El cloro y tus ojos

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in OFTALMOLOGÍA, VARIOS | Posted on 24-08-2017

0

tus ojos y el cloro

Hay pocos lugares en los que estar mejor que en una piscina en verano. Las altas temperaturas, y las vacaciones, nos animan a pasar más tiempo en remojo para lidiar el calor y refrescar nuestros cuerpos. Pero no todo son factores positivos en la piscina, uno de sus inconvenientes, es el tratamiento que reciben para lucir perfectas durante todo el verano. Hablamos del cloro, un potente desinfectante que limpia nuestras piscinas pero que afecta a nuestros ojos, ¿Cómo? Nos lo cuenta el Dr. Cilveti, Jefe del Servicio de Oftalmología de nuestro hospital.

El cloro añadido al agua de las piscinas elimina los gérmenes que la contaminan. Su función como desinfectante la consigue mezclándose con el agua y dando origen a ácido clorhídrico y ácido hipocloroso, siendo este último el que tiene la capacidad desinfectante, porque oxida la pared de las bacterias, destruyéndolas.

La mezcla del ácido hipocloroso con productos que contienen nitrógeno, como el sudor y la orina, y  que frecuentemente se vierten en las piscinas, o incluso otros productos químicos como los procedentes de desodorantes, cremas, etc. originan Cloraminas, sin capacidad desinfectante y sí altamente irritantes para los ojos e incluso la piel.

Por tanto el principal irritante para los ojos presente en las piscinas son las cloraminas, tanto más frecuentes cuanto menos cuidadosos sean los usuarios de la piscina. También hay que tener en cuenta que si la cantidad de cloro es excesiva la concentración de ácido hipocloroso y de ácido clorhídrico será alta y, por tanto, el pH excesivamente ácido, lo que también puede ser origen de irritación y enrojecimiento.

Por otro lado, si las concentraciones de cloro son bajas aumentará la contaminación bacteriana del agua, y esto también puede ocasiones problemas en los ojos, siendo, por ejemplo, responsable de la conjuntivitis de origen infeccioso y, por tanto, de enrojecimiento e irritación conjuntival.

¿Cómo puedo entonces proteger mis ojos en las piscinas?

La mejor protección es que la piscina esté en las mejores condiciones de cloración y no haya productos en la piscina capaces de dar origen a cloraminas. Para ello es esencial una ducha adecuada antes de entrar y salir de la piscina. Si se va a bucear o nadar bajo el agua debemos hacerlo con gafas de bucear.

No deben usarse lentes de contacto en la piscina, porque aumenta el riesgo de tener infecciones corneales graves. Se recomienda también, después de salir de la piscina, el uso de lágrimas artificiales, ya que tienen un efecto de lavado de la superficie ocular.

Las conjuntivitis de las piscinas pueden afectar tanto a niños como adultos, sin embargo son más frecuentes en niños porque, normalmente, son menos cuidadosos. Además los niños están más predispuestos a determinadas patologías infecciosas oculares que pueden contraerse en las piscinas.

A la hora de aliviar la irritación es necesario no caer en el peligro de la automedicación y confundir una conjuntivitis irritativa con una de origen infeccioso, porque esta segunda  requerirá ser valorada por un médico y el uso de medidas terapéuticas específicas. Para diferenciar una de otra es muy importante que haya o no secreción y las características de ésta. Si la irritación y el enrojecimiento se acompañan de secreción (legañas) y ésta es amarillenta o verdosa debemos pedir ayuda al médico.

Si simplemente hay enrojecimiento, escozor y, en todo caso, lagrimeo, puede tratarse con lagrimar artificiales frías y extremar las medidas higiénicas.

Enfermedades causadas por el cloro, síntomas y consejos para evitarlas

  • Con mucha frecuencia conjuntivitis irritativas inespecíficas que son las que origina el cloro y especialmente sus productos derivados, como hemos comentado anteriormente.
  • Conjuntivitis bacterianas en las que predomina la presencia de secreción espesa y de aspecto sucio.
  • Conjuntivitis víricas con enrojecimiento muy intenso y secreción de aspecto variable.
  • Conjuntivitis de tipo alérgico, menos frecuentes en este caso.
  • Con mucha menos frecuencia pueden aparecer queratitis, en raras ocasiones producidas por protozoos, como la ameba, que pueden ser de extraordinaria gravedad para la visión. Afortunadamente esto es muy infrecuente en nuestro medio, pero debe pensarse en ello si el paciente es portador de lentes de contacto y se ha bañado en países muy cálidos o tropicales, especialmente en lugares naturales de agua dulce y, por tanto, no clorados.

