Prótesis de cadera en personas mayores

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: XANIT SALUD | Fecha: 07-12-2018

0

protesis cadera

Una prótesis de cadera es un implante que sustituye una articulación de cadera que presenta una patología, que puede ser traumática o degenerativa.

En ambos casos, degenerativa o traumática, se presenta fundamentalmente después de los 60 años. Tras la implantación de una prótesis de cadera, el dolor desaparece, por lo que la calidad de vida mejora. También aumenta la autonomía del paciente. El paciente puede realizar una vida prácticamente normal, incluyendo actividad deportiva.

 

Causas

El artrosis es una de las causas de está perdida disfuncional en las que se indica la colocación de una prótesis. También en fracturas del cuello de fémur. Hay situaciones en personas más jóvenes donde no llega suficiente aporte sanguíneo y se produce una necrosis de cadera, donde puede estar indicada la colocación de una prótesis. Si el paciente decide operarse, el proceso consiste en un procedimiento quirúrgico muy frecuente y sistematizado, por lo que las posibles complicaciones son muy bajas.

La tasa de infección y tromboembolismo son inferiores al 0,5%. La probabilidad de luxación también es muy baja.

 

Recuperación

Tras la implantación de la prótesis el paciente inicia la fisioterapia y al segundo día, puede sentarse y comenzar a caminar con muletas. Es dado de alta al 5º día con autonomía para caminar con muletas o andador.

Se retiran puntos a las dos semanas y al mes de la cirugía puede hacer una vida prácticamente normal. La necesidad de apoyo va a depender del grado de autonomía que tuviese el paciente antes de la colocación de la prótesis. Si el paciente es autónomo, no precisará ayuda especial.

Cuando está indicada, una prótesis de cadera es una solución magnífica para mejorar la calidad de vida del paciente con poco riesgo. Es totalmente recomendable.

Causas de la hipertensión arterial, ¿qué debemos saber?

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: CARDIOLOGÍA CON CORAZÓN | Fecha: 20-11-2018

0

hipertension

La hipertensión arterial (HTA) se define como la presencia de cifras tensionales elevadas. El valor de corte es 140/90mmHg (milímetros de mercurio). Por lo que se considera que uno es hipertenso si, de forma repetida, presenta cifras de presión arterial ≥140 y/o 90 mmHg. La hipertensión arterial alta (HTA) se clasifica en base a las cifras tensionales que se tienen:

  • Óptima cuando es < 120/80
  • Normal entre 120-129 y 80-84
  • Normal alta 130-139 y 85-89
  • Hipertensión en diferentes grados de severidad si es > 140 y 90

Además se puede clasificar en tres estadios, estadio I (pacientes con HTA no complicada), estadio II (afectación por la HTA pero asintomático, no lo siente pese a tenerlo), estadio III (ya con enfermedad establecida).

 

Riesgos 

LA HTA se relaciona con más de 10 millones de muertes anuales, especialmente por enfermedad coronaria, Ictus hemorrágico e ictus isquémico. El riesgo de sufrir HTA se relaciona e incrementa con la edad, siendo su prevalencia mayor en personas a partir de los 60 años, edad en la que más del 60 % de la población la padece.

Uno de los principales problemas de esta patología es que el paciente en muchas ocasiones esta asintomático, es decir, no está sintiendo nada fuera de lo normal pese a tener la presión arterial elevada. En otros pacientes la HTA puede manifestarse como dolor de cabeza, mareos, dolor torácico o dificultad para respirar. La HTA mal controlada se relaciona con afectación de los ojos, del cerebro (ictus, cefaleas, demencia), corazón (IAM, insuficiencia cardiaca, arritmias), riñón (insuficiencia renal) y arterias periféricas.

Por este motivo todo el mundo debería controlarse ocasionalmente sus cifras tensionales y, si es normal el control, puede espaciarse a meses o años. Pero si las cifras están en límites altos o tienen factores de riesgo asociados deben realizarse controles mas frecuentes para evitar tener una HTA enmascarada. Esta revisión es de vital importancia ya que la hipertensión es, generalmente, una enfermedad crónica que puede controlarse en ocasiones sin medicación con un buen control de la dieta y el ejercicio, pero siempre hemos de estar alertas porque el riesgo de que aparezca de nuevo se incrementa con la edad.

 

Tratamientos

Si una persona padece hipertensión lo primero que debe hacer es seguir las indicaciones higiénico- dietéticas establecidas por el especialista que lo trata y, posteriormente, si con estas recomendaciones no es suficiente y la presión arterial sigue muy elevada, puede tratarse con fármacos. Existen diferentes tipos como IECCAS/ARA2, diuréticos, betabloqueantes, o antagonistas del calcio, entro otros.

Los hábitos a tener en cuenta son la dieta sin sal, perder peso, no fumar, realizar ejercicio habitual y no consumir alcohol. En la alimentación, además, es imprescindible frutas y vegetales así como legumbres y una adecuada hidratación.

