Causas de la hipertensión arterial, ¿qué debemos saber?

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: CARDIOLOGÍA CON CORAZÓN | Fecha: 20-11-2018

0

hipertension

La hipertensión arterial (HTA) se define como la presencia de cifras tensionales elevadas. El valor de corte es 140/90mmHg (milímetros de mercurio). Por lo que se considera que uno es hipertenso si, de forma repetida, presenta cifras de presión arterial ≥140 y/o 90 mmHg. La hipertensión arterial alta (HTA) se clasifica en base a las cifras tensionales que se tienen:

  • Óptima cuando es < 120/80
  • Normal entre 120-129 y 80-84
  • Normal alta 130-139 y 85-89
  • Hipertensión en diferentes grados de severidad si es > 140 y 90

Además se puede clasificar en tres estadios, estadio I (pacientes con HTA no complicada), estadio II (afectación por la HTA pero asintomático, no lo siente pese a tenerlo), estadio III (ya con enfermedad establecida).

 

Riesgos 

LA HTA se relaciona con más de 10 millones de muertes anuales, especialmente por enfermedad coronaria, Ictus hemorrágico e ictus isquémico. El riesgo de sufrir HTA se relaciona e incrementa con la edad, siendo su prevalencia mayor en personas a partir de los 60 años, edad en la que más del 60 % de la población la padece.

Uno de los principales problemas de esta patología es que el paciente en muchas ocasiones esta asintomático, es decir, no está sintiendo nada fuera de lo normal pese a tener la presión arterial elevada. En otros pacientes la HTA puede manifestarse como dolor de cabeza, mareos, dolor torácico o dificultad para respirar. La HTA mal controlada se relaciona con afectación de los ojos, del cerebro (ictus, cefaleas, demencia), corazón (IAM, insuficiencia cardiaca, arritmias), riñón (insuficiencia renal) y arterias periféricas.

Por este motivo todo el mundo debería controlarse ocasionalmente sus cifras tensionales y, si es normal el control, puede espaciarse a meses o años. Pero si las cifras están en límites altos o tienen factores de riesgo asociados deben realizarse controles mas frecuentes para evitar tener una HTA enmascarada. Esta revisión es de vital importancia ya que la hipertensión es, generalmente, una enfermedad crónica que puede controlarse en ocasiones sin medicación con un buen control de la dieta y el ejercicio, pero siempre hemos de estar alertas porque el riesgo de que aparezca de nuevo se incrementa con la edad.

 

Tratamientos

Si una persona padece hipertensión lo primero que debe hacer es seguir las indicaciones higiénico- dietéticas establecidas por el especialista que lo trata y, posteriormente, si con estas recomendaciones no es suficiente y la presión arterial sigue muy elevada, puede tratarse con fármacos. Existen diferentes tipos como IECCAS/ARA2, diuréticos, betabloqueantes, o antagonistas del calcio, entro otros.

Los hábitos a tener en cuenta son la dieta sin sal, perder peso, no fumar, realizar ejercicio habitual y no consumir alcohol. En la alimentación, además, es imprescindible frutas y vegetales así como legumbres y una adecuada hidratación.

En definitiva, cuidarse, hacer chequeos rutinarios y, en caso de detectar cifras elevadas, acudir a su médico para que le aconseje sobre su estilo de vida o la necesidad de tratamiento farmacológico. Esas son las claves para tener la hipertensión controlada.

Dr. Juan José Gómez Doblas, Jefe del Área del Corazón de Vithas Xanit

Escribe un comentario