Los principales síntomas suelen ser enrojecimiento, escozor, picor, sensación de cuerpo extraño y fotofobia. Puede haber secreción de diferentes tipos y amanecer con los ojos pegados. En general en la mayoría de los casos solo se produce enrojecimiento leve. Siempre que los síntomas sean algo más que enrojecimiento, debería consultarse con un médico. Deben ser síntomas de alarma el dolor y/o cualquier alteración de la visión

La mayor recomendación para evitar dañar nuestra salud visual es el sentido común. No debemos exponer nuestros ojos a aguas de piscinas excesivamente cloradas, turbias o claramente sucias. En los baños en el mar debemos evitar las zonas donde exista suciedad flotando y tener cuidado con las aguas dulces estancadas o con poca renovación. Ante cualquier duda es preferible no bañarse o hacerlo con gafas de natación. Es recomendable una buena ducha tras el baño para eliminar bien los restos de agua de la piscina de las pestañas y parpados.

Un aspecto esencial en verano, aunque se aparte del tema que estamos tratando, es que debemos abusar del uso de gafas de sol para protegernos de la radiación solar, que no debemos olvidar que es muy perniciosa. En esta protección solar no hay que olvidar a los niños, que también deben usar gafas de sol adecuadas. No debe olvidarse que el daño solar de la retina, al igual que el de la piel, lo vamos a sufrir en la infancia y lo vamos a arrastrar toda nuestra vida incrementándolo con cada exposición solar. A nivel del sistema visual es un factor importante para padecer DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad), enfermedad cada día más frecuente.

Disfrutar en la piscina con la mayor seguridad para nuestro cuerpo está a nuestro alcance, simplemente debemos seguir estas recomendaciones y no olvidarnos de acudir a nuestro especialista en el caso de que nuestros ojos se hayan resentido tras una jornada en la piscina.

Hábitos de una correcta alimentación en verano

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in Nutrición | Posted on 10-08-2017

72

nutricion en verano

El verano es tiempo de vacaciones, de disfrutar del sol, de la playa y del tiempo libre. Esto hace que tengamos más eventos sociales y un sinfín de variables que suponen un cambio en nuestros hábitos alimentarios, dado que nuestra rutina se ve alterada por cambios en el horario, en las temperaturas y hasta en nuestros comportamientos.

Nuestro sistema digestivo se ve alterado también por todos estos cambios, ya que comemos con mucha mayor frecuencia fuera de casa, en bares y restaurantes, y tomamos alimentos a los que normalmente no estamos habituados.

Hoy nuestro dietista, Rafael Estrada, nos explica algunos hábitos que debemos realizar para que nuestro sistema digestivo no se resienta en vacaciones y podamos disfrutar de un verano pleno.

Es fundamental tener especial cuidado en esta época del año con ciertos alimentos, para no bajar la guardia y perder calidad alimenticia, evitando así posibles patologías que afecten a nuestro organismo (gastroenteritis, resfriados, … ). No debemos olvidarnos de realizar actividad física a primera o última hora del día, esto nos ayudará a mantenernos en forma también durante estos meses.

Para mantener unos correctos hábitos en verano, es recomendable no comer ciertos productos, como por ejemplo los alimentos ultra procesados. También es importante cuidar el lugar donde comemos y elegir bien los alimentos que vamos a tomar, así como el lugar donde los adquirimos. Todos deben ser sitios de confianza. Y es muy importante también evitar el alcohol e hidratar nuestro organismo diariamente, ya que hidratar nuestro cuerpo hará que éste funcione de forma correcta. La mejor opción siempre será el agua mineral.

Los hábitos más recomendables son variar en frutas y verduras de temporada, no abusar de la carne roja y sus derivados. Desde la Unidad de Nutrición de Vithas Xanit Internacional, defendemos la teoría nutricional de la variedad y productos frescos, volver a la cocina tradicional y mediterránea disfrutando de los platos más frescos y saludables (salmorejo, ajoblanco, …). No debemos caer en el error de comer de más, debemos comer cuando tengamos hambre, sin abusar de la cantidad de comida.

Precauciones y errores más frecuentes

Realizar una buena actividad física diaria, un buen descanso y evitar alimentos derivados del huevo o productos lácteos sin pasteurizar son algunas de las soluciones más efectivas para evitar los problemas digestivos en verano.

La relajación total o el descuido por vacaciones son algunos de los errores más comunes, que estemos de vacaciones o relajados, no significa que debamos comer lo que queramos y cuando queramos, debemos optar siempre por la mejor versión de alimentos saludables y poco procesados.

En definitiva, para mantener unos correctos hábitos alimenticios en verano, debemos comer variado y sin excesos. Productos de temporada y lo menos procesado posible. Salir a comer fuera, pero elegir muy bien dónde vamos y qué comemos. ¡Tu salud digestiva te lo agradecerá!