En definitiva, cuidarse, hacer chequeos rutinarios y, en caso de detectar cifras elevadas, acudir a su médico para que le aconseje sobre su estilo de vida o la necesidad de tratamiento farmacológico. Esas son las claves para tener la hipertensión controlada.

Dr. Juan José Gómez Doblas, Jefe del Área del Corazón de Vithas Xanit

Uso de Rayos X en pacientes, ¿son seguros?

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS, XANIT SALUD | Fecha: 15-11-2018

0

rayosx

Muchas personas desean conocer que pasa cuando se someten a una prueba diagnóstica, particularmente cuando son pruebas realizadas con equipos emisores de rayos X o isótopos radiactivos en medicina nuclear. En estos casos surge la duda de si suponen un riesgo para su salud y de si son realmente necesarias.

Hoy, el Dr. Manzano, Jefe del Servicio de Física Médica y Protección Radiológica del Hospital Vithas Xanit Internacional, nos cuenta como de seguro es el uso de rayos X e isótopos en Medicina Nuclear y qué avances vamos a tener en lo que respecta a la información de la que dispondrá el paciente.

¿Cómo de seguros son los Rayos X?

Casi todo lo que hacemos en nuestro día a día conlleva algún grado de probabilidad de complicación, contemplado como riesgos del tipo, uno entre mil o uno entre un millón…

Habría que considerar una actividad como segura cuando el riesgo de que ocurra un efecto adverso sea inferior a uno por cada millón de veces que se repitiera: es decir, que probabilidad tendría de aparecer si repitiéramos la misma actividad miles o millones de veces.

A nadie se le escapa que desde su aparición, los rayos X fueron uno de los mayores avances de la humanidad, y han permitido a la medicina entender cómo ocurren las enfermedades dentro del cuerpo humano sin tener que abrirlo, salvando con ello la vida a millones de personas. De hecho, la máquina de rayos X fue elegida como el invento científico más importante del mundo, superando incluso a la penicilina (Encuesta del Museo de la Ciencia de Londres).

Para la mayoría de los estudios, la dosis recibida puede ser la misma que la recibida por cualquier persona NO sometida a ninguna prueba de rayos x en un año. Los estudios más complejos y de más tiempo de duración pueden equivaler a varios años de radiación natural, siendo aún bajo el riesgo, entre uno por cien mil y uno por diez mil.

En cuanto al riesgo de desarrollar alguna enfermedad maligna tenemos que saber que el riesgo en estudios de tórax o extremidades se considera ínfimo, menos de uno por millón. También se puede hacer la comparación diciendo que una prueba de estas características equivale a la radiación natural que se recibe en unos pocos días.

Hay que ser consciente de que cuanto más claro sea el diagnostico, mas oportunidades se tienen de recibir un tratamiento correcto para una enfermedad o dolencia.

Por lo tanto, podemos concluir que los rayos X son bastante seguros para el paciente y que los beneficios de cualquier estudio radiológico superaran siempre el riesgo de estas pequeñas dosis de radiación: este es el principio de justificación recogido en la legislación y sobre el cual debe estar fundamentada toda prueba diagnóstica.

¿Qué cambios van a producirse respecto a la información que se le ofrecerá al paciente?

Existe ya un proyecto de real decreto sobre radiaciones ionizantes médicas previsto para este año. El texto actualiza la legislación nacional a la Directiva 2013/59/Euratom en sustitución del Real Decreto 815/2001, de 13 de julio, en relación al uso de radiaciones ionizantes en el ámbito sanitario.

En él se proponen requisitos más estrictos en cuanto a la información que debe proporcionarse a los pacientes, el registro y la notificación de las dosis de los procedimientos médico-radiológicos, el uso de niveles de referencia para diagnóstico y la disponibilidad de dispositivos indicadores de dosis.

Esto supone un avance para el paciente del siglo XXI, que cada vez estará más informado sobre los tratamientos y será más consciente de su entorno.  También en el momento del diagnóstico, ya que dispondrá de mas información acerca de los actos médicos y de los riesgos a los que podría estar expuesto.

Como dato importante a la hora de dar una información, ésta debe ser clara y entendible, y no crear dudas mayores, por lo que sería bueno conocer algo sobre la existencia y el uso de las radiaciones, los avances en la tecnología médica y los beneficios que han producido a millones de personas.

Tratamientos contra el Cáncer de Mama: Mastectomía

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: MEDICINA EN FEMENINO, TODO SOBRE ONCOLOGÍA | Fecha: 17-10-2018

0

mastectomia

Esta semana se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama y hemos querido hablar con el Dr. Fran Fernández, Responsable de la Unidad de Mama de Vithas Xanit, sobre uno de los tratamientos más comunes para el cáncer de mama, la mastectomía. 

