Cuida tu corazón

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in CARDIOLOGÍA CON CORAZÓN | Posted on 27-08-2015

0

Cuida tu Corazón

En 2013 todos los Estados Miembros (194 países) acordaron, bajo el liderazgo de la OMS, una serie de mecanismos mundiales para reducir la carga evitable de enfermedades no trasmisibles. Dos de las metas están relacionadas con las enfermedades cardiovasculares:

  • Reducir la prevalencia mundial de hipertensión en un 25%.
  • Prestar tratamiento farmacológico y asesoramiento (incluido el control de la glucemia) a al menos un 50% de las personas que lo necesitan, con el objetivo de prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

La prevención, es una de las claves para alcanzar estos objetivos. No existe una edad “óptima” concreta para empezar a vigilar nuestro corazón. Si no hay síntomas de enfermedad cardiovascular se recomienda hacerse un chequeo médico del corazón a partir de los 45-50 años. Además, es recomendable repetir la prueba cada cinco años. Si se practica deporte de forma regular se debe adelantar el chequeo a los 40-45 años con la misma periodicidad: un chequeo cada cinco años si no hay síntomas. Los deportistas profesionales y las personas que realizan ejercicio de alta intensidad con regularidad deben hacerse un chequeo cardiovascular deportivo.

El deporte es uno de los mejores métodos para prevenir problemas de salud. Entrenar al corazón reduce el riesgo de cardiopatías y todo tipo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, practicar deporte no implica que el paciente desatienda otros factores de prevención del riesgo cardiovascular, como tener una dieta baja en grasas o dejar de fumar, otros dos aspectos fundamentales para cuidar nuestro corazón.

La práctica de un ejercicio o deporte moderado junto a la observación de otros hábitos de salud tiene consecuencias inmediatas en la reducción de los factores de riesgo como la diabetes, la hipertensión arterial, la arterioesclerosis, la obesidad y la hipercolesterolemia. Con el deporte bajan los niveles de colesterol en general y sube el HDL (colesterol bueno). También beneficia a los pacientes con diabetes tipo II al incrementar la sensibilidad de las células a la insulina.

Además, el ejercicio físico mejora la capacidad orgánica del corazón, disminuyendo la necesidad de oxígeno y reduciéndose la tensión arterial, con lo que la necesidad de fármacos es menor y se mejora la calidad de vida.

Se aconseja la realización de ejercicio aeróbico entre tres y cinco veces por semana en sesiones no inferiores a los 30 minutos, controlando la frecuencia cardiaca con el fin de que ésta se mantenga dentro de niveles de intensidad moderada. Las actividades más recomendadas son andar rápido o correr a un ritmo suave, montar en bicicleta y nadar.Se recomienda que la intensidad de estos ejercicios sea moderada y se muevan grandes grupos musculares.

Además, volcarse en la deporte permite un mejor control de la ingesta calórica, lo que se traduce en una disminución del sobrepeso y produce una mejora sensible en la calidad de vida, que  influye en el abandono de hábitos negativos como el tabaco, la ingesta de alcohol o la persistencia de una alimentación inapropiada.

Con respecto a la alimentación, las recomendaciones dietéticas saludables para el corazón podríamos resumirlas en 9:

  1. Bajo consumo de productos lácteos. Entre 2-4 raciones al día desnatados o semidesnatados, para no superar el 30% de las calorías totales de la dieta en forma de grasa.
  2. El aceite de oliva como principal fuente de grasa. Es una grasa monoinsaturada y  cardiosaludable. El virgen extra tiene vitamina E y polifenoles (antioxidantes) que previenen el envejecimiento y fortalece nuestras defensas; mejora la hipertensión; baja el colesterol malo LDL y sube el colesterol bueno HDL. Se recomienda tomar entre 3-5 raciones al día.
  3. Alimentos cárnicos en poca cantidad: alto consumo de pescado y legumbres como principal fuente proteica. La legumbre es un alimento con muy poca grasa y una cantidad alta de fibra, 3 veces mayor que la fruta. Se recomienda tomar legumbres 2-3 días a la semana como plato principal. El pescado es un alimento proteico de alto valor biológico, tiene pocas calorías y poca grasa, excepto el pescado azul que tiene grasa buena: poliinsaturada.  Se recomienda tomar pescado 2-3 días por semana. Las carnes rojas tienen grasas saturadas que en exceso suben el colesterol y los triglicéridos, por lo tanto, se recomiendan tomar de manera ocasional.
  4. Ingesta abundante de cereales. Se recomienda tomar entre 4-6 raciones al día de forma integral (pan, arroz, pasta) pues tienen una mayor concentración de fibra, vitamina, minerales y fitonutrientes. Ayudan a evitar diabetes y obesidad, ya que al entrar de forma progresiva en la sangre no provoca picos de insulina.
  5. Frutas y verduras en alta proporción. Las frutas y verduras nos proporcionan vitaminas y minerales (estimulan el sistema inmune que nos defiende de las enfermedades), fibras que tienen efectos beneficiosos en la prevención de enfermedades cardiovasculares, también tienen antioxidantes, polifenoles, fitoesteroles, agua, enzimas, etc. Es decir, nos previenen también de enfermedades cardiovasculares; previniendo y mejorando además la diabetes, la hipercolesterolemia y la obesidad, porque la fibra hace que se metabolicen adecuadamente los ácidos grasos. Se recomienda tomar 3 frutas al día, de entre ellas, siempre un cítrico por el aporte de vitamina C diaria que necesitamos y 2 raciones de verdura al día, una cocinada y otra en crudo (ensalada).
  6. Vino en cantidades moderadas y en las comidas. Una copa de vino en las comidas es cardiosaludable, tiene antioxidantes taninos, que le dan un efecto antiinflamatorio y vaso dilatador y, además, previene el daño vascular.
  7. Beber al menos 1,5 -2 litros de agua al día.
  8. Reducir el consumo de sal de 3-5 g/día, eliminar el tabaco y moderar el alcohol.
  9. Limitar el consumo de productos ricos en azúcares simples, como dulce, golosinas y refrescos.

Consejos para cuidar nuestro corazón

  1. Dejar de fumar lo antes posible
  2. Seguir una dieta sana y equilibrada
  3. Realizar al menos 30 minutos de ejercicio al día
  4. Detectar precozmente factores de riesgo como la hipertensión, diabetes o hipercolesterolemia, mediante chequeos médicos.

Dr. Fernando Cabrera

Cardiólogo del Hospital Vithas Xanit Internacional