Claves para una adecuada alimentación durante el embarazo y la lactancia

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in Digestivo, Lactancia, XANIT SALUD | Posted on 28-05-2015

0

xanit

En Vithas Xanit queremos ofrecer a las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia algunas recomendaciones para una buena alimentación de la mano del Dr. Diego Fernández, endocrino y nutricionista de nuestro hospital.

El embarazo y la lactancia son dos etapas muy importantes en la vida de la mujer, ya que se producen una serie de cambios fisiológicos que obligan a prestar mayor atención a la dieta. Una buena alimentación durante este periodo, promocionando siempre que sea posible la lactancia, aporta tanto a la madre como al bebé multitud de beneficios a largo plazo. Es importante mantener una alimentación equilibrada, fraccionada a lo largo del día (4-5 tomas) y con variedad de alimentos; así como utilizar técnicas de cocción sanas y ligeras (hervido, vapor, plancha) evitando el exceso de grasas (fritura).

Durante estas etapas la mujer necesita aporte extra de ciertos nutrientes como: calcio, ácido fólico, hierro, proteínas y, en general, un aumento de energía (entre 250- 500 Kcal extras). En muchas ocasiones cubrir estos requerimientos sin aumentar en exceso las calorías de la dieta puede resultar difícil, por lo que es recomendable asistir a nosotros, los nutricionistas, porque no se trata de aumentar el tamaño del plato sino de saber seleccionar adecuadamente los alimentos a consumir. Por ejemplo, durante esta etapa es fundamental aumentar el consumo de cereales integrales, frutas, verduras, tubérculos, hortalizas y legumbres, y reducir, a su vez, los aceites y grasas, sobre todo los de origen animal (embutido, carnes grasas, lácteos enteros).

Por su parte la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una buena alimentación durante el embarazo porque, en los últimos años, se ha demostrado que una alimentación adecuada en el embarazo y la lactancia tienen efectos positivos para el bebé, tanto a corto como a largo plazo, ya que previene problemas tan importantes como las infecciones y reduce el riesgo del bebé de presentar diabetes y otras enfermedades metabólicas a lo largo de su vida, mejorando, además, el sistema inmune del pequeño.

El Hospital Vithas Xanit Internacional dispone de una Unidad de Endocrinología y Nutrición con un Área de Nutrición donde un dietista asesora al paciente en la elaboración de dietas personalizadas. Además, disponemos de un servicio basado en la plataforma WhatsApp que permite al paciente contactar de forma directa con el dietista en tiempo real y resolver sus dudas al instante. Esta unidad, además, está especializada en trastornos alimenticios como las enfermedades tiroideas, la diabetes, la obesidad o la elevación de lípidos, entre otras. Dispone de un equipo médico que se encarga también de tratar las afecciones de órganos endocrinos cuyas patologías, al ser menos frecuentes, requieren para su estudio una alta especialización, tales como hipotálamo, hipófisis, paratiroides, adrenales y gónadas masculinas y femeninas.

Dr. Diego Fernández

Especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Vithas Xanit Internacional

Cuándo acudir a Urgencias con los más pequeños

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in PEDIATRÍA | Posted on 21-05-2015

0

pediatria

Cuando un niño se encuentra mal, en la gran mayoría de ocasiones, los padres no saben muy bien cómo actuar. No saben si llevarlo a la consulta del pediatra, si acudir directamente a urgencias, si esperar… Por ello, nos acercamos al Servicio de Pediatría de Vithas Xanit para que el Dr. Francisco Jesús García, Jefe del  Servicio, nos explique las claves de cuándo hay que acudir con los más pequeños a las urgencias pediátricas.

En general, la primera valoración, salvo situación de auténtica emergecia, debe ser realizada por el pediatra habitual del niño de modo ambulatorio. Además, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) precisa como indicaciones más habituales para acudir a urgencias las siguientes situaciones:

  • Fiebre en un bebé menor de 3 meses.
  • Si tiene vómitos repetidos y no tolera ningún líquido en cantidades pequeñas pero frecuentes.
  • Ante una diarrea abundante con afectación del estado general.
  • Convulsiones (no confundir con temblores) o pérdida de conciencia.
  • Si después de un golpe en la cabeza, hay una pérdida de conciencia o tiene vómitos o una conducta no habitual.
  • Si a una fiebre alta le acompaña dolor de cabeza intenso, vómitos o manchas de color rojo oscuro que no desaparecen al apretar con el dedo (petequias)
  • En caso de dolor abdominal localizado cerca de la ingle derecha o abdomen muy duro e hinchado. También si hay dolor testicular.
  • Si tiene dificultad respiratoria (si respira muy rápido, si se le marcan las costillas al respirar) o presenta tos intensa
  • Ante cualquier dolor (oídos, cabeza, abdominal, garganta…) que se mantiene a pesar del tratamiento adecuado (analgésicos).
  • Niños con enfermedades de base (cardiopatías, diabetes, asma grave, cáncer…) que presenten un empeoramiento de su situación basal.
  • Ante la ingestión de alguna sustancia tóxica (en este caso es importante acudir a urgencias lo antes posible)
  • Ante una sospecha de atragantamiento
  • En caso de reacciones alérgicas con lesiones en la piel, hinchazón de labios, ojos, lengua y sobre todo si les cuesta respirar, tienen afonía, vómitos, mareo, decaimiento, pérdida de conciencia.
  • Ante un recién nacido que se encuentra distinto de lo habitual: rechaza las tomas, está decaído, llanto persistente, mal color…