Mastectomía 

El Cáncer se puede tratar de varias maneras, pero una de las más comunes es la cirugía. Existen dos tipos en función de la fase en la que se encuentre la enfermedad. Si es en etapas tempranas se sigue el procedimiento de cirugía conservadora que consiste en extirpar la sección de mama donde se encuentra el tumor. En el caso más desarrollado, con etapas avanzadas, el método utilizado es la Mastectomía y consiste en el acto quirúrgico de remover completamente un seno.

El porcentaje de mastectomías es cada vez menor gracias a la detección precoz a través de la autopalpación y pruebas radiológicas según los protocolos de diagnóstico preventivo de cáncer de mama en función de la edad, los antecedentes personales y familiares. Y con tratamientos quimioterápicos anteriores a la cirugía en los casos en los que haya indicación de ello. Los expertos recomiendan hacer ejercicio con regularidad y consumir una alimentación saludable para que los factores de riesgos disminuyan. Un cuerpo sano es más difícil que enferme.

Tratamiento 

La duración del tratamiento del cáncer de mama puede variar según el diagnóstico y puede ir desde una simple cirugía sin tratamientos posteriores a tratamientos que se puedan prolongar hasta 5 años. Es necesario un buen entorno familiar y afectivo; es vital una adecuada información al paciente de las circunstancias de su caso y las opciones disponibles. Hay pacientes que precisan de la atención de un psicólogo y grupos de apoyo, vitales también en todo el proceso. Además de ello, el paciente puede y debería realizar ejercicio físico para volver a la normalidad.

Riesgos 

La alteración de la imagen corporal de una paciente mastectomizada es afectada, en sus relaciones íntimas y de pareja, y su relación con el medio según la relevancia que le de a su cambio físico. Otras alteraciones que pueden darse son de tipo sexual, algias crónicas, linfedema o secuelas psicológicas, entre otras. El abanico es amplio pero siempre hay que estar psicológicamente predispuesto a superar los obstáculos.

El mayor riesgo es el fallecimiento, pero afortunadamente las complicaciones mayores cada vez son menos frecuentes. Las cifras actuales de curación del cáncer de mama se acercan casi al 85% de todos los casos pero hay que seguir insistiendo en la detección precoz y en nuevos ensayos clínicos para disminuir ese 15% restante.

 

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: CARDIOLOGÍA CON CORAZÓN | Fecha: 04-10-2018

0

enfermedades cardiovasculares

¿Sabías que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España? Hoy el Dr. Gómez Doblas, nos habla sobre estas patologías, sus factores de riesgo y algunos consejos para cuidar nuestro corazón.

Las enfermedades cardiovasculares representan el 29,66% del total de fallecimientos en nuestro país, lo que la sitúa por encima del cáncer (27,86%) y de las enfermedades del sistema respiratorio (11,08%). Afortunadamente también son unas de las patologías que más se pueden prevenir, simplemente adoptando unos hábitos de vida saludable.

Y es que, son muchos los factores de riesgo que pueden llegar a desencadenar este tipo de patologías, tales como obesidad, hipertensión, colesterol, diabetes, tabaquismo, alimentación inadecuada o sedentarismo. La prevención de los mismos con estrategias multifactoriales ha demostrado que se puede evitar en un 30 % el desarrollo de estas patologías. Queremos aprovechar que recientemente se ha celebrado el Día Mundial del Corazón para hacer especial incidencia en la importancia de la prevención, ya que siguiendo unos sencillos consejos podemos mantener nuestro corazón sano y prevenir estas patologías cardiovasculares.

Consejos para cuidar tu corazón:

  • Haz deporte de forma regular: el deporte es uno de los mejores métodos para prevenir problemas de salud. Entrenar al corazón reduce el riesgo de cardiopatías y todo tipo de enfermedades cardiovasculares. La práctica de un ejercicio o deporte moderado junto a la observación de otros hábitos de salud tiene consecuencias inmediatas en la reducción de los factores de riesgo como la diabetes, la hipertensión arterial, la arterioesclerosis, la obesidad y la hipercolesterolemia. Con el deporte bajan los niveles de colesterol en general y sube el HDL (colesterol bueno). También beneficia a los pacientes con diabetes tipo II al incrementar la sensibilidad de las células a la insulina.

Además, el ejercicio físico mejora la capacidad orgánica del corazón, disminuyendo la necesidad de oxígeno y reduciéndose la tensión arterial, con lo que la necesidad de fármacos es menor y se mejora la calidad de vida.

Se aconseja la realización de ejercicio aeróbico entre tres y cinco veces por semana en sesiones no inferiores a los 30 minutos, controlando la frecuencia cardiaca con el fin de que ésta se mantenga dentro de niveles de intensidad moderada. Las actividades más recomendadas son andar rápido o correr a un ritmo suave, montar en bicicleta y nadar. Se recomienda que la intensidad de estos ejercicios sea moderada y se muevan grandes grupos musculares.

