Chequeos médicos: ¿cuál es el más adecuado para mí?

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in VARIOS | Posted on 21-02-2020

0

Cualquier momento es bueno para revisar y poner a punto nuestra salud. Un chequeo médico es la mejor forma de hacerlo, pero, ¿sabes cuántos tipos de chequeos hay o cual sería el más adecuado para ti? Hoy, la Dra. Raquel Martín, de la Unidad de Chequeos Médicos, nos explica algunos de los aspectos fundamentales de los chequeos medios.

La importancia de realizarse chequeos médicos de forma periódica

La importancia de la realización de un chequeo médico radica en poder detectar en personas asintomáticas factores de riesgo que nos permitan prevenir y/o diagnosticar problemas de salud de forma precoz

Dentro de los chequeos encontramos diversas tipologías que principalmente se diferencia en la amplitud del chequeo y/o en la especialización del mismo.

Por ejemplo, un chequeo básico en Vithas Xanit consta de la realización de una historia clínica detallada así como una exploración física minuciosa, acompañado de la realización de una analítica básica y realización de pruebas radiológicas sencillas como la radiografía de tórax y la ecografía abdominal.

Tipos de chequeos médicos disponibles en Vithas Xanit Internacional

En nuestro hospital disponemos de tres tipos fundamentales de chequeos. Todos ellos constan de la realización de historia clínica, con recogida de factores de riesgo, antecedentes personales y familiares, así como exploración física exhaustiva (incluida tensión arterial, peso, talla, índice de masa corporal, saturación basal de oxígeno). Además, cada uno de ellos consta de distintas pruebas complementarias y valoración por diversas especialidades:

A) Chequeo básico:

– Análisis clínicos: hemograma, coagulación bioquímica con función renal, función hepática glucosa, perfil lipídico, ionograma,  perfil férrico , ácido úrico, hormonas tiroideas, analítica de orina. Sangre oculta en heces.

– Radiología: ecografía abdominal y pélvica. En el caso de mujeres, también incluye mamografía o ecoagrafía de mama

– Cardiológia: electrocardiograma, ecocardiograma y ergometría

– Oftalmología

– Ginecología (mujeres): incluye ecografía y citología

– Urología (varones)

B) Chequeo Premium

  • Análisis clínicos: hemograma, coagulación bioquímica con función renal, función hepática glucosa, perfil lipídico, ionograma,  perfil férrico , ácido úrico, hormonas tiroideas, analítica de orina. Sangre oculta en heces.
  • PSA total y libre (varones)

– Radiología: TAC de tórax, ecografía abdominal y pélvica. En el caso de mujeres también incluye mamografía o ecografía de mama, así como densitometría

  • Cardiología: electrocardiograma, ecocardiograma y ergometría
  • Neumología: espirometría
  • Oftalmología
  • Otorrinolorangilogía: revisión y audiometría

– Ginecología (mujeres): incluye ecografía y citología

– Urología (varones)

C) Chequeo Magnum

  • Análisis clínicos: hemograma, coagulación bioquímica con función renal, función hepática glucosa, perfil lipídico, ionograma,  perfil férrico , ácido úrico, hormonas tiroideas, analítica de orina. Sangre oculta en heces.
  • PSA total y libre (varones)
  • Marcadores tumorales
  • Serología hepatitis B y C.

– Radiología: TC Score cálcico, TAC de tórax, TC abdomen, RM craneal, ecografía de tiroides, eco-doppler de troncos supra-aórticos. En el caso de mujeres, también incluye mamografía o ecoagrafía de mama así como densitometría

  • Cardiología: electrocardiograma, ecocardiograma y ergometría
  • Neumología: espirometría
  • Oftalmología
  • Otorrinolorangilogía: revisión y audiometría

– Ginecología (mujeres): incluye ecografía y citología

  • Urología (varones)
  • Dermatología: cribado cáncer de piel, estudio dermatoscópico digital de lunares.

Pero, ¿Cuál es el más adecuado para mí?

En general, nuestros pacientes pueden elegir entre cualquiera de los distintos chequeos según se adapten a sus deseos y necesidades, si bien algunas recomendaciones generales a la hora de decidirse por alguno de ellos son:

  • Chequeo Básico: está enfocado a paciente jóvenes, asintomáticos, sin antecedentes familiares de especial relevancia ni factores de riesgo cardiovascular.
  • Chequeo Premium: destacar de este chequeo que añade sobre el básico la realización de TC de tórax y espirometría, por tanto, de especial interés en pacientes fumadores.
  • Chequeo Magnum: la realización de este chequeo es especialmente interesante en paciente con antecedentes familiares de enfermedad neoplásica, o que presenten factores de riesgo cardiovascular para el diagnóstico de enfermedad arterioesclerótica silente.

El tiempo de realización del chequeo varía en función del tipo del mismo, oscilando entre 2-3 horas (el chequeo más sencillo) o tener que permanecer en el hospital durante toda la mañana, en el caso de que se realice valoración por diversos especialistas o pruebas radiológicas más complejas.