Una vez en el servicio de urgencias se deben dar los datos del menor en admisión para que los profesionales sanitarios puedan clasificar a los pacientes, de esta forma se podrá atender a los pequeños que estén más graves (que es el objetivo principal de urgencias) dependiendo de su estado general, el motivo de consulta, sus costantes vitales (temperatura, tensión…), la edad o sus enfermedades previas, etc. Esto es lo que se conoce como triaje y sirve para establecer una prioridad de atención, por eso, a veces, cuando vamos a urgencias hay muchos pacienes que han llegado después y entran antes que nosotros. Los profesionales son los que deciden en todo momento la prioridad de atención.

El Servicio de Pediatría del Hospital Vithas Xanit Internacional ha experimentado en los últimos años cambios profundos en su estructura, organización y en la profesionalización de su equipo médico y de enfermería.  Estos cambios, motivados por una mayor demanda de una asistencia urgente y de mayor calidad, han supuesto alcanzar cotas muy altas de calidad en la asistencia prestada a nuestros pacientes que se ha visto reflejada en la consecución de la acreditación Joint Commission International (JCI).

En los últimos cuatro años el número de urgencias se incrementó en un 36 % y el de consultas externas en más del 176 %. Los objetivos del área de urgencias son la celeridad y la eficacia, todo ello ajustándose a criterios de calidad y eficiencia, en base a la utilización de protocolos de diagnóstico y tratamientos de amplia aceptación internacional adaptados a la medicina basada en pruebas.  Optimizar el manejo del dolor y minimizar el miedo del niño en las urgencias pediátricas son objetivos también prioritarios de nuestro Servicio.

En la actualidad el porcentaje de niños con enfermedades graves puede llegar a ser del 6%. Detectar precozmente los casos graves es la gran preocupación de nuestro Servicio, trabajando para que esta cifra sea lo más próxima posible al 0%, en base a la implementación de protocolos más fiables y test de diagnóstico rápidos. Nuestra Urgencia de Pediatría cuenta con una moderna infraestructura adaptada a las necesidades del paciente pediátrico, con salas de espera diferenciadas del paciente adulto, boxes exclusivos para pediatría, área de observación, área de nebulización y área de reanimación.

Si la situación clínica lo requiere, el paciente puede ser ingresado en el área de hospitalización.  Si no es necesario, se dará de alta con el informe correspondiente y se remitirá a control por el pediatra de modo ambulatorio. En el caso de precisar hospitalización se procede a potenciar la resolución de la Carta de los Derechos del Niño Hospitalizado emitida por el Parlamento Europeo en 1986, llevando a cabo todos los esfuerzos de humanización para hacer más agradable la estancia de los niños en el hospital.  Ser optimistas y trabajar en un entorno adecuado nos hace más eficientes y mejores en nuestro trabajo.  Queremos ser un hospital optimista para los niños mediante la creación de un entorno positivo para el paciente y su familia.

Entre los hechos más relevantes del Servicio estos años debemos destacar el desarrollo de las subespecialidades pediátricas como Alergia, Cardiología, Endocrinología, Gastroenterología, Infectología, Inmunología Clínica, Nefrología, Neonatología, Neumología o Neurología.

Dr. Francisco Jesús García

Jefe de Servicio de Pediatria

La importancia de los chequeos médicos

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in VARIOS | Posted on 07-05-2015

0

imagen-vithas

La prevención es la mejor de las curas para cualquier enfermedad, por eso queremos destacar la importancia de realizarse ciertos chequeos rutinarios a lo largo del año. Estos chequeos nos permiten realizar un diagnóstico precoz de una forma más eficiente y, además, es la mejor forma de controlar la salud.

Con este fin en Vithas Xanit ponemos a disposición del paciente una Unidad de Chequeos  Médicos que ofrece diferentes tipos en función de sus necesidades, desde una visión global de su estado de salud, hasta los más específicos “Premium”, “Especial” y “Magnum”, dirigidos a la prevención y tratamiento precoz de posibles problemas futuros. Ponemos a disposición de nuestros pacientes los mejores profesionales, con la tecnología más avanzada y un trato personalizado.