  • Sigue una alimentación saludable: se recomienda un bajo consumo de productos lácteos. (entre 2-4 raciones al día desnatados o semidesnatados), el uso del aceite de oliva como principal fuente de grasa, tomar alimentos cárnicos en poca cantidad, aumentando por el contrario el consumo de pescado y legumbres como principal fuente proteica. También es recomendable una ingesta abundante de cereales (4-6 raciones al día de forma integral -pan, arroz, pasta- ) así como de frutas y verduras. El consumo de sal y de productos ricos en azúcares también debe limitarse y, por supuesto, no podemos olvidarnos de beber al menos 2 litros de agua al día.

En esta tarea también nos ayudará el deporte, que permite un mejor control de la ingesta calórica, lo que se traduce en una disminución del sobrepeso y produce una mejora sensible en la calidad de vida.

Apuesta por hábitos de vida sanos: abandonar los hábitos negativos como el consumo de tabaco y reducir la ingesta de alcohol también pueden ayudarnos a cuidar nuestro corazón. Abandonar el consumo de tabaco, por ejemplo, ayuda a reducir el riesgo de padecer infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

  • Vigila tu corazón de forma periódica con chequeos: no existe una edad “óptima” concreta para empezar a vigilar nuestro corazón. Si no hay síntomas de enfermedad cardiovascular se recomienda hacerse un chequeo médico del corazón a partir de los 45-50 años. Además, es recomendable repetir la prueba cada cinco años. Si se practica deporte de forma regular se debe adelantar el chequeo a los 40-45 años con la misma periodicidad: un chequeo cada cinco años si no hay síntomas. Los deportistas profesionales y las personas que realizan ejercicio de alta intensidad con regularidad deben hacerse un chequeo cardiovascular deportivo.

Hígado graso no alcohólico

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS, XANIT SALUD | Fecha: 20-09-2018

1

El hígado graso se produce cuando existe una acumulación en el interior de sus células de pequeñas gotitas que contienen diferentes tipos de grasas (ácidos grasos y triglicéridos fundamentalmente). Es una patología muy frecuente en países occidentales como España, en los que llega a afectar a un 25 % de la población.

Puede producirse tras la toma de determinados fármacos, en personas que consumen cantidades significativas de alcohol (entonces le llamamos hígado graso o esteatosis alcohólica), pero también en personas que no consumen fármacos ni cantidades importantes de alcohol. En estos casos es cuando utilizamos el término HIGADO GRASO O ESTEATOSIS NO ALCOHÓLICA.

 

Las causas son múltiples

Aunque la predisposición genética es una de las causas de esta patología no es la única, ya que, además, inciden otros factores, entre los que podemos destacar el sobrepeso y la obesidad, que afecta fundamentalmente al aumento del perímetro abdominal. Es una patología que también se desarrolla muy especialmente en pacientes diabéticos (en estos casos puede afectar a más de la mitad de los casos), y en pacientes con aumento de grasas como el colesterol y triglicéridos en sangre. Cuando coinciden todos estos factores decimos que el paciente tiene un síndrome metabólico. En estos casos, se producen una serie de alteraciones en algunas de las proteínas que regulan la formación y eliminación de las grasas en el interior de la célula del hígado que hace que la grasa se acumule en el interior de pequeñas vacuolas o gotas de grasa. Éstas progresivamente aumentan de tamaño  hasta provocar la rotura de la célula hepática, que es lo que motiva que estos pacientes tengan frecuentemente alteradas las “transaminasas del hígado” (unas enzimas que se encuentran en el interior de la célula hepática y que pasan a la sangre, elevando sus valores, cuando se produce la rotura del hepatocito). Frecuentemente éste es el único signo de la enfermedad, ya que el paciente no suele presentar síntomas o éstos son muy leves.

 

Los riesgos

La mayoría de los pacientes con hígado graso no alcohólico presentan poca inflamación hepática y la probabilidad de lesiones severas a largo plazo en el hígado o complicaciones en su funcionamiento es baja. Pero en un 20 % de los casos el daño que provoca en el hígado sí es significativo, pudiendo llegar a desarrollar cirrosis en estos pacientes, y con ello un aumento de riesgo de fallo hepático o complicaciones como tumores hepáticos. Pero ésta no es la única complicación del hígado graso. Se sabe que la presencia de esteatosis hepática significativa es también un marcador indirecto de riesgo cardiovascular, teniendo estos pacientes una mayor incidencia de complicaciones cardiacas y vasculares. Asimismo, la incidencia de otros tumores fuera del hígado también es mayor entre pacientes con hígado graso no alcohólico.

 

El diagnóstico

Diagnosticar esta patología es un reto en el estudio de pacientes con sospecha de enfermedad hepática. El estudio de estos pacientes obliga a descartar la existencia de otras patologías del hígado coincidentes, como hepatitis o abuso de alcohol así como otras que pudieran empeorar el pronóstico de los pacientes. Es importante también intentar identificar aquellos casos con hígado graso que tienen más inflamación y, por tanto, más probabilidad de presentar complicaciones en el futuro. Su detección permite una vigilancia especial para este subgrupo de alto riesgo, así como la puesta en marcha de un plan terapéutico basado en la combinación de dieta y ejercicio físico para reducir el sobrepeso y la resistencia insulínica que suelen presentar los pacientes, y también el uso de algunos fármacos que, en determinadas circunstancias, también pueden ayudar al control y mejora de la enfermedad y sus comorbilidades asociadas.