Todo el proceso se lleva a cabo en nuestro centro hospitalario, visitando diferentes áreas dentro del mismo, fundamentalmente consultas externas y radiología.

En función del tipo de chequeo realizado puede variar el tiempo hasta la obtención definitiva de los resultados. Los resultados del chequeo básico pueden estar disponibles en 48-72 horas, mientras que obtener todos los resultados de un chequeo Magnum nos puede llevar hasta 7 días.

Una vez se encuentren disponibles todos los resultados de las diversas pruebas complementarias, se entregará un informe al paciente que será explicado con detalle en una nueva consulta, por el médico de Medicina Interna que haya coordinado el chequeo.

En caso de que el paciente no pudiera acudir a una nueva consulta, se puede gestionar para hacerle llegar de forma segura y clara dicha información.

Consideraciones generales

Debe acudirse en ayunas para poder llevar a cabo la realización de la analítica de control, además de ser imprescindible para poder realizar pruebas radiológicas que precisen contraste, tales como el TC de abdomen o el TC coronario.

Además, se recomienda el uso de ropa y calzado cómodos, para facilitar la exploración física y la realización de algunas pruebas complementarias tales como la ergometría (prueba de esfuerzo).

Solicita más información sobre que chequeo de salud se ajusta más a tus necesidades. Porque prevenir, siempre es mejor que curar.

Todo lo que necesitas saber sobre la gripe

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in PEDIATRÍA, VARIOS | Posted on 03-02-2020

Etiquetas: , ,

0

 

consejos-información-gripe

La gripe, como todos los años en esta época, ya está aquí. Con la llegada del frío, la circulación de virus respiratorios aumenta entre la población, sobre todo la infantil. De todos los virus, el de la gripe tiene especial relevancia por su elevada frecuencia, el elevado impacto en la salud de los que la padecen y sus familias y sus posibles complicaciones. Hoy hablamos con el Dr. Conejo, Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Vithas Xanit Internacional, y aclaramos algunas de las dudas más frecuentes que pueden surgirnos respecto a esta patología tan común en estos meses.

 

¿Qué es la gripe?

Es una infección producida por el virus de la gripe que afecta todos los años de forma periódica a todo el mundo durante los meses de frío, que varían entre ambos hemisferios.

 

¿Qué es el virus de la gripe?

Es un virus con gran capacidad de mutar que infecta fundamentalmente la vía respiratoria y se transmite de persona a persona a través del aire (tos, estornudos…), las manos u otros objetos que se hayan contaminado con el virus por contacto con las secreciones respiratorias o las manos de los infectados (pomos de puertas, barandillas, juguetes, etc.).

 

¿Cuántos tipos de virus hay?

Existen fundamentalmente 2 tipos de virus que infectan al ser humano: el tipo A y el tipo B. Aunque la proporción de uno y de otro va cambiando en cada temporada, en general el virus más frecuente es el de la gripe A.

Dentro de cada tipo, a su vez, existen muchos subtipos diferentes, ya que es un virus con gran capacidad de mutar y de evolucionar a nuevos virus diferentes. Como es un virus que varía tanto cada año, se hace necesario que la vacunación se repita cada temporada.

Así, el famoso virus de la gripe A(H1N1) que causó la pandemia de 2009 fue una variedad nueva de virus A que surgió ese año y que, desde entonces, ha seguido formando parte de los virus habituales que nos visitan cada temporada.

Es por esto por lo que no hay que alarmarse cuando hablamos de “gripe A”, ya que es el virus más común, aunque a todos nos pueda venir a la memoria la pandemia de 2009.

 

¿A quién afecta la enfermedad?

La gripe es una infección universal, con capacidad para afectar a todo el mundo, aunque mayoritariamente infecta a los niños < 14 años. Este hace que la población pediátrica sea la que más sufre la epidemia de gripe y, además, la principal transmisora de la enfermedad al resto de edades. Además, hasta un 20 % de las hospitalizaciones por gripe grave corresponden también a niños < de 14 años, la gran mayoría de veces en niños previamente sanos.

Sin embargo, la mayoría de los casos graves suceden en personas mayores de 65 años o con algunos factores de riesgo (enfermedades pulmonares, enfermedades cardiacas, etc.).

 

¿Cuáles son los síntomas de la gripe? ¿En qué se diferencia de un catarro normal?

En muchas ocasiones, los síntomas de la gripe y del catarro son indistinguibles, ya que la mayoría de los síndromes gripales son leves en niños.

En general, el síntoma principal de la gripe es la fiebre elevada (> 39º C) de inicio generalmente brusco, que se suele acompañar de dolores musculares y dolor de cabeza. Este cuadro genera gran malestar general y un quebranto importante, que muchas veces es fuente de preocupación por parte de las familias (el niño suele estar muy decaído, sin apetito ni ganas de jugar, etc.). Se suele acompañar de tos, mucosidad, dolor de garganta, congestión nasal y estornudos, aunque en general son de menor intensidad que en el catarro. La mayoría de las veces, los síntomas se resuelven solos en 5-8 días, aunque la tos y el cansancio pueden llegar a durar varias semanas.

