Desde Xanit Hospital Internacional queremos ofrecerte todas las respuestas sobre el cáncer: posibles tratamientos, efectos secundarios, proceso de recuperación y psicología del paciente, entre otras temáticas de interés.



Prevención y diagnóstico precoz de melanomas: El mapeo dermatológico

Posted by produccion-xan | Posted in Oncología | Posted on 11-05-2017

687

Prevención y diagnóstico precoz de melanomas: El mapeo dermatológico

Los avances tecnológicos son siempre potentes aliados de la medicina y la salud y, en este sentido, la técnica del mapeo dermatológico nos permite un diagnóstico mediante fotografía digital ofreciendo una revisión de la superficie total de la piel del paciente para poder examinar y almacenar con detalle sus alteraciones cutáneas (forma, tamaño, localización y color). Cada detalle importa, por eso, se obtiene un mapa digital del cuerpo del paciente, que se va repitiendo y almacenando periódicamente de manera que nuestros dermatólogos pueden analizar y contrastar los cambios que se van produciendo en manchas, lunares u otras lesiones cutáneas, estando de esta manera en permanente alerta sobre cualquier alteración.

Beneficios del mapeo dermatológico

Con esta prueba lo que conseguimos es que el dermatólogo disponga de un mapa cutáneo preciso y completo, en el que puede seleccionar aquello que requiere especial atención, analizando y contrastando las variaciones que se van produciendo de manera periódica y sistemática. Esta manera de trabajar es una ventaja para el paciente ya que el diagnóstico permite evitar extirpaciones o biopsias innecesarias de lesiones benignas y, además, facilita la detección y tratamiento precoz de lesiones malignas o melanomas, ofreciendo mayor porcentaje de curación.

Este método tiene además el añadido de que facilita el hallazgo de lunares en zonas de difícil acceso a la vista del médico o del propio paciente, como puede ser el cuero cabelludo, detrás de las orejas o la espalda, etc.

¿Puedo realizarme un mapeo dermatológico?

Si os estáis preguntado si podéis o no podéis haceros un mapeo dermatológico, es bueno que sepáis que cualquier persona puede hacérselo, pero se indica especialmente para personas con lesiones cutáneas atípicas, muchos lunares o con algún antecedente familiar en cáncer de piel. Es una prueba sencilla e indolora donde se realizan fotografías de altísima calidad de las lesiones cutáneas de todo el cuerpo. La prueba se repite pasado un tiempo prudencial y se superponen las imágenes para detectar los cambios que posteriormente nuestros especialistas deben estudiar y tratar.

El dermatólogo será el encargado de planificar el mapeo personalizado para cada paciente. Por lo general, se recomienda realizar un mapeo anual, pero en algunos casos especialmente delicados, puede requerirse cada 6 meses o incluso cada 3 meses.

Confía en el área de Dermatología del Hospital Vithas Xanit Internacional para que resolvamos todas las dudas que puedas tener pidiendo tu cita online .

 

Cáncer de mama…¿Y ahora qué?

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in GINECOLOGÍA, Oncología | Posted on 19-10-2016

0

cancer-de-mama

Hoy, con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama, desde nuestro Instituto Oncológico Vithas Xanit, el Dr. Carabantes ha querido hacernos un repaso por el protocolo de actuación que debemos seguir desde que el especialista sospecha que la paciente puede tener un tumor maligno hasta que se confirma su diagnóstico y posible tratamiento. Porque no debemos olvidar que la detección precoz es fundamental para un tratamiento eficaz de la patología y que ayudar desde el primer momento a la paciente a resolver todas sus dudas es fundamental para prestarle un servicio sanitario de calidad. Por eso, en el Instituto Oncológico Vithas Xanit, tenemos el objetivo de proporcionar siempre un diagnóstico y tratamiento del cáncer de alta calidad científica y humana. Se trata de un área multidisciplinar donde a un paciente se le diagnostica, es visto por el oncólogo y en una semana puede ser intervenido y tratado. A continuación hacemos un repaso por los pasos más importantes

 

Cuando a una mujer se le detecta una lesión mamaria sospechosa es importante que se le realice a la paciente lo antes posible una biopsia que pueda confirmarnos la naturaleza de la lesión. Si el diagnóstico es cáncer de mama, se iniciará un protocolo de actuaciones dirigidas al tratamiento de la enfermedad y a la paliación del impacto emocional que supone este diagnóstico para la paciente.