Dolor de espalda en el trabajo y el cole

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS | Fecha: 06-09-2018

0

Existen algunos dolores que a todos nos son muy familiares. Uno de ellos es el dolor de espalda. Esta patología es, por diversas razones, una de las consultas más frecuentes tanto de grandes como pequeños, pero, ¿a qué se debe? Ahora que se acerca la vuelta al cole y al trabajo ¿qué recomendaciones nos pueden ayudar a superar y aliviar estos molestos dolores?

El Dr. Antonio Narváez, Jefe del Servicio de Traumatología del Hospital Vithas Xanit Internacional de Benalmádena nos cuenta por qué nos duele la espalda, ofreciéndonos, además, algunos consejos para solucionarlo.

El dolor de espalda es muy frecuente en la población en general y se debe en gran medida a malos hábitos posturales en una columna con musculatura poco entrenada.

Podemos diferenciarlo por edades, en los niños puede deberse a problemas de escoliosis o pequeñas fracturas en algunas partes de las vértebras. En edad media, fundamentalmente pueden deberse a discos intervertebrales patológicos que pueden desencadenar hernias discales y en edad más avanzada, suelen deberse a problemas discales por deshidratación, que producen compresiones nerviosas e inestabilidades en la columna. Dolor cervical, lumbar… En casi todos los casos, suele haber un denominador común, y es que están relacionados con patologías discales en cuanto a su origen.

Recomendaciones para la vuelta al cole… y al trabajo

Los más peques cuando presentan dolor de espalda a menudo en el colegio, la recomendación principal es tener buenas posturas estudiando, evitar cargas pesadas sobre la espalda y realizar ejercicio físico.

Para los adultos, en el trabajo, las recomendaciones son similares, fundamentalmente la higiene postural y el mantenimiento de una musculatura entrenada.

Además, en la columna se manifiestan a veces problemas de estrés que agravan la patología existente. Podemos asimilarlo a “presión en la boca del estómago”, “nudo en la garganta” etc.

Si analizamos la postura, la más correcta es sentado con la espalda erguida, evitando la flexión. Para ello nos podemos ayudar de un respaldo adecuado en las sillas o de sillones ergonómicos.

Debemos evitar, siempre que sea posible, la carga de mucho peso. Nuestra columna no está diseñada para soportar cargas pesadas. Usar sistemas alternativos que soporten el peso para que no lo hagan nuestras vértebras y discos, nos puede ayudar a mantener la salud de nuestra espalda.

El deporte bien practicado también puede ayudarnos a prevenir los dolores de espalda, pues la musculatura entrenada, estabiliza la columna. Hay que realizar el deporte de una forma controlada por un buen profesional y evitar cargas pesadas sin estar entrenado y supervisado.

Así ya conocemos un poco más las recomendaciones de los especialistas para prevenir y solucionar el dolor de espalda, si aún así, tenemos fuertes dolores, lo más adecuado es mantener un reposo relativo y acudir al médico.

 

 

 

Vitamina D: una fuente de salud para nuestro organismo (II Parte)

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS, XANIT SALUD | Fecha: 09-07-2018

2

Hay muchas personas que piensan que existe un único tipo de Vitamina D. Sin embargo existen varios. De ellos, los que nos interesan a nivel de salud son la D2 y la D3.

La Vitamina D2 es una prohormona que, principalmente, es fabricada por los hongos a partir de moléculas de ergosterol en combinación con las radiaciones ultravioletas procedentes del sol. Algunas plantas contaminadas con hongos son capaces de tenerla en su composición.

Por su parte, la Vitamina D3 es generada por las plantas en estado normal y por los animales a partir de moléculas de colesterol y la interacción de la luz ultravioleta.

 

Vitamina D3 o D2: ¿cuál es mejor?

Hasta hace poco se creía que ambas formas de Vitamina D eran similares. Sin embargo, las pruebas clínicas han demostrado que es mucho más beneficiosa la D3.

Los estudios clínicos han revelado que la D3 es mucho más eficaz que la D2. Las personas que toman Vitamina D3 obtienen el doble del nivel de Vitamina D en su cuerpo, frente a las que toman Vitamina D2.

 

El enriquecimiento de los alimentos con Vitamina D

En los últimos años, muchos comerciantes de la industria de la alimentación han enriquecido sus productos con Vitamina D2 creyendo que con ello se satisfacen las necesidades diarias de los consumidores. Sin embargo, los estudios clínicos han demostrado que la Vitamina D3 es mucho más eficaz que la Vitamina D2.

