El marcapasos: Tecnología para cuidar nuestro corazón

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in CARDIOLOGÍA CON CORAZÓN | Posted on 20-09-2017

0

Marcapasos Xanit

Un marcapasos artificial es un dispositivo electrónico diseñado para producir impulsos eléctricos con el objeto de estimular el corazón cuando falla la estimulación fisiológica o normal. Estos impulsos, una vez generados, necesitan de un cable conductor que se interponga entre ellos para alcanzar su objetivo. De esta forma, un sistema de estimulación cardiaca consta de un generador de impulsos eléctricos y de un cable.

Después de largos años en la mejora de la técnica, los marcapasos han llegado a ser sistemas seguros y fiables. Un marcapasos moderno tiene una vida estimada media entre 9 y 10 años. Posteriormente, requiere de un mantenimiento, como podría ser el de cualquier otro dispositivo electrónico.

El Dr. Gómez Doblas, responsable del Área del Corazón de Vithas Xanit nos explica algunas preguntas frecuentes sobre la instalación, vida útil y consejos de esta tecnología que ha conseguido alargar y salvar millones de vidas desde su invención.

Los marcapasos se implantan de forma general en pacientes que tienen las pulsaciones muy bajas por una alteración del sistema eléctrico del corazón. Especialmente cuando esas pulsaciones se relacionan con síntomas no achacables a otros motivos y además no existe la capacidad de aumentar las pulsaciones con el ejercicio.

¿Cómo se implanta el marcapasos?

La intervención para implantar el marcapasos es muy sencilla. Se trata del implante de un cable que se lleva hasta la punta del corazón desde la pared torácica con una punción y una batería de pequeño tamaño que se deja por debajo de la piel a nivel pectoral. Se realiza con anestesia local siendo un procedimiento de escaso tiempo de duración y con un bajo índice de complicaciones.

Este es un procedimiento sencillo de realizar. Al realizarse con anestesia local y sin necesidad de una prolongada intervención el riesgo es bajo. Se puede implantar en pacientes muy mayores y de hecho la mayoría de los pacientes lo son, ya que con la edad avanzada, el sistema eléctrico del corazón degenera y es donde más frecuentemente encontramos estos problemas.

Ya colocado el marcapasos ¿cómo afecta a la vida de los pacientes?

 El implante de un marcapasos afecta muy poco en la vida de los pacientes. Cuando se lleva un marcapasos solo debemos tener la precaución de no pasar por los arcos magnéticos de seguridad como los instalados en los aeropuertos y el segundo inconveniente es que el portador de un marcapasos no puede realizarse una resonancia magnética. Aunque ya tenemos disponibles modelos de marcapasos compatibles con estas pruebas diagnósticas.

No existe ningún tipo de riesgo o restricción con los arcos magnéticos de los comercios ni con los móviles o los microondas, por citar algunos de los dispositivos por los que más suelen consultar los pacientes. 

Revisiones y mantenimiento de un marcapasos

Como hemos comentado al principio, los primeros marcapasos tenían una duración limitada pero la tecnología actual permite que las baterías de los marcapasos duren una media de 9 a 10 años. Recordemos que cuando la batería se agota, solo tenemos que quitar el generador o la batería del marcapasos, pero no es necesario recambiar el cable que está dentro del corazón. Es en realidad como cambiar una pila.

Las revisiones de un marcapasos son anuales salvo al inicio, donde se recomienda una revisión precoz para asegurarnos que todo funciona bien y cuando el marcapasos empieza a agotarse, momento en el cual se harán visitas cada 6 meses hasta que se decide su recambio

Estas revisiones se realizan con un ordenador, con una extensión que se coloca sobre la piel donde está el marcapasos. Con esa sencilla maniobra podemos conocer su programación, su funcionamiento, su batería, etc… Actualmente además este proceso incluso puede hacerse desde casa, si el marcapasos dispone de esta capacidad. La mayoría de los marcapasos ya disponen de esta tecnología. Al paciente se le aporta un dispositivo que coloca junto a su teléfono. El marcapasos se conecta a través de ese dispositivo con el ordenador donde podemos conocer todos los parámetros de funcionamiento del marcapasos.

¿Cómo reaccionar si te pica una abeja o una avispa?

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in Alergias | Posted on 07-09-2017

0

que hacer picadura avispa abeja

En septiembre, todavía el calor nos acompaña en muchas ocasiones. Al salir al aire libre, o disfrutar de nuestros últimos días de piscina, siempre están acechando. Se trata de las avispas, que pican tanto a mayores como niños, ya que no hay ningún segmento de población que pueda estar a salvo de su picadura. En algunos casos estas picaduras no pasan de un simple escozor, sin embargo en ocasiones, este suceso puede incluso llegar a provocar la muerte.

