Hígado graso no alcohólico

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in VARIOS, XANIT SALUD | Posted on 20-09-2018

1

El hígado graso se produce cuando existe una acumulación en el interior de sus células de pequeñas gotitas que contienen diferentes tipos de grasas (ácidos grasos y triglicéridos fundamentalmente). Es una patología muy frecuente en países occidentales como España, en los que llega a afectar a un 25 % de la población.

Puede producirse tras la toma de determinados fármacos, en personas que consumen cantidades significativas de alcohol (entonces le llamamos hígado graso o esteatosis alcohólica), pero también en personas que no consumen fármacos ni cantidades importantes de alcohol. En estos casos es cuando utilizamos el término HIGADO GRASO O ESTEATOSIS NO ALCOHÓLICA.

 

Las causas son múltiples

Aunque la predisposición genética es una de las causas de esta patología no es la única, ya que, además, inciden otros factores, entre los que podemos destacar el sobrepeso y la obesidad, que afecta fundamentalmente al aumento del perímetro abdominal. Es una patología que también se desarrolla muy especialmente en pacientes diabéticos (en estos casos puede afectar a más de la mitad de los casos), y en pacientes con aumento de grasas como el colesterol y triglicéridos en sangre. Cuando coinciden todos estos factores decimos que el paciente tiene un síndrome metabólico. En estos casos, se producen una serie de alteraciones en algunas de las proteínas que regulan la formación y eliminación de las grasas en el interior de la célula del hígado que hace que la grasa se acumule en el interior de pequeñas vacuolas o gotas de grasa. Éstas progresivamente aumentan de tamaño  hasta provocar la rotura de la célula hepática, que es lo que motiva que estos pacientes tengan frecuentemente alteradas las “transaminasas del hígado” (unas enzimas que se encuentran en el interior de la célula hepática y que pasan a la sangre, elevando sus valores, cuando se produce la rotura del hepatocito). Frecuentemente éste es el único signo de la enfermedad, ya que el paciente no suele presentar síntomas o éstos son muy leves.

 

Los riesgos

La mayoría de los pacientes con hígado graso no alcohólico presentan poca inflamación hepática y la probabilidad de lesiones severas a largo plazo en el hígado o complicaciones en su funcionamiento es baja. Pero en un 20 % de los casos el daño que provoca en el hígado sí es significativo, pudiendo llegar a desarrollar cirrosis en estos pacientes, y con ello un aumento de riesgo de fallo hepático o complicaciones como tumores hepáticos. Pero ésta no es la única complicación del hígado graso. Se sabe que la presencia de esteatosis hepática significativa es también un marcador indirecto de riesgo cardiovascular, teniendo estos pacientes una mayor incidencia de complicaciones cardiacas y vasculares. Asimismo, la incidencia de otros tumores fuera del hígado también es mayor entre pacientes con hígado graso no alcohólico.

 

El diagnóstico

Diagnosticar esta patología es un reto en el estudio de pacientes con sospecha de enfermedad hepática. El estudio de estos pacientes obliga a descartar la existencia de otras patologías del hígado coincidentes, como hepatitis o abuso de alcohol así como otras que pudieran empeorar el pronóstico de los pacientes. Es importante también intentar identificar aquellos casos con hígado graso que tienen más inflamación y, por tanto, más probabilidad de presentar complicaciones en el futuro. Su detección permite una vigilancia especial para este subgrupo de alto riesgo, así como la puesta en marcha de un plan terapéutico basado en la combinación de dieta y ejercicio físico para reducir el sobrepeso y la resistencia insulínica que suelen presentar los pacientes, y también el uso de algunos fármacos que, en determinadas circunstancias, también pueden ayudar al control y mejora de la enfermedad y sus comorbilidades asociadas.

Dolor de espalda en el trabajo y el cole

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in VARIOS | Posted on 06-09-2018

0

Existen algunos dolores que a todos nos son muy familiares. Uno de ellos es el dolor de espalda. Esta patología es, por diversas razones, una de las consultas más frecuentes tanto de grandes como pequeños, pero, ¿a qué se debe? Ahora que se acerca la vuelta al cole y al trabajo ¿qué recomendaciones nos pueden ayudar a superar y aliviar estos molestos dolores?

El Dr. Antonio Narváez, Jefe del Servicio de Traumatología del Hospital Vithas Xanit Internacional de Benalmádena nos cuenta por qué nos duele la espalda, ofreciéndonos, además, algunos consejos para solucionarlo.

El dolor de espalda es muy frecuente en la población en general y se debe en gran medida a malos hábitos posturales en una columna con musculatura poco entrenada.

Podemos diferenciarlo por edades, en los niños puede deberse a problemas de escoliosis o pequeñas fracturas en algunas partes de las vértebras. En edad media, fundamentalmente pueden deberse a discos intervertebrales patológicos que pueden desencadenar hernias discales y en edad más avanzada, suelen deberse a problemas discales por deshidratación, que producen compresiones nerviosas e inestabilidades en la columna. Dolor cervical, lumbar… En casi todos los casos, suele haber un denominador común, y es que están relacionados con patologías discales en cuanto a su origen.

Recomendaciones para la vuelta al cole… y al trabajo

Los más peques cuando presentan dolor de espalda a menudo en el colegio, la recomendación principal es tener buenas posturas estudiando, evitar cargas pesadas sobre la espalda y realizar ejercicio físico.

Para los adultos, en el trabajo, las recomendaciones son similares, fundamentalmente la higiene postural y el mantenimiento de una musculatura entrenada.

Además, en la columna se manifiestan a veces problemas de estrés que agravan la patología existente. Podemos asimilarlo a “presión en la boca del estómago”, “nudo en la garganta” etc.

Si analizamos la postura, la más correcta es sentado con la espalda erguida, evitando la flexión. Para ello nos podemos ayudar de un respaldo adecuado en las sillas o de sillones ergonómicos.

Debemos evitar, siempre que sea posible, la carga de mucho peso. Nuestra columna no está diseñada para soportar cargas pesadas. Usar sistemas alternativos que soporten el peso para que no lo hagan nuestras vértebras y discos, nos puede ayudar a mantener la salud de nuestra espalda.

El deporte bien practicado también puede ayudarnos a prevenir los dolores de espalda, pues la musculatura entrenada, estabiliza la columna. Hay que realizar el deporte de una forma controlada por un buen profesional y evitar cargas pesadas sin estar entrenado y supervisado.

Así ya conocemos un poco más las recomendaciones de los especialistas para prevenir y solucionar el dolor de espalda, si aún así, tenemos fuertes dolores, lo más adecuado es mantener un reposo relativo y acudir al médico.