Descubriendo la EPOC

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in NEUMOLOGÍA | Posted on 18-11-2015

2

Día EPOC

Hoy nos acercamos a la EPOC, una patología que se caracteriza por la limitación crónica del flujo de aire en los pulmones y que está causada principalmente por el humo del tabaco. El Dr. Gustavo A De Luiz, Jefe de Servicio del Área de Neumología, nos descubre las principales claves de la enfermedad.

¿En qué consiste la EPOC?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una limitación crónica al flujo aéreo poco reversible y cuyo principal responsable es el humo del tabaco. Uno de los principales problemas de esta patología es que, a día de hoy, sigue siendo una enfermedad poco diagnosticada y provoca diferentes síntomas que limitan la calidad de vida del paciente, favoreciendo, además, la complicación de otras patologías como la diabetes, patología cardiaca, insuficiencia renal, etc.

La prevalencia actual de la EPOC en España se encuentra en torno al 10% en la población de entre 40 a 80 años. Aunque tiene una mayor incidencia en hombres,  esta patología está aumentando también entre la población femenina, debido, sobre todo, a la incorporación de la mujer al hábito tabáquico. Además, el envejecimiento de la población hace prever un aumento de esta enfermedad en los últimos años.

 ¿Cuáles son sus causas?

La causa principal de esta enfermedad es el tabaco, llegando un 90% de los casos diagnosticados a ser consecuencia de éste, aunque no es la única. Respirar determinados humos o algunos factores genéticos pueden favorecer, o incluso causar, la EPOC. Los fumadores pasivos también corren ciertos riesgos, ya que el humo que se inhala se produce por combustión, sin pasar por el filtro, por lo que contiene un porcentaje más alto de sustancias perjudiciales.

 ¿Cuáles son los síntomas?

La tos suele ser el síntoma inicial más frecuente y el ahogo el más importante. En la fase de inicio de la enfermedad el paciente puede no tener síntomas relacionados aunque, a medida que la enfermedad avanza, percibirá un aumento considerable de tos, mayor expectoración y más sensación de ahogo.

Con el paso del tiempo el ahogo o disnea irán incrementando progresivamente hasta producir un empeoramiento en la calidad de vida del paciente. La disnea suele ser el síntoma que más afecta en su vida diaria.

¿Cómo se detecta y diagnostica?

Un 40% de las personas con posibles síntomas no ha consultado a su médico y esto dificulta su diagnóstico y correcto tratamiento. Los síntomas, como la tos, suelen achacarse únicamente al hábito tabáquico por lo que muchos pacientes no consultan a su médico hasta que comienzan a sentir disnea y ven disminuida su calidad de vida.

El diagnóstico de la EPOC se realiza fundamentalmente con la realización de un espirometría forzada, que pone de manifiesto la obstrucción crónica al flujo aéreo no reversible a la que hacemos referencia en la definición de la enfermedad. La espirometría forzada es aquella en que, a través de un espirómetro, tras una inspiración máxima, se le pide al paciente que realice una espiración de todo el aire en el menor tiempo posible. Con esta prueba podemos medir los valores del flujo y volúmenes pulmonares y compararlos con los que el paciente debería tener teóricamente para su edad, talla y peso.

¿Existe algún tratamiento para esta enfermedad?

La EPOC es una enfermedad que actualmente no se puede curar pero que puede prevenirse y tratarse eficazmente. El tratamiento va a depender del estadio en el que se encuentra la enfermedad del paciente. El uso de fármacos, la rehabilitación pulmonar o la cirugía de reducción de volumen también mejoran los síntomas y, por lo tanto, la calidad de vida del paciente. Además existen medidas preventivas, como la vacunación, que han conseguido disminuir las exacerbaciones del paciente con EPOC.

Pero, ante todo, la mejor manera de evitar la enfermedad es prevenirla y no hay mejor prevención que la deshabituación tabáquica. Si se elimina el tabaco, se elimina el principal factor etiológico de la enfermedad.