 

Actualmente los avances en el conocimiento biológico del cáncer de mama han permitido conocer que no es una enfermedad, sino un conjunto de enfermedades, con diferencias clínicas, terapéuticas y pronósticas, por lo que se hace necesario que el tratamiento sea cada vez más individualizado. Por otra parte, se requiere también una atención multidisciplinar con la participación de patólogos, radiólogos, médicos nucleares, cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, psicólogos, voluntarios… Resulta imprescindible una buena coordinación entre ellos, y para esto es muy importante el buen funcionamiento de un comité de tumores donde estén representadas todas las especialidades. En nuestro hospital disponemos de este comité que nos ayuda a tomar las respectivas decisiones para ofrecer al paciente siempre la mejor solución adaptada a sus necesidades.

 

Dentro de este equipo cada especialista tiene una importante función, tanto en el diagnóstico final como en el tratamiento a seguir. El patólogo, por ejemplo,  tiene que definir las características histológicas de la enfermedad: tipo de tumor, tamaño y grado histológico, afectación ganglionar, receptores hormonales, etc.

 

Con la información clínica, patológica y radiológica. Se decidirá el tratamiento loco-regional y sistémico que hay que realizar, con el objetivo de conseguir la curación definitiva del tumor.

 

Tratamientos

 

Siempre que sea factible, se preferirá una cirugía conservadora de mama con ganglio centinela ó con vaciamiento axilar, dependiendo de la situación axilar. Hoy en día, en muchos casos, se está evitando el vaciamiento axilar sin comprometer los resultados de supervivencia, pero con la gran ventaja de reducir el riesgo del temido linfedema o hinchazón que se produce en el brazo después de este vaciamiento axilar. Cuando se hace necesaria la mastectomía (por tamaño tumoral o pobre resultado estético con la cirugía conservadora), también es factible, en muchos casos, iniciar el proceso de reconstrucción mamaria en el mismo acto quirúrgico, con la colocación de un expansor que permite la posterior colocación de la prótesis definitiva sobre todo cuando no es necesario administrar radioterapia después de la cirugía.

 

No todas las pacientes con cáncer de mama tras la cirugía precisarán radioterapia o un tratamiento sistémico (quimioterapia, hormonoterapia y terapias biológicas). Esto dependerá siempre de las características patológicas de la enfermedad, su extensión clínica (áreas ganglinares o a distancia) y  las características biológicas basadas en el análisis de expresión de múltiples genes tumorales (plataformas genómicas).

 

La radioterapia consiste en la administración de radiaciones ionizantes dirigidas al volumen blanco seleccionado (mama y áreas ganglionares) para eliminar células tumorales en esas áreas. Se utilizan aceleradores lineales de particulares para administrarla y estaría indicada tras cirugía conservadora o, en algunos casos, tras una mastectomía según el tamaño tumoral y la situación ganglionar.

 

Respecto al tratamiento con terapias sistémicas (QT, HT y terapias biológicas), la quimioterapia se puede administrar después de la cirugía cuando el cáncer es infiltrante, es decir, que ha tenido contacto con el sistema sanguíneo y linfático, dependiendo de las características patológicas, clínicas y biológicas de la enfermedad, para destruir células tumorales diseminadas por vía hematógena o linfática. También se puede administrar antes de la cirugía con el objetivo de reducir la enfermedad para favorecer la resección y permitir la conservación mamaria. Son fármacos que se suelen administrar por vía intravenosa (alguno es oral), en ciclos de 21 días,  y su duración habitual es de  3 a 6 meses.

 

Podría ser necesario otro tratamiento cuando el tumor expresa receptores hormonales, la hormonoterapia, que se realiza durante un periodo de 5 a 10 años. En los casos de tumores HER-2 positivo también hay que recomendar tratamiento con un anticuerpo monoclonal (trastuzumab) durante 1 año, que se puede asociar con quimioterapia y con hormonoterapia. En situación metastásica disponemos de más terapias biológicas conocidas como antiHER2.

 

Es importante informar al paciente durante los tratamientos de todos los efectos secundarios que pueden darse para que este sepa cómo debe afrontar todo el proceso ya que el perfil de los efectos secundarios de los fármacos es diferente, por ejemplo, a los de la quimioterapia.

 

Durante todo el tratamiento y en el futuro recomendamos siempre a los pacientes adquirir hábitos saludables como dejar de fumar, moderar el consumo de alcohol, una dieta equilibrada rica en verduras y frutas, moderar el consumo de grasas y azúcares, y evitar el sedentarismo. El ejercicio físico es recomendable, incluso durante el tratamiento  con quimioterapia, pero su práctica debe ser racional y ajustada a la situación física de las pacientes.

 

 

 

 

El Cáncer Pulmonar ¿qué es y cómo afecta?