La Dra. Clara Isabel Pérez Padilla, del Servicio de Alergología de nuestro hospital, nos explica las indicaciones más importantes para saber cómo actuar ante la posible picadura tanto de una abeja como de una avispa, y la diferencia entre padecer alergia o no a estos insectos.

En primer lugar es importante distinguir los dos insectos más comunes de los cuáles sufrimos picotazos: Las avispas y las abejas. Las abejas están más localizadas en zonas florales, pero las avispas están en todos los sitios, y hacen sus avisperos en cualquier lugar, por lo que pueden aparecer dónde menos lo esperamos. Es mucho más fácil que nos pique una avispa, porque están en las piscinas, en los jardines, en el campo, en la playa, mientras que una abeja, además de ser más difícil de encontrar, cuando pica, pierde su aguijón y muere, una avispa, no. Por otro lado, las avispas se muestran más agresivas y se molestan más fácilmente. El mosquito por ejemplo, otro insecto muy molesto, sobre todo en verano, no suele producir alergia salvo la reacción local de la picadura.

Es importante tomar conciencia del peligro que pueden suponer las avispas. No obstante hay que tener claro que la picadura de una avispa sólo es muy grave, en el caso de que la persona sea alérgica a su picadura, sino simplemente provocará picazón, escozor, etc., reacciones que no son agradables, y que son producto de la reacción cutánea que provoca la picadura, pero no tendrá mayores consecuencias.

¿Qué ocurre si me pica una abeja o avispa?

Ante la picadura de alguno de estos insectos, lo normal es tener simplemente una reacción local en la zona de la picadura que se manifiesta en un poco de hinchazón, dolor y/o escozor. En este caso, lo mejor es poner algo frío, hielo o similar.

Cuando alguien sufre una picadura de abeja o avispa, se producen reacciones de inflamación en la zona de la picadura, reacciones que llamamos reacciones locales. Estas reacciones de enrojecimiento, hinchazón y dolor son normales. Pueden ser muy grandes, y extenderse varios centímetros alrededor de la picadura. El que las reacciones sean más o menos grandes depende sobre todo de la constitución individual de cada persona. A pesar de lo molestas y dolorosas que pueden ser, no son peligrosas para la vida.

Pero, ¿Qué pasa si me pica una abeja o avispa y tengo alergia?

Cuando una persona es alérgica, la cosa cambia, porque se producirán síntomas sistémicos que pueden ser muy graves, e incluso mortales. Si la picadura se produce en un brazo, por ejemplo puede aparecer una urticaria generalizada, ronchas por diferentes zonas del cuerpo, falta de aire y dificultad para respirar, estornudos, tos reiterativa, puede haber una bajada de tensión, náuseas, etc. Cuando una persona experimenta ya síntomas de este tipo, el paciente debe de acudir a un médico lo antes posible, para que se le inyecte adrenalina. Estas reacciones aparecen tras un corto periodo de tiempo, generalmente antes de 20-30 minutos desde la picadura.

A las personas que tienen alergia de este tipo, y ya han sido diagnosticadas, se les recomienda que tengan un dispensador de adrenalina autoinyectable a mano, por si se produjera una situación de este tipo, al menos los primeros años, hasta que reciban su correspondiente tratamiento. Es de muy fácil utilización, ya que permite incluso el poder aplicarlo con la ropa puesta, y puede salvar una vida. Lo ideal es aplicar esta adrenalina e ir a urgencias a un centro hospitalario, donde se valore su situación por parte de los especialistas.

Es importante, para no generar desconcierto, que la ciudadanía tenga claro que para ser alérgico a cualquier cosa, incluida la picadura de una avispa, en primer lugar hay que haber tenido contacto con el alérgeno, por lo que la primera vez que pica una avispa a cualquier persona, raramente va a producir un hecho tan grave como la muerte, porque aún no se ha desarrollado esa alergia. Cuando pican por primera vez, es cuando se pueden desarrollar esos anticuerpos frente al alérgeno. Para la tranquilidad de todo el mundo y en particular de las madres, para tener alergia a la picadura de una avispa, ésta ha debido de picar varias veces a la misma persona.

Medidas de control generales para evitar picaduras de avispas y abejas

El tratamiento a largo plazo de la verdadera alergia a picaduras de abeja o avispa es la inmunoterapia o vacuna de la alergia. Esta vacunación es la más eficaz entre todas las vacunaciones para la alergia. Con las vacunaciones se consigue tolerancia frente al veneno del insecto, de manera que la persona con alergia reacciona igual que las personas que nunca han padecido alergia. Hasta que se consigue este efecto, el alérgico debe seguir con el resto de precauciones. El especialista decidirá en cada paciente si está indicado o no el vacunarse, durante cuánto tiempo, y cuándo se debe interrumpir.