La lucha contra el tabaquismo

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in NEUMOLOGÍA | Posted on 29-05-2014

0

Cigarro

 

Esta semana, junto al Dr. Gustazo A De Luiz, Jefe de servicio del Área de Neumología de nuestro hospital, abordamos los efectos nocivos y las enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

 ¿Cuáles son los efectos nocivos y enfermedades relacionadas con el tabaquismo?

En los países occidentales se consideran como principal causa de muerte la obesidad, el sida y el consumo de tabaco. Anualmente mueren en el mundo 5 millones de personas a causa del tabaco y se estima que este número se duplicará si no se toman medidas adecuadas para frenar su consumo. El tabaquismo es la primera causa de mortalidad evitable. El tabaco es reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la principal causa directa de más de 25 grupos de enfermedades.

Es conocido por todos la relación entre el tabaco y las enfermedades respiratorias, como el cáncer de pulmón, el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Pero, además de ser responsable del 90% de los cánceres de pulmón, mediante diversos estudios epidemiológicos se ha encontrado una sólida relación entre el consumo de tabaco y el desarrollo de cáncer de otras localizaciones incluyendo la cavidad oral, la laringe, el esófago, la vejiga, el riñón, el páncreas, el estómago y el cuello del útero.

Por supuesto no podemos olvidar la estrecha relación entre el tabaco y la enfermedad cardiovascular, incluyendo la cardiopatía isquémica, el infarto de miocardio, el ictus, la enfermedad vascular periférica y el aneurisma aórtico, existiendo además una relación dosis-respuesta.

La relación entre el tabaco y el embarazo es también evidente. La infertilidad es dos o tres veces más frecuente que las mujeres que fuman. Las madres que fuman durante el embarazo presentan un mayor riesgo para el feto. Los niños nacidos de madre fumadora presentan menor peso al nacer y la longitud es menor que los nacidos de madres no fumadoras. El consumo de tabaco durante el embarazo aumenta el riesgo de mortalidad perinatal, facilita la posibilidad de aborto espontáneo y otras complicaciones.

Otros efectos nocivos del tabaco menos conocidos pueden ser su influencia en el adelanto de la menopausia, la osteoporosis, la sequedad cutánea y el porcentaje de personas con cataratas es de un 40% superior en personas fumadoras. El tabaco también tiene efectos nocivos en la audición, cabello y dientes, así como es causa de numerosos casos de disfunción eréctil.

¿Cómo recomienda dejar de fumar?

Los datos nos dicen que de aquellas personas que intentan dejar de fumar sin tratamiento médico, sólo consiguen llegar al año un 5%. En cambio, el 50-70% de aquellos que utilizan un tratamiento médico adecuado y se someten a un estrecho seguimiento sí logran resultados satisfactorios.

Por tanto, debemos aconsejar siempre utilizar un tratamiento médico especializado, no sólo porque aumenta el porcentaje de éxito a largo plazo, sino por evitar los síntomas de abstinencia durante el periodo de deshabituación.

¿Cómo afecta el tabaco a la calidad de vida del fumador?

Todos, a partir de los 25 años, perdemos un pequeño porcentaje de capacidad pulmonar. Los fumadores pierden anualmente tres veces más que los no fumadores y, además, esta pérdida de capacidad es irrecuperable de manera que, a medida que el paciente va cumpliendo años, notará una pérdida en su capacidad a la hora de realizar ejercicio; incluso a la hora de realizar pequeñas actividades cotidianas como el aseo o vestirse. Así mismo, el tabaco favorece la aparición y una mayor duración de cuadros catarrales e infecciones respiratorias. Y si hablamos en términos económicos, la media actual refiere un gasto medio por fumador de entre 1000 y 1500 € anuales. Es como si todos los días quemara un billete de 5 euros, vaya idea ¿no?

¿Qué es ser fumador pasivo?

El fumador pasivo es aquel que respira el humo del tabaco que exhalan otras personas. Está demostrado que influye en el aumento de riesgo de sufrir enfermedades respiratorias. Existen numerosos estudios al respecto y, actualmente, se considera el tabaquismo pasivo como causa de cáncer de pulmón en los no fumadores (en menor medida, por supuesto, que en fumadores activos), así como causa de desarrollo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica en adultos no fumadores.

De igual manera, puede provocar empeoramiento o aparición de síntomas en personas que padezcan asma o alergias. En este sentido la actual legislación sobre consumo de tabaco en lugares públicos ha contribuido a disminuir el riesgo de enfermedades respiratorias en personas no fumadoras.

¿Qué ofrece su servicio en la lucha contra tabaquismo?

Se estima que 7 de cada 10 fumadores quieren eliminar el tabaco de sus vidas; sin embargo, resulta mucho más difícil de lo que se cree. En Xanit ofrecemos una atención personalizada, analizamos su caso y planteamos el tratamiento más adecuado de manera individual, así como un estrecho seguimiento para que podamos resolver cualquier problema que pueda surgir durante este periodo.

Incorporamos los últimos avances en tecnología para poder hacer un seguimiento estrecho desde su casa o trabajo, lo que aumenta su seguridad y disminuye la posibilidad de recaída. Todo ello realizado por neumólogos con la más amplia formación y experiencia en este campo. Entre su motivación y nuestro conocimiento haremos el camino más fácil.

 

Dr. Gustazo A De Luiz, Jefe de servicio del Área de Neumología

Ictus ¿Qué es y por qué se produce?