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in Oncología | Posted on 15-09-2016

0

respirar

La Dra. Cristina Quero, especialista en cáncer de pulmón nos habla de este tipo de cáncer, uno de los más comunes entre la población Española.

 

¿Qué es el Cáncer de Pulmón?

El cáncer de pulmón es una enfermedad tumoral maligna en la que las células normales se transforman en células tumorales, las cuales pierden sus funciones normales y crecen de forma descontrolada.

 

¿Cuáles son su principales síntomas?

En algunas ocasiones el cáncer de pulmón no produce síntomas, detectándose de forma casual en una radiografía de tórax hecha por otro motivo.

Cuando el tumor crece, comienza a dar síntomas provocados por el propio crecimiento del tumor.

Los síntomas más frecuentes son el cansancio, la tos, la pérdida de peso, la dificultad para respirar (disnea) o la presencia de sangre en el esputo (hemoptisis).

Cuando el tumor se disemina y aparecen las metástasis, pueden aparecer síntomas relacionados con el órgano afectado (hueso, hígado, cerebro, suprarrenal).

 

¿Qué factores influyen en su aparición?

El factor de riesgo más conocido para la aparición del cáncer de pulmón es la exposición al humo del tabaco. La mayoría de los cánceres de pulmón se producen en personas que fuman.

También se sabe que el asbesto es otro factor de riesgo para desarrollar cáncer de pulmón. El asbesto se origina en muchos tipos de roca y se usa como aislante. Las fibras del asbesto pueden irritar el pulmón al ser inhaladas por los trabajadores expuestos (construcción naval, minería).

 

Tipos de Cáncer de Pulmón

Existen 2 grandes tipos de cáncer de pulmón: el cáncer de pulmón de células no pequeñas y el de células pequeñas, dependiendo de la célula de origen del tumor.

Reciben su nombre por el tamaño de la célula de la que provienen. Es importante diferenciar ambos tipos ya que el tratamiento es muy diferente en cada uno de ellos.

 

¿Qué pruebas se realizan para detectarlo?

Ante la sospecha de que un paciente tenga un cáncer de pulmón, se realizarán una serie de estudios que nos ayuden a confirmar la sospecha y a conocer la extensión de la enfermedad para así poder aplicar el tratamiento más adecuado.

Habitualmente la primera prueba diagnóstica que se realiza es la radiografía de tórax y posteriormente un TAC que nos ayuda a conocer la localización y extensión de la enfermedad.

Para poder confirmar el diagnóstico y conocer el subtipo de cáncer de pulmón, es imprescindible la realización de una biopsia que generalmente se realiza a través de una broncoscopia. Esta prueba consiste en introducir un tubo por la boca del paciente para poder llegar a los bronquios y tomar una muestra para su análisis. En ocasiones el tumor está lejos del alcance del broncoscopio, por lo que se puede realizar una biopsia introduciendo una aguja entre las costillas y guiándonos con un TAC para poder localizar el sitio de la biopsia.

 

A día de hoy, ¿Qué tratamientos disponemos para la cura de esta enfermedad?

Es importante diferenciar el subtipo de cáncer de pulmón así como la localización y la extensión de la enfermedad. En función de estos parámetros, usaremos las diferentes opciones de tratamiento disponibles:

– Cirugía: Realizada por el cirujano de tórax, consiste en quitar el tumor con márgenes suficientes así como los ganglios locales.

– Radioterapia: Se administran dosis pequeñas y diarias de radiación dirigidas a la zona del tumor con márgenes suficientes.

– Quimioterapia: Se administran medicamentos por vena o bien vía oral dirigidos a destruir el tumor.

 

En el cáncer de pulmón de células no pequeñas, el tratamiento curativo cuando el tumor se presenta en estadios iniciales incluye la cirugía y en los casos con enfermedad local más avanzada usamos tratamientos de quimioterapia y radioterapia. Si la enfermedad se presenta en estadios avanzados con afectación metástasica, se considera incurable y el tratamiento está basado en la quimioterapia que nos ayuda a aumentar supervivencia y mejorar la calidad de vida.

El cáncer de pulmón de células pequeñas es más difícil de controlar y en su tratamiento habitualmente no está contemplada la cirugía. Cuando se presenta con enfermedad más localizada, el tratamiento incluirá quimioterapia y radioterapia y si la enfermedad se presenta con afectación de otros órganos, el tratamiento estará basado en la quimioterapia.

 

¿Cómo lo podemos prevenir?

La principal estrategia que podemos adoptar para prevenir el cáncer de pulmón es evitar los factores de riesgo que lo pueden favorecer como el humo del tabaco.

