo pueden favorecer como el humo del tabaco.

Los fumadores pueden reducir el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer si dejan de fumar, pero siempre tendrán un riesgo mayor que el de las personas que nunca han fumado.

 

Escribe un comentario