El chequeo médico consiste en el acto médico realizado en la población asintomática con el fin de detectar factores de riesgo que permitan prevenir y diagnosticar de forma precoz problemas de salud. La edad y periodicidad con la que se realizan dependerá de factores individuales, como los antecedentes familiares, edad, factores de riesgo y presencia o no de patología previa.

En estos chequeos se podrán realizar algunas pruebas complementarias en función de esos factores y de la presencia de una serie de hallazgos patológicos detectados o no mediante  la historia clínica y la exploración física se podrían. A modo de ejemplo citamos algunas de las patologías más prevalentes en la población general, así como las pruebas complementarias a realizar en función de la presencia o no de factores de riesgo para la misma:

  • Aneurisma de aorta abdominal: se recomienda realización de ecografía abdominal en varones entre 65-75 años de edad con historia previa de tabaquismo.
  • Cáncer de mama: se recomienda mamografía de control cada dos años en mujeres entre 50-74 años de edad. En mujeres menores de 50 años de edad individualizar en función de factores de riesgo e historia familiar de cáncer de mama.
  • Cáncer de cérvix: se recomienda realización de citología cada tres años en mujeres asintomáticas entre 21-65 años de edad.
  • Cáncer colo-rectal: en pacientes sin patología colo-rectal previa con edades comprendidas entre 50-75 años, se recomienda la realización de un test de sangre oculta en heces anual o rectosigmoidoscopia y un test de sangre oculta en heces cada 5 años, además de una colonoscopia cada 10.
  • Cáncer de pulmón: en adultos asintomáticos entre 55-85 años de edad con historia previa de tabaquismo superior a 30 paquetes al año, que sean fumadores activos o ex-fumadores desde hace menos de 15 años, está indicada la realización de TC de tórax de baja radiación anual.
  • Hipertensión arterial: se realizará en adultos cada dos años si la tensión arterial es mayor de 120/80 y de forma anual si es de 12-139/80-89
  • Diabetes Mellitus: se debe hacer en pacientes asintomáticos que presenten cifras de tensión arterial mayor de 135/85, índice de masa corporal (IMC) superior a 25 Kg/m2 y otros factores de riesgo (inactividad física, antecedentes familiares…)
  • Infección por VHC: está indicado en personas con factores de riesgo y adultos nacidos entre 1945 y 1965.
  • Alteraciones lipídicas: se recomienda en varones mayores de 35 años de edad y mujeres mayores de 45 años. En caso de factores de riesgo para una enfermedad coronaria, (antecedentes familiares de enfermedad coronaria precoz, diabetes, obesidad, hipertensión arterial…) se realizará en varones mayores de 20 años y mujeres a partir de los 35 años de edad.
  • Osteoporosis: realización de densitometría ósea en mujeres mayores de 65 años de edad sin fractura previa ni causas secundarias de osteoporosis y en mujeres menores de 65 años pero con factores de riesgo que condicionen un índice de riesgo superior al de mujeres de 65 años sin factores de riesgo.

Tener alto el colesterol o los niveles de azúcar disparados, son dos de los grandes temores que tienen los pacientes cuando acuden a la consulta de su médico. El objetivo de los niveles de colesterol LDL (ColLDL) varía en función de los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) del paciente. En el caso de pacientes con antecedente de enfermedad coronaria o Diabetes Mellitus la cifra objetivo de ColLDL es <70 mg/dL, mientras que en el caso de pacientes sin ningún o un único FRCV dicho control no necesita ser tan estricto siendo la cifra objetivo de ColLDL < 160 mg/dL

La glucemia basal en ayunas en pacientes asintomáticos debe ser inferior a 100 mg/dL. Niveles de entre 100-126 mg/dL corresponden a una glucemia basal alterada (estado también conocido como prediabetes), debiendo vigilar a dichos pacientes ante el posible desarrollo de Diabetes Mellitus en el futuro. Unos niveles de glucemia basales superiores a 126 mg/dL en más de dos determinaciones o niveles de glucemia superiores a 200 mg/dL, en cualquier momento del día, acompañados de síntomas cardinales de Diabetes son diagnósticos de Diabetes Mellitus.

Es muy importante también tener vigilada nuestra salud ocular y realizar un chequeo de la vista al menos una vez al año. La agudeza visual (AV) es la capacidad para leer letras o reconocer figuras a una distancia normal establecida, siendo unos de los parámetros más importantes en la evaluación de la salud ocular. Sus valores se expresan en fracciones considerándose un valor normal aquel en el que la AV es igual a 1,0. En caso de disminución de la misma deberá completarse el estudio oftalmológico para identificar la causa de la misma.

Dra. Raquel Martín

Coordinadora de Chequeos Médicos