Las personas que consumen alimentos que contienen Vitamina D3, como pescado, huevos o suplementos de Vitamina D3, aumentan sus niveles de Vitamina D mucho más que las personas que ingieren alimentos que contienen Vitamina D2, como el pan o la leche enriquecida con Vitamina D2 o suplementos dietéticos de Vitamina D2.

 

Curiosidades de la Vitamina D

Se ha comprobado que el 90% de la Vitamina D se produce directamente en el cuerpo usando la radiación UVB del sol, y que solo el 10% restante se adquiere a través de la dieta.

Cuanto más lejos del ecuador vivas, más oscura sea tu dermis, más sobrepeso tengas y menos te expongas al sol, más suplementos de Vitamina D debes tomar, bien sea a través de la alimentación o como suplemento dietético, para alcanzar unos niveles saludables en sangre de esta vitamina.

Caminar durante 20 minutos al día en invierno puede ser un consejo bien intencionado, pero no es suficiente para la síntesis de la cantidad necesaria para nuestro organismo de Vitamina D.

La Vitamina D tiene un efecto antimicrobiano mediante la potenciación del sistema inmune, así como propiedades antiinflamatorias. Debido a ello, desempeña un papel decisivo en la prevención de la inflamación aguda o crónica y en la aceleración del proceso de curación.

La Vitamina D se utiliza para prevenir el alzhéimer, ya que facilita la comunicación entre las células nerviosas y, por lo tanto, las protege de su muerte a largo plazo.

Los atletas rusos y alemanes han utilizado, durante los últimos 30-40 años, los beneficios del sol para mejorar el rendimiento físico. Sabían que la Vitamina D favorece el rendimiento muscular y la resistencia, por lo que ayuda a mejorar el rendimiento deportivo.

Los estudios clínicos demuestran que la Vitamina D es importante para mantener el cerebro y el estado de ánimo en condiciones óptimas y que su deficiencia puede producir depresión.

Con la edad el cuerpo pierde gradualmente la capacidad de sintetizar la Vitamina D a través de la luz del sol. Al mismo tiempo, aumenta las necesidades del organismo de Vitamina D.

Los antidepresivos, anticoagulantes, corticoides y medicamentos para tratar la enfermedad de úlcera péptica y la epilepsia pueden inhibir la absorción de la Vitamina D que tomamos en la alimentación. Incluso los consumidores importantes de alcohol pueden tener un riesgo mayor de sufrir un déficit de Vitamina D. Estas personas deberán tomar esta vitamina en forma de suplemento.

Los veganos, en particular, tienen más riesgo de tener deficiencia de Vitamina D, dado que esta vitamina suele estar contenida principalmente en alimentos de origen animal. Aunque también los hongos y los aguacates contienen vitamina D2, y un precursor de la vitamina D3.

Los protectores solares impiden la síntesis de la vitamina D. Por eso para conseguir que el cuerpo la genere es necesario estar 10-20 minutos sin protección y después aplicar el protector solar.

El solárium plantea un dilema, mientras que puede ser bueno para producir la Vitamina D, que nos protege contra determinados tipos de cáncer, la osteoporosis, el alzhéimer y otras enfermedades, cabe plantearse si puede causar cáncer de piel.

Vitamina D: una fuente de salud para nuestro organismo (I Parte)

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS, XANIT SALUD | Fecha: 03-07-2018

2

Siempre se ha hablado de la Vitamina D como algo imprescindible para fortalecer nuestros huesos. Sin embargo, ahora se sabe que, además de mantener nuestros huesos y dientes fuertes, interviene en el funcionamiento de casi todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo. Más concretamente, es esencial para el proceso metabólico de intestino, cerebro, corazón, páncreas, piel y linfocitos.

Por eso cuando tenemos un déficit de Vitamina D, esto repercute en todo nuestro cuerpo, siendo muy importante corregir lo antes posible esta deficiencia.

 

La Vitamina D protege tu salud y te previene de posibles enfermedades

Es muy importante mantener bien los niveles de Vitamina D en nuestro cuerpo. Ya que, además de sus beneficios para los huesos, la Vitamina D previene la aparición de una gran cantidad de enfermedades:

  • Enfermedades autoinmunes
  • Resfriados
  • Enfermedades óseas (incluido el raquitismo)
  • Osteoporosis
  • Dolor de huesos y espalda
  • Depresión
  • Diabetes
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Hipertensión
  • Inflamación crónica
  • Trastornos del sistema inmunitario
  • Debilidad muscular
  • Psoriasis
  • Artritis reumatoide
  • Enfermedades neurológicas
  • Alzheimer
  • PMS
  • Cáncer

Esto no quiere decir que estas enfermedades sean causadas únicamente por una deficiencia de Vitamina D. Pero los investigadores creen que la falta de ella es un factor decisivo que contribuye a su desarrollo, y que mantener unos niveles adecuados de Vitamina D puede reducir el riesgo de que se originen estas patologías.

