Cómo cuidar nuestros oídos en julio y agosto

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in Otorrinolaringología | Posted on 07-07-2016

0

psicina-oidos

El verano ya llegó, y con él las infecciones típicas de estas fechas. Una de las más comunes es la de los oídos, y para evitarla debemos seguir una serie de recomendaciones muy sencillas:

 

No usar bastoncillos

 

Muchas personas optan por limpiar la cera del oído con los típicos bastoncillos o cualquier otro tipo de algodón o isopo. Pero esto es un error, ya que la cera, aunque puede parecer poco higiénica, realmente es todo lo contrario: es una sustancia natural que se produce en el oído para protegerlo mecánica y químicamente de gérmenes nocivos.

bastoncillos-oido

 

Por eso si limpiamos el conducto auditivo en exceso lo que hacemos es eliminar esa protección. El bastoncillo empuja la cera hacia dentro, provocando que se creen tapones y rompiendo ese mecanismo natural de autolimpieza que tiene el oído.

 

Otro motivo para no usar bastoncillos es que el oído tiene una piel muy fina y delicada, por lo que al utilizarlo podemos producir pequeñas heridas que pueden ser puerta de entrada a infecciones.

 

Entonces, ¿cómo limpiamos nuestros oídos?

 

Los otorrinolaringólogos del Hospital Vithas Xanit Internacional aconsejan, aunque pueda parecer extraño, que cuanto menos se toque el oído mejor. Únicamente deberíamos limpiar la piel de fuera del conducto, y con mucho cuidado.

 

Donde nos bañemos, el agua siempre limpia

 

En verano el calor nos invita a estar permanentemente dentro del agua, especialmente en las piscinas. Otro consejo importante para evitar infecciones de oído sería, dentro de nuestras posibilidades, intentar controlar la limpieza del agua en la que nos bañamos.

 

En las piscinas, tanto el exceso de detergentes químicos (como por ejemplo los cloros) como la carencia de ellos pueden favorecer la aparición de problemas en el conducto auditivo. Si el agua está poco tratada, es más fácil que aparezcan gérmenes nocivos; y si está muy tratada puede ser causa de dermatitis, alergias o problemas en la piel del conducto.

 

En este sentido es importante controlar la depuradora de nuestras piscina y la calidad de sus aguas (especial atención al Ph, cloro, etc…). Y en el caso de piscinas comunitarias, exigir las anotaciones y el control de estos valores.

 

En cuanto al baño de nuestros niños, el mejor consejo es cambiar el agua clorada por la salada: bañarse en el mar antes que en la piscina.

 

Restringir el uso de tapones

 

Las personas que nunca antes han tenido problemas con el oído no deberían, en principio, usar tapones. Como ya hemos explicado, el oído está muy bien diseñado, y en personas sanas y con una correcta higiene de su conducto auditivo normalmente no existe ningún problema para bañarse sin tapones.

Ahora bien, en ciertos pacientes que tienen una predisposición a las infecciones sí puede estar recomendado el uso de tapones,  aunque sería conveniente una revisión por el ORL para valorar la piel y el tímpano y ver si hay algún problema añadido.

 

¿Cuáles son los mejores tapones para el baño?

 

Sin dudas los más cómodos son los tapones que se hacen a medida. Se suelen fabricar con silicona, ya que este material encaja perfectamente en nuestro oído, sellando la entrada de agua a la vez que se amolda sin presionar ni dañar en exceso la piel del conducto.

 

No obstante, en las farmacias hay un sinfín de variedades de tapones homologados para el oído, si bien es importante que se sigan las recomendaciones del fabricante para su uso.

 

Revisión previa con el especialista

 

Y como último consejo, aunque no menos importante, las personas que suelen tener problemas de infecciones de oído deberían  acudir a una revisión con su otorrinolaringólogo a principios de verano para detectar cualquier problema que pudiera afectarles.

 

En el Hospital Vithas Xanit Internacional contamos con un equipo de médicos especialistas en Otorrinolaringología que te atenderán y darán las mejores pautas para proteger tu conducto auditivo en los meses de verano.