Consejos para aquellos que sufren EPOC:

  • Evitar el tabaco y ambientes contaminados.
  • Cuidar la alimentación e intentar hacer ejercicio regularmente para mantenerse sano.
  • Conocer adecuadamente la medicación y reconocer las exacerbaciones para un correcto control de la enfermedad.
  • Seguir las revisiones periódicas con el neumólogo

Dr. Gustavo A De Luiz

Jefe de Servicio del Área de Neumología

Consejos para prevenir la gripe

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in VARIOS | Posted on 05-11-2015

0

gripe

Un año más comienza la campaña de vacunación contra la gripe en Vithas Xanit. A todos nos preocupa el contagio y somos muchos los que nos preguntamos si la vacunación es la solución. Para resolver todas estas dudas, hablamos hoy con la Dra. Tamara Moreno García, especialista en medicina interna en nuestro hospital.

¿Cuáles son las personas que tienen más riesgos de padecer gripe?

Todas las personas son vulnerables a la infección por el virus de la gripe sin grandes diferencias. El problema está en la gravedad que la infección puede tener en cada paciente y, en este sentido, es importante recalcar que son las personas mayores, neonatos prematuros con complicaciones y enfermos crónicos los que presentan más complicaciones en caso de infección por gripe. Por ejemplo, pacientes con cardiopatía, enfermedades crónicas respiratorias, renales, pacientes institucionalizados o aquellos sometidos a tratamientos que disminuyen las defensas, como pacientes con cáncer en tratamiento con quimioterapia.

¿Cuál es el mejor tratamiento?   

La gripe es una infección viral y como tal, no tiene tratamiento específico. En caso de padecerla, se aconseja mantener una adecuada hidratación y nutrición, evitar cambios bruscos de temperatura, permanecer en el domicilio mientras se tengan síntomas y tomar fármacos para alivio sintomático (antitérmicos, antitusígenos…).

En la mayoría de las ocasiones, no precisa intervención hospitalaria, que queda reservada para aquellos pacientes que presenten complicaciones y precisen oxigenoterapia, hidratación o tratamiento sintomático intravenoso.

¿Es efectiva la vacuna?       

Sí, la vacunación ha demostrado ser eficaz, no sólo para prevenir la infección, sino también para que, en caso de que ésta se produzca, sea más leve y tenga menos complicaciones.

¿Debe vacunarse todo el mundo? ¿Cuáles son los grupos de riesgo que sí deben vacunarse?

La vacunación debe ir dirigida fundamentalmente a proteger a las personas que tienen mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer gripe, a las que pueden transmitir la enfermedad a otras personas con alto riesgo de complicaciones y a aquellas que, por su ocupación, proporcionan servicios esenciales en la comunidad. Podríamos resumir los grupos de riesgo en estos cuatro:

  • Personas de 60 años o más, especialmente si conviven en instituciones cerradas.
  • Personas menores de 60 años, con alto riesgo de complicaciones gripales (enfermedades cardíacas, broncopulmonares, renales, enfermos de cáncer, embarazadas, enfermos VIH, pacientes trasplantados, diabéticos, obesos o que reciben tratamiento inmunosupresor).
  • Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de complicaciones (fundamentalmente cuidadores y personal sanitario, convivientes con recién nacidos prematuros).
  • Otros grupos en los que se recomienda la vacunación: trabajadores que prestan servicios públicos esenciales (policías, bomberos, etc.).

¿Cómo podemos evitar el contagio?      

El virus de la gripe se transmite a través de las secreciones respiratorias de pacientes que están enfermos o en período de incubación.  Para prevenirla es importante, por tanto:

– Cubrirnos nariz y boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar y tirar después el pañuelo.

– Lavarnos las manos frecuentemente. En ámbito hospitalario, usar solución alcohólica desinfectante.

– Intentar mantenernos lejos de pacientes enfermos.

– No acudir al colegio o al trabajo si estamos enfermos.

¿Y se puede prevenir la gripe con la alimentación?      

De forma específica no pero para mantener en buen estado de salud nuestro sistema inmunitario se recomienda una adecuada hidratación y seguir una dieta sana, variada y equilibrada, sin olvidar alimentos que contengan vitamina C (cítricos, kiwis y verduras, fundamentalmente).

 

Dra. Tamara Moreno García, especialista en Medicina Interna en Vithas Xanit.