Aumenta el número de compradores compulsivos situándose en torno al 7%

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: SALUD 2.0, XANIT SALUD | Fecha: 27-12-2017

0

compradores compulsivos

Estamos en época de villancicos, encuentros familiares, comidas navideñas y compras, muchas compras. El mes de diciembre se caracteriza especialmente por la compra continua y masiva de productos. Las personas que sufren adicción a las compras tienen en estas fechas un mayor riesgo de incurrir en comprar de forma compulsiva y es más fácil que su conducta pase desapercibida o sea más fácil de justificar durante estas fiestas, pero, ¿cómo podemos reconocer a un comprador compulsivo? Especialistas en psicología del Hospital Vithas Xanit Internacional, nos ofrecen hoy las claves para detectar este trastorno que afecta ya al 7% de la población y que va en aumento año tras año propiciado, sobre todo, por la incidencia de internet en nuestras vidas.

“Las compras compulsivas están relacionadas con el control de impulsos, y se caracterizan por preocupaciones excesivas relacionadas con las compras y por la necesidad irresistible de comprar de forma masiva objetos superfluos, acompañados de sentimientos de ansiedad, irritabilidad o malestar, y consecuencias adversas como el endeudamiento”, explica la Dra. Vanesa Tejón, psicóloga del Hospital Vithas Xanit Internacional. “El problema en sí mismo conduce a realizar estas compras: se pierde el control y se persigue satisfacer lo que se experimenta como una necesidad vital. Tras el alivio momentáneo al realizar la conducta adictiva, la persona experimenta sentimientos de culpabilidad”, añade la especialista.

Según informan los especialistas, la incidencia de personas con este problema sigue en aumento. “La influencia de la publicidad, el aumento del materialismo como indicador de éxito social, e incluso como señal de identidad, y las facilidades que cada vez más tenemos para comprar son factores que favorecen el número de pacientes con este trastorno. En los últimos años, internet se considera un potente elemento de riesgo en el desarrollo de esta patología. Además, en tiempo de rebajas cómo los que vamos a vivir próximamente, el miedo a perder una buena oferta influye directamente sobre el comportamiento, incentivando al comprador a comprar lo antes posible”, matiza la Dra. Tejón.

Es importante saber diagnosticar esta patología para acudir a un especialista que nos ayude a tratar este problema. Algunos signos que pueden indicarnos que estamos ante el trastorno de compras compulsivas son: sentirse triste, deprimido o enojado siendo el ir de compras lo único que nos calma; comprar con frecuencia cosas pocos útiles, arrepintiéndonos después de ello; tener la casa llena de artículos que ni siquiera se han usado; precipitarse a la hora de comprar por no poder controlar los impulsos; recibir críticas por parte de amigos y familiares debido a nuestra afición a comprar; sentir insatisfacción pese a haber comprado muchas cosas con un gasto económico elevado; gasto de dinero sin control que a veces incluso llega a sorprendernos o dedicación preferente del tiempo de libre a la visita de centros comerciales. “Ante cualquiera de estos síntomas de forma continuada y estable en el tiempo debemos acudir a un especialista para que determine el estado de la patología”, explica la psicóloga.

“Sin embargo, existen pautas para no llegar a este punto y que las compras no se conviertan en un problema. Debemos, por ejemplo, planear nuestras compras haciendo una lista de lo que tenemos que comprar y siempre tomando conciencia y reflexionando sobre lo que verdaderamente nos hace falta”, añade la Dra. Tejón. “Destinar un presupuesto específico a las compras también puede ayudarnos a no gastar más de la cuenta, llevar el dinero en efectivo y dejar en casa la tarjeta de crédito puede ayudarnos con esta tarea. Cuando vamos de rebajas es importante comparar los precios con anterioridad para detectar las verdaderas ofertas y esperar unos minutos antes de comprar algo. Evitar comprar por internet bloqueando, si es necesario, toda la publicidad o correo electrónico de promociones y cupones descuento puede ayudarnos también a evitar las compras compulsivas.

Por último, se recomienda evitar comprar cuando estemos tristes; es preferible distraer la mente en otras cosas, realizar alguna actividad física o reunirnos con familiares y amigos, alejándonos de los centros comerciales. Unos sencillos trucos para que ir de compras no se convierta en una obsesión”, matiza la especialista.

 

Escribe un comentario