Posted by Hospital Vithas Xanit Internacional | Posted in MUNDO XANIT | Posted on 08-05-2014

Etiquetas: , ,

0

Dr. Victor Campos Blog

Esta semana, junto al Dr. Víctor Campos, Director de Neurociencias Vithas Xanit, abordamos el Sistema Nervioso, concretamente los  Ictus, qué son exactamente, sus causas y sus posibles síntomas.

¿Qué es un ictus y por qué se produce?:

Llamamos ictus a la consecuencia de una alteración en la circulación del sistema nervioso central. Normalmente se produce por una insuficiencia aguda de sangre en una parte de nuestro cerebro o médula que, consecuentemente, afecta las funciones de esa zona concreta.

Dado que la sangre llega por arterias suelen obedecer a algún tipo de daño arterial, si este es el caso se le conoce como ictus isquémico y constituye entre el 80 y 90% del total de ictus que atendemos en el hospital. El resto suele ser debido a un sangrado agudo en el cerebro/médula, denominado ictus hemorrágico. De forma menos habitual aparecen por defecto en el drenaje venoso con lo que la sangre no sale como debe de una zona cerebral y dicha zona se “congestiona”.

Los ictus suelen tener dos posibles orígenes: Cardíaco, denominados émbolos, cuando el material que se desplaza desde el corazón por las arterias llega a un vaso más pequeño que su tamaño, por lo que no puede continuar dejando esa zona sin riego; y los denominados trombos, que tienen lugar en la pared arterial dónde se deposita material graso en una o varias arterias, ese material se desprende o cierra totalmente el vaso.

¿Cuál es la prevalencia en España?

En general, la tasa de incidencia de los países desarrollados se encuentra en torno a 1.5 y 2.9 casos por cada mil habitantes al año en ictus estables, y más elevada para ictus transitorios. Estos últimos, los transitorios, son una especie de aviso o alarma que puede preceder a un ictus más grave, tal y como sucede con la angina de pecho, que precede a un infarto de miocardio. Las personas suelen tener síntomas que desaparecen en unas 24 horas y no tienen consecuencias visibles para el paciente.

¿Qué población está en riesgo?

La población en riesgo es bastante amplia, aunque estadísticamente es más frecuente en varones a partir de los 50 años y en las mujeres tras la menopausia. Asimismo, la edad se adelanta si se padece una cardiopatía embolígena (grupo de condiciones heterogéneas que tienen en común que presentan un elevado riesgo de coagulo sanguíneo), una enfermedad general que afecte a la coagulación o a la circulación o si se es fumador/fumadora.

¿Se sabe cómo actuar ante un ictus?

Ante síntomas de inicio súbito que afecten a medio lado del cuerpo, lenguaje, visión o desequilibrio es importante acudir rápidamente a urgencias. Una evaluación experta y rápida asociada a un estudio de imagen del cerebro (habitualmente TAC -simple o con estudios de perfusión- o Resonancia Magnética de difusión) nos ayuda a los profesionales a asociar los síntomas a la lesión y a actuar rápidamente.

¿Podría comentar qué tipo de protocolos de actuación se siguen actualmente?

En la actualidad los protocolos de actuación frente a un ictus están muy desarrollados, se basan en la prevención. Existen dos tipos:

Protocolos primarios: en personas que jamás han tenido un ictus pero que tienen grandes probabilidades de tenerlo porque sean cardiópatas con tendencia a producir émbolos, personas con enfermedades generales que aumenten la tendencia a trombosis o pacientes con estrecheces en arterias del cerebro de forma casual, denominados estenosis. Los factores de riesgo vascular (tensión arterial elevada, colesterol  elevado, diabetes, tabaquismo, sedentarismo, etc.) son causa de un empeoramiento progresivo de la situación vascular de cualquier persona. Su control es básico para prevenir un ictus.

Protocolos secundarios: en personas que ya han tenido un ictus debe encontrarse el origen del problema para así evitar que vuelva a ocurrir. Con ellos suelen usarse fármacos que disminuyen la agregación de las células de la sangre encargadas de la coagulación (o sea de las plaquetas) o de las proteínas de la sangre que la producen (coagulantes).

Por otra parte, existen tratamientos para tratar el ictus agudo inmediatamente y así reducir sus consecuencias. La mayor parte de estas técnicas solo se efectúan en los primeros momentos; pasadas unas pocas horas el daño está establecido y el riesgo de complicaciones es muy elevado. Estas técnicas consisten en diluir los trombos con sustancias muy potentes o sencillamente extraerlos mecánicamente introduciendo material de alta precisión directamente dentro de las arterias.

Está demostrado que una correcta y precoz rehabilitación de los síntomas disminuyen las secuelas y la dependencia secundaria de aquellos que han sufrido un ictus. Para ello es imprescindible seguir las recomendaciones de los profesionales durante el tiempo que se estime imprescindible.

Recomendaciones Médicas:

La vida sana, el ejercicio físico y el control de los factores de riesgo vascular, son estrategias claves para evitar este tipo de afecciones. También lo son la reducción de tóxicos como el tabaco, el alcohol, las drogas y los fármacos sedantes no imprescindibles, así como el control del estrés.

Si hay antecedentes de problemas vasculares demostrados, el uso continuado de fármacos antiagregantes plaquetarios reduce la incidencia de ictus en el futuro de esa persona.

Dr. Víctor CamposDirector del Área de Neurociencias en el Hospital Vithas Xanit Internacional