Los fumadores pueden reducir el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer si dejan de fumar, pero siempre tendrán un riesgo mayor que el de las personas que nunca han fumado.

 

Hábitos saludables para sobrellevar la quimioterapia en verano

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in Oncología | Posted on 08-08-2016

0

Un cáncer implica tener que seguir tratamientos de especial dureza para el paciente. Es el caso de la quimioterapia, un tratamiento muy agresivo para el enfermo y que tiene muchos efectos secundarios. Hoy vamos a repasar con el Dr. Trujillo, oncólogo médico del Instituto Oncológico Vithas Xanit, algunos de los más frecuentes en los meses de verano, como los relacionados con el sol y las reacciones foto-alérgicas y de hipersensibilidad.

Y es que, las personas sometidas a quimioterapia o radioterapia presentan ciertos condicionantes en la piel que les exige extremar las precauciones a la hora de exponerse al sol. Pero esto no significa que no puedan hacerlo: disfrutar de la playa, bañarse, pasear por la orilla del mar… Únicamente deben adoptar ciertas medidas para minimizar el impacto de esta exposición sobre su piel.

Os dejamos algunas recomendaciones que nos ofrecen para estos meses de calor desde Instituto Oncológico Vithas Xanit.

Algunos hábitos saludables muy fáciles de seguir

  • Evitar tomar el sol en las horas centrales del día; la radiación solar es mayor entre las 12 y las 16 horas.

 

  • Mantener un nivel de hidratación de la piel adecuado. No solo es importante estar hidratado por dentro, también hay que estarlo por fuera, utilizando cremas indicadas para cada caso. Igual que existe concienciación sobre la conveniencia de beber dos litros de agua al día, los pacientes oncológicos deben tener presente que los tratamientos a los que están sometidos pueden provocar alteraciones en el tejido epitelial, lo que, unido a los efectos de la radiación solar, aumenta su fragilidad.

 

  • Utilizar cremas solares de protección total y emplearlas correctamente. Los pacientes oncológicos deben usar fotoprotectores a partir del factor 50 y que ofrezcan efecto pantalla frente a los rayos ultravioleta A y B. Además, deben utilizarlos adecuadamente, aplicándolos antes de la exposición al sol y renovándolos con frecuencia, ya que con el paso del tiempo pierden eficacia y, con una única aplicación, se corre el riesgo de dejar zonas de la piel sin cubrir.

 

  • Usar protectores físicos como sombreros, gafas de sol y guantescomo complemento a la protección química. Se recomienda asimismo valorar la necesidad de adquirir trajes de baño realizados con materiales que actúen como pantalla frente a la radiación solar, para una mayor protección en caso de que sea necesaria.

Uso de pelucas

En verano, el calor es la principal molestia para el uso de peluca. En este caso, hay algunos trucos que ayudan a lucirla con comodidad:

  • Por ejemplo, podemos utilizar productos de acabado, como la espuma, y llevar la peluca con un ‘efecto mojado’. Así logramos una imagen más desenfadada y además permite llevarla húmeda durante el día, sin que se encrespe.
  • Hacernos recogidos en pelucas de pelo natural, teniendo en cuenta el volumen.
  • Combinar la peluca con pañuelos y gorros.

El pañuelo, complemento imprescindible

Durante todo el tratamiento, el pañuelo se convierte en un compañero fundamental. Por eso deben de ser cómodos y prácticos, a la vez que cubrir unas necesidades estéticas diferentes a las de un pañuelo convencional, como son las siguientes:

  • Que no tengan costuras, con interiores suaves y que no rocen el cuero cabelludo
  • Tejidos naturales y transpirables que evitan la acumulación del calor, principalmente algodón
  • Que se mantenga en su sitio de forma segura
  • Mayor cobertura y volumen
  • Utilización de colores y estampados que favorezcan a la piel, que aporten luz

Si te surge alguna duda, te invitamos a que la consulte con nosotros en la Unidad de Oncoestética del Hospital Vithas Xanit Internacional. Un equipo de especialistas ofrece al paciente oncológico un servicio gratuito de asesoramiento de imagen personal, con consejos sobre el estilo y la línea de complementos que más favorezcan a cada persona.

También realizamos asesoría a nivel dermatológico y cosmetológico, con el fin de que puedas conocer algunos trucos y consejos para cuidar, aliviar y proteger la piel y el cuero cabelludo, sin olvidar el asesoramiento capilar y nuestro servicio de dietética y nutrición, con los que te ayudaremos a disminuir los efectos secundarios del tratamiento, mejorando tu calidad de vida también durante los meses de verano.