Asma o tos en el niño

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: PEDIATRÍA, VARIOS | Fecha: 08-02-2018

1

El asma es una enfermedad crónica del aparato respiratorio que se caracteriza por un conjunto de síntomas y la positividad a una serie de pruebas diagnósticas. Dichas pruebas, en general, no se pueden realizar correctamente hasta la edad de 6 o 7 años, por lo que se recomienda la terminología de sibilancias recurrentes por debajo de esa edad o la prueba del óxido nítrico, que puede hacerse desde los 4 años si el paciente es colaborador.

Hoy, el Dr. Carlos Hermoso Torregrosa, Neumólogo Infantil del Hospital Vithas Xanit Internacional, nos responde algunas cuestiones relacionada con esta patología que tiende a complicarse en los meses de más frío.

  • ¿Cómo definir la dificultad respiratoria propia del asma?

La tos y la dificultad respiratoria es lo que define clínicamente al proceso asmático. Suele ser episódica y, en ocasiones, si está demostrada su relación con algún neumoalérgeno, ocurre siempre en la misma época del año.

En niños correctamente controlados, aparecerá en escasas ocasiones a lo largo del año (1 o 2 veces), manifestándose como tos tanto con el ejercicio como en reposo y empeorando habitualmente por las noches.

  • ¿Qué signos deben alertar a los padres?

La tos es el signo fundamental que los padres tienen que detectar para prever el inicio de una crisis asmática. Otros, como la retracción subcostal o el aumento de la frecuencia respiratoria, aparecen cuando el episodio ya está más avanzado.

.         ¿Cómo podemos diagnosticar el asma?

Una de las pruebas más conocidas y usadas para diagnosticar y valorar el grado de control del asma es la espirometría con test de broncodilatación, que ayuda a determinar la función pulmonar. Pero, en ocasiones, el uso de esta técnica no es suficiente para diagnosticar esta patología y en los últimos años ha surgido la prueba de la fracción de óxido nítrico exhalado (FeNOx), que tiene la ventaja de poderse aplicar antes que la espirometría, a partir de los 4 años en determinados pacientes. Esta prueba determina el óxido nítrico exhalado a nivel proximal; es decir, en los bronquios; así como a nivel distal o alveolar.

  • ¿Cómo se trata el asma? ¿Cuáles son los tratamientos más efectivos?

Hay múltiples tratamientos para el asma. Se deben diferenciar dos tipos de tratamientos, los tratamientos enfocados para tratar la crisis aguda y los tratamientos de mantenimiento que se indican para tener un correcto control de la enfermedad asmática; es decir, para tener el menor número posible de crisis.

Los tratamientos más efectivos para la crisis asmática y que están aprobados por todas las guías nacionales e internacionales para el asma son los broncodilatadores β2 adrenérgicos de corta duración, salbutamol y terbutalina, de forma INHALADA, nunca oral.

Además, hay estudios que indican que el añadir al tratamiento con β2 corticoides inhalados como la budesonida aumenta su efectividad al disminuir el componente inflamatorio a nivel bronquial que siempre acompaña a una crisis aguda de asma. Cuando la crisis es grave, estos tratamientos inhalados se acompañarán de corticoides orales.

En cuanto al tratamiento de mantenimiento, también tenemos múltiples opciones como los antagonistas de receptores de leucotrienos (montelukast), corticoides inhalados (budesonida, fluticasona) y de asociaciones de corticoides inhalados con β2 acción larga (formoterol/budesonida, salmeterol/fluticasona) que se indicarán en función de la historia clínica del paciente.

Por otro lado, hay algunas vacunas que están especialmente recomendadas en los pacientes asmáticos, ya que tienen más riesgo de padecer infecciones graves y con mayor riesgo de complicaciones por determinados gérmenes. A este respecto, es fundamental recordar que tanto estos pacientes como sus convivientes deben vacunarse de la gripe anualmente siempre que no exista contraindicación, a ser posible con preparados tetravalentes. Junto a la gripe, también es fundamental la correcta vacunación frente al neumococo.

  • ¿Se puede prevenir el asma?

No. Si un individuo está genéticamente predispuesto a padecer asma, no hay, en estos momentos, manera de prevenirlo.

Lo que sí que se pueden evitar son las exacerbaciones asmáticas y mejorar el control de la enfermedad. Esto se consigue a través de un control y seguimiento personalizado en consulta externa especializada, donde se indicarán las pruebas necesarias y los tratamientos de mantenimiento precisos para cada niño con el fin de que tengan el mayor control de su enfermedad con la menor medicación posible.

Las pruebas a realizar para el diagnóstico de la enfermedad son las pruebas funcionales respiratorias ya comentadas, como la espirometría forzada con test de broncodilatación y la FeNOx, que se deberían realizar en todos los niños, y las pruebas de alergia, indicadas en aquellos niños en los que se sospeche un componente alérgico.

Además, tanto la espirometría como la FeNOx se utilizan para el seguimiento de la enfermedad, teniendo la FeNOx las ventajas de que se puede realizar en niños más pequeños (a partir de 4 años) y de que puede predecir una crisis en los niños en los que aparentemente están bien controlados.

  • ¿Debe el niño asmático variar su estilo de vida? (deportes, juegos,….)

Un niño asmático puede realizar una vida normal. Hay numerosos ejemplos de deportistas de élite que realizan su actividad sin ningún tipo de limitación por el hecho de ser asmáticos.

  • ¿Son los hijos de padres alérgicos más propensos a padecer asma?

Es un tema en discusión hoy día, pero parece ser que niños con antecedentes familiares de primer grado asmáticos o con fuerte componente alérgico son más propensos a padecer asma en un futuro.

Una historia clínica detallada en la consulta especializada nos dará el índice predictivo de asma (IPA), que es una herramienta muy útil para determinar el tipo de tratamiento y seguimiento que se va a llevar con el paciente.

Lo que sí tenemos claro a día de hoy es que un niño menor de 3 años que comienza con episodios bronquiales de repetición y que tiene antecedentes familiares de asma debe de ser vigilado y seguido estrechamente hasta la edad en la que se puedan realizar las pruebas necesarias para diagnosticar un asma.

Dr. Carlos Hermoso Torregrosa (Neumólogo Infantil),

Comentarios (1)

Viagra From Canada Amoxicillin Side Effects Whats In The Medicine Cephalexin cialis without prescription Cephalexin Antibiotic Used For

Escribe un comentario