Por el contrario, los síntomas del catarro y otras infecciones virales suelen iniciarse de forma progresiva a lo largo de varios días (primero empieza la tos y el moco y luego puedo aparecer la fiebre o el resto de los síntomas), la fiebre suele ser de menor intensidad, aunque también puede ser alta, y suele acompañarse de menor afectación del estado general y menor cefalea. Por el contrario, la clínica predominante será la afectación de la vía respiratoria superior, con mayor mucosidad, congestión nasal y tos más intensa. Por último, la duración de la fiebre suele ser menor en estos casos, de entre 3 y 5 días la mayoría de las veces, aunque el resto de los síntomas (tos, moco…) pueden tardar hasta 2-3 semanas en desaparecer del todo y se suelen solapar unas infecciones con otras.

 

 

¿Cómo se trata la gripe?

Al ser una infección viral, y aunque se dispone de algunos antivirales que podrían usarse en casos muy concretos, no existe tratamiento curativo capaz de acortar la duración de los síntomas que pueda aplicarse a la población general. Tal y como recoge el saber popular, la gripe “dura 7 días sin tratamiento y una semana con tratamiento”.

Lo único que podemos hacer es controlar los síntomas para que el paciente esté lo más cómodo posible mientras dura la infección. Si hay fiebre o malestar, se pueden usar los analgésicos habituales (paracetamol, ibuprofeno), evitando el uso de aspirina o compuestos antigripales que la contengan. También es importante mantener una buena hidratación y evitar otros agentes tóxicos irritantes, como el humo del tabaco. No se recomienda forzar la ingesta de alimentos. Es recomendable el reposo en domicilio, al menos hasta 24 horas después de la desaparición de la fiebre.

En pediatría no se recomienda el uso de fármacos anticatarrales, antitusivos, mucolíticos, compuestos antigripales, anticongestivos, antihistamínicos, vitaminas, etc., ya que no está demostrada su eficacia y se pueden asociar a efectos adversos. Los antibióticos no tienen ningún efecto beneficioso y deben evitarse en ausencia de complicaciones.

 

¿Cuándo se recomienda consulta con el Pediatra?

En la gran mayoría de los casos, la gripe se comporta como una enfermedad leve, de la que finalmente el niño se recuperará sin problemas. No obstante, conviene consultar al pediatra si:

  • La fiebre es muy elevada y persistente.
  • El niño está muy irritable o adormilado.
  • El niño tiene mal aspecto o dificultad para respirar.
  • Si le aparece una erupción en la piel.

 

 

¿Cómo puede prevenirse?

La gripe es muy contagiosa y es imposible evitar por completo la infección en época epidémica. No obstante, algunas medias pueden minimizar el riesgo de infección. Las medidas higiénicas generales, centradas en la correcta higiene de manos, han demostrado disminuir parcialmente la transmisión del virus y son universalmente recomendadas, como también lo son otras medidas como el uso de pañuelos desechables, taparse la boca, con el brazo mejor que con la mano, al toser o estornudar o el uso de mascarillas en determinados ambientes.

La medida más eficaz que tenemos hoy día para evitar los casos graves es la vacuna antigripal. Aunque no tiene una eficacia del 100 % (ninguna vacuna la tiene), sí se ha mostrado útil en evitar hasta un 60 % de los casos graves, dependiendo del grado de concordancia entre los virus incluidos en vacuna de cada año y los virus que finalmente circulan en cada temporada.

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunación antigripal en los siguientes casos:

  • Grupos de riesgo: niños a partir de los 6 meses de edad y adolescentes en determinadas situaciones o con enfermedades de base (diabetes, asma, etc.).
  • Niños sanos a partir de los 6 meses de edad, adolescentes y adultos sanos que convivan con pacientes de riesgo.
  • Miembros del entorno familiar cuando existan lactantes menores de 6 meses de edad con factores de riesgo, ya que estos no pueden recibir la vacuna antigripal.
  • Embarazadas, independientemente de las semanas de gestación.
  • Todos los profesionales sanitarios.

También puede valorarse la vacunación de niños sin factores de riesgo (vacunación universal), como se realiza en muchos países desarrollados (Reino Unido, EE. UU., Australia, etc.).

 

Pero también deben vacunarse:

  • Las personas mayores de 65 años o las de cualquier edad que tenga problemas de salud de larga duración.

 

¿Quién no debe ser vacunado?

  • Las personas que hayan tenido una reacción alérgica grave a una vacunación anterior con alguna vacuna de la gripe.
  • Los niños menores de 6 meses.
  • Si se tiene una enfermedad aguda con fiebre alta debe esperarse hasta que esta situación remita.