 

3 formas distintas de conseguir Vitamina D

Nuestro cuerpo puede obtener la Vitamina D que necesita diariamente de 3 formas distintas:

  • Exponer la piel al sol cada día puede ofrecer una fuente indirecta de vitamina D. Aunque la luz del sol en sí no contiene Vitamina D, fomenta la síntesis de esta vitamina en el cuerpo. Realizar una exposición sana a los rayos UVB del sol es la forma más natural y práctica de alcanzar los niveles adecuados.
  • Mediante la ingesta de alimentos naturales que contienen esta vitamina: pescado azul, mantequilla, leche, yema de huevo, queso…
  • Existen suplementos de Vitamina D que se convierte en una buena opción para las personas con insuficiencia de esta vitamina. Son prácticos y muy efectivos.

Síntomas de una carencia de Vitamina D

Son muchas las sintomatologías que hacen sospechar que un paciente tiene un déficit de Vitamina D:

  • Raquitismo en niños
  • Osteomalacia (ablandamiento de los huesos)
  • Osteoporosis (huesos frágiles)
  • El dolor musculo-esquelético
  • Susceptibilidad a las alergias
  • Infecciones de las vías respiratorias
  • Dolor orgánico

 

Estos síntomas mejoran e incluso desaparecen cuando se normaliza el nivel de Vitamina D en el cuerpo.

Meningitis infecciosa en la infancia

Autor: Hospital Vithas Xanit Internacional | Categoría: VARIOS | Fecha: 24-05-2018

0

meningitis en la infancia

No cabe duda que la meningitis infantil es una de las enfermedades que causa más preocupación en los padres. Es importante destacar que, pese a la gravedad potencial de la enfermedad, es poco frecuente en España, produciéndose la mayoría de los casos en menores de 5 años, sobre todo menores de 1 año, y mayores de 65. El motivo de este post es ofrecer a los padres unas pequeñas nociones de sus síntomas y de cómo tratarla. Pero antes, conozcamos cómo es esta enfermedad.

 

Qué es la meningitis infecciosa

Las meninges son unas membranas que recubren y protegen al Sistema Nervioso Central (cerebro, cerebelo y médula espinal), además de cumplir otras funciones. Entre las meninges se encuentra el líquido cefalorraquídeo, que rodea al Sistema Nervioso Central y también contribuye a estas funciones.

Cuando un germen penetra estas membranas y alcanza el Sistema Nervioso Central, se produce una inflamación de las meninges (“meningitis”) como consecuencia tanto de la actividad patógena del germen como de la respuesta defensiva del organismo ante la invasión. Algunos pacientes pueden tener además algunos factores de riesgo que los hacen especialmente propensos a determinados tipos de meningitis.

Además de las meningitis infecciosas, que son las más frecuentes, existen otras enfermedades que pueden originar inflamación meníngea por una activación anómala del sistema inmune en ausencia de infección (meningitis autoinmune).

 

Tipos en función del germen que lo ocasiona

Meningitis vírica: producida por multitud de virus diferentes. Son las más frecuentes.

Meningitis bacteriana: provocada por distintas bacterias. Son las más graves. Las bacterias más frecuentes actualmente en nuestro entorno son el meningococo y el neumococo. En recién nacidos, los más frecuentes son los gérmenes relacionados con el canal del parto.

Meningitis tuberculosa: producida por la bacteria que origina la tuberculosis. Son también graves, más frecuentes en pacientes inmunodeprimidos. Son muy raras en nuestro entorno.

 

Síntomas de la meningitis

Los síntomas, como en casi cualquier infección en Pediatría, dependen de la edad del paciente. En general, cuanto más pequeño es el niño, más inespecíficos serán los síntomas, aunque la fiebre está presente en prácticamente todos los casos.

En recién nacidos y niños pequeños, además, puede aparecer irritabilidad o somnolencia.

En niños mayores, es más común el dolor de cabeza, los vómitos, la rigidez cervical o la tendencia al sueño.

En todos los casos pueden aparecer convulsiones u otros signos de afectación neurológica. El abanico de posibilidades es muy amplio.

 

En cualquier caso, es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden ser inespecíficos y acompañar a cualquier otro proceso infeccioso banal, por lo que, ante la duda, es fundamental la valoración el paciente por un pediatra.

 

Cómo se diagnostica

En primer lugar se analiza la historia clínica completa y se realiza una exploración física detallada para establecer el diagnóstico de sospecha de meningitis aguda.

Si se da alguna sospecha, se suele pedir una analítica de sangre que en muchos casos puede ayudar al diagnóstico y a diferenciar un tipo de meningitis de otro.

No obstante, la única prueba que permite confirmar o descartar el diagnóstico de meningitis e identificar el germen causante de la infección es la punción lumbar.

Además, en algunas ocasiones, se realizan pruebas de imagen, como la ecografía craneal o la tomografía computarizada (TC), siempre a criterio del pediatra.

