Enfermedades oculares en verano, ¿proteges tus ojos lo suficiente?

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in OFTALMOLOGÍA | Posted on 13-08-2019

0

Crema solar, sombreros y gorros, sombrilla, hidratación… Son medidas que tomamos para proteger la piel del sol, pero, ¿sabías que nuestros ojos también necesitan protección del sol en esta época? En verano nuestros ojos están más expuestos a lesiones, ya que, en estos meses, solemos pasar más tiempo al aire libre. Esto hace que las disfunciones oculares y los problemas de visión aumentan un 25% en comparación con el resto del año. Hoy, el Dr. Cilveti, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Vithas Xanit Internacional, nos habla de las patologías oculares en verano.

 

¿Qué factores influyen a la hora de desarrollar una lesión ocular?

Ya sea en playa, piscina o montaña, la exposición al sol y al agua, son dos de las causas principales por las que podemos desarrollar patologías oculares.

La excesiva exposición al sol en los meses estivales es sumamente negativa para nuestros ojos, y en especial para los niños. Además del daño superficial en la córnea, los rayos ultravioletas se asocian a la aparición precoz de cataratas, lesiones retinianas como la DMAE y una mayor incidencia de tumores pigmentarios como el melanoma ocular.

También influyen otros factores irritantes como el aire acondicionado, el calor y los ambientes secos. Estos condicionantes provocan que las lágrimas se evaporen, originando sequedad ocular.

En general, a causa de estos factores, las enfermedades oculares más comunes que podemos desarrollar en verano son conjuntivitis, erosiones corneales, queratitis punteadas y síndrome del ojo seco, entre otras.

 

¿Qué serie de medidas podemos tomar para prevenir estas patologías?

Lo primero, y más importante, es usar el sentido común. Debemos proteger al máximo nuestros ojos: no bañarse en aguas sucias, usar gafas de sol y lágrimas artificiales, son solo algunos consejos básicos.

  • Bajo el sol, es necesario el uso de gafas de sol homologadas con filtros UV, y si queremos extremar la precaución, debemos usar también protección para la cabeza, como un gorro o sombrero.
  • En el agua, debemos evitar bañarnos en aguas sucias o contaminadas y tendremos cuidado con el cloro de las piscinas. Podemos usar gafas de bucear para evitar el contacto del agua con nuestro ojo. Por supuesto, no se debe utilizar maquillaje si vamos a bañarnos y no hay que frotarse ni tocarse los ojos. Tampoco se debe usar lentillas si nos bañamos.
  • Si estamos en una estancia con aire acondicionado y notamos sequedad ocular, la mejor solución es el uso de lágrimas artificiales para hidratar los ojos.

 

¿Cuándo debemos acudir a un oftalmólogo?

Las personas que ya sufren de ojo seco, o con enfermedades de la córnea y la conjuntiva, deben tener especial cuidado. También son más vulnerables a sufrir algún tipo de lesión aquellas personas que usan lentillas.

Si notamos síntomas que nos pueda crear algún tipo de alarma como enrojecimiento, secreción o visión borrosa, y estos empeoran o persisten más de 24 horas, debemos consultar a un oftalmólogo.

 

Y recuerda: en verano, protege tus ojos como proteges tu piel.

Uso de lentillas en verano

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in OFTALMOLOGÍA | Posted on 02-08-2019

0

El verano es la época perfecta para disfrutar con los amigos y la familia de infinidad de planes. Ir a la playa, a la piscina, pasear en moto, hacer ejercicio al aire libre o realizar snorkel son oportunidades especiales para disfrutarlas al máximo pero, a veces, la población que usa gafas se encuentra con ese incómodo inconveniente.

Muchos de ellos eligen esta época del año para estrenarse o incluso repetir en la compra de lentillas. Los hay también que las llevan durante todo el año, pero suele ser en verano cuando más abusan de ellas.

Tanto los novatos como los veteranos deben tener en cuenta que la correcta higiene de las manos y de las lentillas es fundamental para evitar contraer alguna enfermedad. La más corriente es la conjuntivitis, que se presenta como un fuerte picor de ojos acompañado de enrojecimiento ocular. En caso de sentir alguno de estos síntomas evitaremos en todo momento frotarnos agresivamente el ojo.

Sería conveniente tener siempre a mano lágrimas artificiales para aliviar la molestia. Si persiste el picor, el procedimiento sería retirar las lentillas y acudir al médico para evitar un problema mayor. Además, el uso frecuente de lágrimas artificiales evitará que el ambiente caluroso reseque los ojos. Es preciso consultar previamente con un especialista la marca del producto, ya que no todas las lágrimas son compatibles con las lentillas.

En cualquier caso, para evitar situaciones incómodas, se recomienda no utilizarlas durante más de 8 horas seguidas, ni tomar el sol con ellas puestas (salvo que nos protejamos con gafas de sol con un filtro ultravioleta muy alto).

Para conservarlas, es necesario hacerlo siempre en su estuche específico y con el líquido apropiado. Bajo ningún concepto se deberá humedecer la lente con agua del grifo, saliva o cualquier producto que no sea el indicado por un especialista.

En caso de contacto con el cloro de la piscina o la arena de la playa, se deberán retirar las lentillas de inmediato para evitar infecciones y limpiar los ojos con suero fisiológico.

Frente a la decisión de comprar lentillas diarias o mensuales, cabe destacar que las diarias tendrán menos posibilidad de contaminarse al ser de un solo uso. No obstante, si se mantiene una correcta higiene y conservación de estas, las mensuales pueden llegar a ser igual de aconsejables.

No se deberá abusar de las lentes de contacto ni olvidar, que por muy cómodas que sean a la hora de hacer planes, lo más saludable para los ojos es dejarlos respirar y protegerlos del sol.