Cómo afrontar la alergia en primavera

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in Alergias | Posted on 23-04-2015

0

Imagen alergia

Este año la primavera se presenta especialmente complicada en la provincia de Málaga, sobre todo, para aquellos que padecen alergia al polen de gramíneas y olivos. Aproximadamente, más de 200.000 malagueños sufrirán las consecuencias de una primavera en la que los altos índices de pólenes serán los protagonistas.

Según las determinaciones del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), se estiman unos niveles de polen de gramíneas en torno a 6.900 granos/m3 de aire en Andalucía, lo que se considera una polinización intensa, que irá acompañada por unos niveles también elevados de polen de olivo, que superarán los registrados en 2014. A pesar de que los municipios del interior serán los más castigados, las zonas costeras también padecerán las consecuencias de estas concentraciones de polen tan elevadas a las que, por desgracia, nos estamos acostumbrando en los últimos años.

Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología, por otra parte, indican que será una primavera calurosa y con precipitaciones inferiores a la media, lo que traerá consigo una mayor persistencia del polen en el ambiente que puede mantenerse elevado hasta bien entrado el mes de junio.

Desde el equipo de Alergología del Hospital Vithas Xanit Internacional ofrecemos algunas recomendaciones para paliar los síntomas de la alergia al polen:

  • Evitar estancias en el campo o zonas con abundante vegetación, fundamentalmente los días de viento.
  • Si es preciso viajar, hacerlo con las ventanillas del coche cerradas y empleando filtros antipolen en la ventilación del coche.
  • Dormir con las ventanas cerradas.
  • Evitar la exposición a irritantes inespecíficos como humos, polvos, olores fuertes, aire frío y seco, sprays, gases o vapores dispersos.
  • Evitar los cambios de temperatura bruscos.

Para el tratamiento de las alergias, la inmunoterapia o vacunación antialérgica debe considerarse siempre como una herramienta terapéutica de primer orden, ya que es el único tratamiento que puede modificar la evolución natural de la patología alérgica. En nuestra unidad de Alergología e Inmunología Clínica ponemos a disposición de nuestros pacientes las últimas técnicas de diagnóstico y tratamientos alergológicos e inmunológicos, como la vacunación.

El servicio de alergología del hospital ofrece tanto asistencia pediátrica como para adultos, de la mano de grandes médicos reconocidos en su sector. El pasado año puso en funcionamiento una Unidad de Alergia Alimentaria y Respiratoria Infantil de Alta Resolución que incorpora las nuevas técnicas de diagnóstico molecular e inmunoterapia oral específica con alimentos (ITOE), para el abordaje más especializado existente, hoy en día, de los procesos alérgicos alimentarios y/o respiratorios que afectan a los más pequeños.

Dra. Clara Isabel Pérez

Jefe de Servicio de Alergología e Inmunología Clínica

El párkinson y cómo mejorar la calidad de vida del paciente

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in VARIOS | Posted on 09-04-2015

0

Dr. V'ictor Campos1

Descubrimos en esta entrevista al Dr. Víctor Campos todos los detalles sobre la enfermedad de párkinson. Desde su abordaje en nuestro hospital hasta cómo mejorar la calidad de vida del paciente.

¿En qué consiste la enfermedad de párkinson? 

En la actualidad se considera esta enfermedad como la consecuencia de un proceso  de degeneración de estructuras del cerebro (neurodegeneración) que empieza en zonas del tronco cerebral y se extiende con el paso del tiempo al cerebro entero. Esta patología afecta al movimiento (los pacientes se mueven de forma mucho mas lenta y con rigidez y ocasionalmente temblor) y otras funciones vegetativas (digestivas, urinarias, vasculares), afectivas, cognitivas y de conducta.

¿Cuáles son los primeros síntomas de alarma de la enfermedad?

Los primeros síntomas de esta enfermedad son los denominados síntomas motores: Lentitud de movimientos y rigidez muscular. En un 50% de los casos se añade temblor de reposo. A medida que la enfermedad avanza aparecen otros (estreñimiento, alteraciones vegetativas, urinarias, dolor, etc) que denominamos síntomas no motores. Curiosamente, cuando preguntamos de forma detallada al paciente descubrimos que muchos están ya presentes al inicio de la enfermedad, pero son achacados a otros problemas médicos y solo se ponen en relación con el párkinson una vez que han aparecido los síntomas motores.

Dentro del Servicio de Neurociencias disponéis de una Unidad de Trastornos del Movimiento ¿Cómo se aborda la enfermedad desde este servicio?  

Nuestros profesionales abordan la patología desde un punto de vista multidisciplinar, tanto en aspectos neurológicos básicos como psicológicos, neuropsicológicos, psiquiátricos y de neurorehabilitación. Estamos implicados en la investigación de aspectos concretos de calidad de vida de pacientes y cuidadores gracias a acuerdos con otros centros andaluces y nacionales.

Consideramos muy importante la relación de la unidad con la Asociación de Pacientes de párkinson y la divulgación de la información relacionada con este problema en los ámbitos sociales de influencia del hospital.

¿Cuál es la prioridad del equipo médico a la hora de tratar a un paciente? 

La prioridad de nuestro equipo médico es mejorar su calidad de vida. En la actualidad disponemos de múltiples estrategias para llegar a este fin. Para nosotros es prioritario proporcionar una información veraz, lo más completa y adecuada posible hacia el paciente y su entorno. Esto permite poner a su disposición las técnicas mas avanzadas de tratamiento posibles en nuestro ámbito laboral.

 ¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para tratar de paliar sus síntomas?

Existen múltiples estrategias para el control y mejoría de los síntomas fundamentales (los motores) que se basan en suplementar el déficit en el neurotrasmisor denominado dopamina y que los pacientes presentan en su cerebro como consecuencia de la neurodegeneración.  La Levodopa es la medicación más utilizada, al convertirse directamente en dopamina tras ser metabolizada, asociada o no a otros fármacos de efectos similares (denominados “Agonistas dopaminérgicos”) o la Rasagilina, una medicación con matices de neuroprotección. A medida que la enfermedad progresa se van añadiendo diferentes estrategias, sobre todo orientadas a conseguir un estímulo cerebral más continuado. Incluso existen métodos quirúrgicos, como la estimulación cerebral profunda, que consiguen resultados muy positivos. A pesar de estos avances, ninguno tiene, por el momento, la posibilidad de la curar definitivamente la enfermedad.                                                         

¿Cómo pueden ayudar las familias al paciente y a su vez cómo pueden ser ellas ayudadas?

Es esencial, en nuestro criterio, una relación fluida y constante con el profesional médico encargado de atenderlos, quien está cualificado para dirigir el tratamiento y orientar a pacientes y cuidadores sobre los problemas que van a aparecer y sus posibles soluciones. En la tecnificada sociedad actual el profesional también sabe “redirigir” a los pacientes hacia una información en internet veraz y contrastada científicamente. Por último, las asociaciones de pacientes y familiares tienen una capacidad para ofrecer actividades físicas, sociales y de trabajo social, no cubiertas habitualmente por las entidades sanitarias oficiales y, por tanto, perfectamente complementaria y útil.

Dr. Víctor Campos

Jefe de Servicio del Área de Neurociencias