 

La punción lumbar como prueba definitiva

Es la única prueba que permite confirmar o descartar el diagnóstico de meningitis e identificar el germen causante de la infección, por lo que debe realizarse siempre ante la sospecha de meningitis y en ausencia de alguna de sus pocas contraindicaciones.

Es una técnica por la que se extrae una muestra de líquido cefalorraquídeo a través de una punción en la zona baja de la espalda. Normalmente se realiza con anestesia tópica en forma de crema en la zona de punción, aunque dependiendo de la edad y el caso concreto, se puede realizar también bajo sedación con mediación sistémica, generalmente, aunque no exclusivamente, intravenosa.

Con esta técnica las complicaciones son muy raras y casi siempre, locales (dolor tras la punción, sangrado local, etc.). En niños, el dolor o la rigidez en la espalda tras la punción son mucho menos frecuentes que en el adulto. En algunos niños, sobre todo recién nacidos y lactantes pequeños (por su reducido tamaño) la técnica puede ser algo más complicada y se puede necesitar más de un intento para conseguir una muestra válida (incluso puede llegar a no obtenerse muestra alguna).

 

Tratamientos de la meningitis infecciosa

La meningitis vírica no precisa tratamiento específico casi en ningún caso. Se cura sola pasados unos pocos días, por lo que el único tratamiento son los analgésicos habituales para controlar los posibles síntomas (dolor de cabeza, malestar, etc.). Muchos de ellos ni siquiera necesitan ingreso hospitalario, pudiendo tratarse en casa. Una excepción importante es el caso de la infección por el virus del herpes (meningoencefalitis herpética), que sí es un cuadro muy grave que necesita ingreso hospitalario, muchas veces en UCIP, y tratamiento antiviral intravenoso prolongado.

La meningitis bacteriana necesita en todos los casos ingreso hospitalario y tratamiento antibiótico intravenoso, a veces con más de un antibiótico hasta que se identifique el germen causal. Además, pueden ser necesarios otros tratamientos según el caso, como corticoides, antiepilépticos o líquidos intravenosos.

 

Pronóstico de la meningitis infecciosa

Las meningitis víricas se curan solas y la posibilidad de complicaciones o secuelas es extraordinariamente rara, salvo en el caso de la meningoencefalitis herpética, que sí se asocia con un porcentaje elevado de secuelas neurológicas y mortalidad, incluso con tratamiento correcto.

La meningitis bacteriana tiene una mortalidad de prácticamente el 100 % de los casos si no se inicia antibioterapia adecuada, aunque con un tratamiento correcto la evolución suele ser buena. Sin embargo, incluso en este caso, también se pude asociar a secuelas neurológicas y a mortalidad.

No obstante, el pronóstico real depende de muchos factores (edad del paciente, tiempo de evolución, presencia de otros factores de riesgo, germen causal, etc.).

 

¿Se puede prevenir la meningitis infecciosa?

Las meningitis víricas no se pueden prevenir. Los virus que la causan son múltiples y de circulación habitual entre humanos, por lo que resulta imposible evitar el contacto con ellos. La excepción es la meningoencefalitis herpética, en la que sí que existen algunas medidas para evitar la infección en el canal del parto en los recién nacidos, aunque no hay opción real de prevención en edades posteriores. 

La mayoría de las meningitis bacterianas se pueden prevenir mediante el uso de vacunas. Las meningitis graves por algunas bacterias muy frecuentes hace algunos años, como las producidas por Haemophilus influenzae tipo b o meningococo C, han disminuido drásticamente hoy en día (casi han desaparecido en el caso de Haemophilus) gracias a la vacunación de toda la población frente a estos gérmenes incluida en el calendario de vacunas financiado por el Sistema Público de Salud. Otra bacteria causante de muchos casos de meningitis es el neumococo, cuya vacuna (Prevenar 13®) ha sido recientemente incluida también en los programas de vacunación de toda España.

Por último, también se dispone de vacunas en el mercado privado frente al resto de serogrupos de meningococo. A este respecto, cabe destacar:

  • Vacunas frente a meningococo B: Bexsero® y Trumenba®. La primera se puede usar a partir de las 6 semanas de edad y la segunda, a partir de los 10 años. Están recomendadas para todos los niños, sobre todo por debajo de los 5 años de edad, donde la enfermedad es más frecuente.
  • Vacunas frente a meningococo ACWY: Nimenrix® y Menveo®. Recomendadas para adolescentes que vayan a viajar a zonas de riesgo o que tengan algunos factores que les hagan especialmente susceptibles a la enfermedad. También se pueden valorar en el resto de adolescentes para aumentar el grado de protección individual.

En algunos casos concretos, como pacientes con factores de riesgo, brotes o personal de laboratorio, estas vacunas pueden estar financiadas por la Seguridad Social.

Además de las vacunas, se recomienda tomar tratamiento antibiótico preventivo ante contacto estrecho con casos confirmados de meningitis bacteriana, que, en caso de brotes escolares, puede extenderse a todo el personal y alumnado del centro.